Volver al futuro: la historia de un rodaje difícil y un guión que fue rechazado 40 veces

Volver al Futuro
4 de septiembre de 2018  • 13:08

Desde su estreno en 1985, Volver al futuro se convirtió en un ícono del cine popular del siglo XX, con un guion diferente y lleno guiños que conquistó a más de una generación. Sin embargo, no todos en Hollywood creyeron en el proyecto y la película estuvo a punto de naufragar en más de una ocasión, tras cinco años de trabajo y una filmación repleta de inconvenientes. ¿cómo fue que Marty McFly logró viajar al 21 de octubre de 2015 para salvarse a sí mismo y a su familia?

La aventura se inició a mediados del año 1980, cuando el productor de cine Bob Gale viajó a su ciudad natal -St. Louis, en el estado de Missouri- a raíz del estreno de su última cinta, la olvidada Used Cards. Como se quedó a dormir en la casa familiar, comenzó a revisar objetos que habían guardado en lo que era su cuarto y lo asaltó una duda: ¿hubiese sido amigo de su padre de haberse conocido de adolescentes?

"Todo comenzó cuando encontré el álbum de fotos del colegio de mi papá. Él había sido presidente del centro de estudiantes y eso me hizo pensar en mí, que no tenía nada que ver con eso. Surgieron muchas preguntas: ¿y qué si mi padre era el nerd insoportable de la clase? ¿Hubiésemos sido amigos si nos conocíamos en esa época? El secreto de esta película no es un viaje en el tiempo, sino que es un adolescente que viaja en el tiempo.", explicó Gale hace algunos años.

Esta pregunta lo impactó tanto que cuando volvió a Los Ángeles se la compartió a su mejor amigo, Robert Zemeckis, quien venía de ser guionista de 1941 pero sentía que necesitaba un título taquillero que lo consolidara como un nombre fuerte en la industria. De inmediato, pensó en su madre, quien siempre solía contar anécdotas incongruentes de su adolescencia, como si ocultara cosas preocupada por mostrarse dócil y gentil.

Teaser Volver al futuro sub - Fuente: Youtube

1:18

Con esto en mente, idearon juntos una primera versión guión que tenía muchas diferencias con lo que se vio en pantalla: el protagonista era un pirateador de videocasetes que soñaba con ser una estrella de rock y que lograba viajar en el tiempo. en una heladera.

Con la idea y el borrador fueron a los estudios Columbia, donde lo rechazaron de plano. Lo mismo sucedió en tres sitios más. Zemeckis optó entonces por otro proyecto y dirigió En busca de la esmeralda perdida en 1984, que fue un éxito y que creyó que serviría para aumentar las chances de que se realice su comedia de viajes en el tiempo pero nadie en Hollywood parecía entender el cruce de géneros y una trama que les parecía incomprensible.

Pero eso no sucedió: el proyecto fue rechazado por 40 personas a lo largo de tres años, ya que las cintas de esa época apostaban a un humor más sencillo y menos complicado que el de aquel guion. En un comienzo los estudios Disney se interesaron por el libro pero no les convencía el coqueteo con el incesto que había en una de las escenas y para Zemeckis esa tensión era necesaria.

Las cosas cambiaron cuando Steven Spielberg , amigo de Zemeckis y Gale, leyó el guion y le gustó tanto que decidió sumarse como productor. Así, los presentó en Universal Studios y lograron que lo acepte a finales de 1984. Pocos meses después comenzó el rodaje, con el mismo elenco que conocemos pero un pequeño cambio: Eric Stoltz era el protagonista.

Stoltz era una estrella en ascenso y había convencido a todos en el casting. Los estudios Universal, que seguían con dudas sobre la cinta, habían exigido que a medida que se filmara se fuera haciendo una versión editada en crudo para evaluar el progreso. Pero cuando vieron las primeras imágenes filmadas no convencieron a los ejecutivos y lo pausaron por unas semanas.

Las escenas donde rodó Eric Stoltz en lugar de Michael Fox - Fuente: YouTube

0:43

Para entonces, el guion había cambiado mucho y la heladera original había sido reemplazada por un automóvil DeLorean , que les pareció tener un aspecto suficientemente futurista como para que en la década del 50 lo confundieran con una nave especial.

Que el joven de 17 años Marty McFly viajara a 1955 había sido una elección absolutamente accidental, forzada por la verosimilitud de la época en la que se debieron haber conocido los padres de alguien adolescente en 1985. Pero resultó siendo crucial a la hora de elegir la estética y la música para ambientar.

"La década del 50 es la década del nacimiento del adolescente, en el sentido de que por primera vez en los Estados Unidos tenían su lugar en los medios, podían comprar cosas, eran una fuerza económica. Y resultó genial para nuestra historia", aseguró Zemeckis.

La demora en el inicio del rodaje sirvió para que reemplazaran a Stoltz por Michael J. Fox , una estrella televisiva en ascenso que tenía una agenda ocupada grabando la sitcom Lazos de familia pero al que le había gustado el guion y lamentaba no poder sumarse.

Así que a pesar de tener cuatro semanas de rodaje ya hecho, Zemeckis se animó a reemplazar nada menos que a su protagonista, en una movida valiente pero muy arriesgada y que rindió sus frutos. Cuando la cinta cumplió 25 años, Gale lo reconoció: "Reemplazar a tu protagonista es la decisión más difícil y dura que se puede tomar. Pero en la primera escena que filmaron con Christopher Lloyd quedó claro que la química entre ellos era la indicada".

"Michael Fox es un gran actor, tiene un timing para la comedia excelente. Es perfecto para el papel, es accesible, es agradable, es gracioso, la audiencia lo ama.", dijo el director .

Pero incluso cuando todo estaba listo para comenzar a refilmar esas escenas , el ejecutivo de Universal Pictures Sidney Sheinberg decidió hacer algunos cambios menores en el guion, como cambiar el nombre de la madre de McFly de Meg a Lorraine, como su esposa, pero también el título. Por unos días, la cinta se llamó El astronauta de Plutón, ya que consideraba que no había casos de películas exitosas con "futuro" en el título. La intervención de Spielberg fue decisiva para mantener Volver al futuro.

Reacomodar todo el rodaje a la agenda de Fox fue una pesadilla: el actor sólo podía filmar de seis de la tarde a las 2 de la mañana. En el resto del tiempo, grababa su serie. Durante esas semanas, el intérprete sólo dormía cuatro horas diarias.

Con los contratiempos, el film no llegó a la fecha original de estreno en mayo de 1985 y se pasó a agosto. Para calmar la ansiedad de los productores, se hizo una proyección especial del material sin la edición para público en el Hitchcock Theatre, del que se decía que estaba maldito, pues ninguna película había sido bien recibida allí. Volver al futuro destruyó esa leyenda.

La respuesta del público fue tan buena que Spielberg les pidió un favor personal a Zemeckis y Gale: adelantar el estreno a julio, lo que obligó a editarla y masterizarla en nueve semanas. Tanto apuro y contratiempos predecían un fracaso en taquilla. Sin embargo, la historia nacida viendo fotos familiares fue el inicio de una trilogía taquillera que enamoraría a millones de personas en todo el mundo.

TEMAS EN ESTA NOTA