Los negocios del seleccionado quedan bien lejos

Marcelo Gantman
Marcelo Gantman PARA LA NACION
(0)
3 de septiembre de 2018  • 23:45

La cura de algunos males de la selección argentina puede estar a miles de kilómetros de casa. En lugares donde cuestiones preocupantes como las derivaciones por la temprana salida de Rusia 2018 y la demora en elaborar un proyecto nuevo no impactan de modo negativo como se sabe que lo es. Hay mercados donde la selección argentina encuentra cierto sosiego y que no se alteran por las carambolas de errores dirigenciales ni los ánimos se exasperan cuando se apela a la picaresca para dar explicaciones en los móviles de televisión.

A días de una nueva serie de amistosos, contra Guatemala y Colombia en Estados Unidos, la AFA sabe que llevará un cierto tiempo reconstituir el "tejido social" con los hinchas argentinos. Por eso también sabe que un buen plan es profundizar su relación con los hinchas que no son argentinos y que adoran a Lionel Messi aunque no juegue. Un dato contundente que maneja la AFA fue la venta de productos en el primer semestre de 2018, cuando la espuma mundialista subía con fuerza: en ese lapso, la selección vendió 1,5 millones de productos oficiales. El 90 por ciento fueron camisetas y 300 mil fueron compradas en Asia. Los dirigentes argentinos comprobaron en Moscú que el único apellido que veían en las espaldas de los hinchas de otros países era el de Messi. Único. Excluyente. Ese llamador de fanatismo y fascinación, entienden, tiene todavía un par de años para ser explotado en beneficio de los ingresos para la AFA. Por ahora con Scaloni y Aimar. Ya llegará un técnico. Pero el hincha global no se detiene en esos detalles que para el consumo interno son casi de escándalo: la camiseta argentina es la de Messi, es todo lo que importa y es todo lo que quieren.

La AFA quiere seguir "atacando" China con patrocinios regionales, apertura de escuelas de fútbol con toda el "expertise" que se puede exportar desde la Argentina, que realmente no es poco. Agencias de marketing y consultoras que ya le acercaron convenios con marcas chinas al seleccionado se ocupan de encontrar el formato. India puede ser otro país para llevar el modo argentino de enseñar el fútbol. Los patrocinios regionales son las nuevas joyas de los negocios para los clubes y organizaciones. Permiten vender lo mismo varias veces, a diferentes clientes y sin tener que dar demasiado. Barcelona tiene 23 patrocinadores regionales. El uso de la imagen del seleccionado, atado a una marca comercial en un mercado limitado , es todo lo que precisó la AFA para ingresar 1,5 millones de dólares de cuatro empresas chinas por convenios de apenas meses de duración. Tal vez el presidente Claudio Tapia viaje a China en las próximas semanas para conocer a quienes pagaron por la imagen del seleccionado a cambio de unas fotos, el uso del logo, algunas camisetas firmadas y entradas para los partidos. Prácticamente nada.

La faceta comercial de la AFA con respecto al seleccionado ya está activada con la decisión de aumentar sus ingresos con nuevos patrocinios y negocios diseñados para los fanáticos globales. Es un modo de buscar dólares y oxigeno bien lejos, mientras el hincha argentino reformula una vez más su vínculo con el seleccionado y el mercado local se contrae por la marcha de la economía.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.