Otra vez de pie: el DT que le ganó la final de la Libertadores a Boca y fue baleado en 2004, erguido gracias a un exoesqueleto

Luis Fernando Montoya
3 de septiembre de 2018  • 17:00

En 2004, y con un puñado de meses de distancia, Luis Fernando Montoya tocó el cielo con las manos y conoció el infierno. En junio de ese año, el entrenador de Once Caldas levantó la Copa Libertadores luego de uan dramática definición por penales frente a Boca . La emoción fue incalculable para el conjunto colombiano. La histórica gesta aun hoy se la recuerda en Manizales.

Pero las muecas del destino le tenían preparado un fin de año nefasto. Adriana Herrera alcanzó a tocar la puerta de su casa, en Caldas -en las afueras de Medellín-, antes de que dos hombres y dos mujeres la interceptaran con una pistola calibre 32 y le pidieran el dinero que llevaba en su bolsa. En ese momento, su esposo, Montoya, salió, y un poco confuso por la escena, pensó que los asaltantes le pedían la plata a él. Al hacer el gesto de meter la mano en el bolsillo para entregarles la billetera, uno de los hombres le disparó dos veces en el cuello antes de huir.

Era el 22 de diciembre de 2004 y la esposa de Montoya había retirado del banco una suma alta de dinero para comprar regalos de Navidad a niños de escasos recursos, como una manera de agradecer el buen año que habían tenido. El ex técnico de Once Caldas, que diez días antes había perdido la Copa Europeo Sudamericana en Tokio, por penales, ante Porto, de Portugal, ingresó en la Clínica Las Américas, de Medellín, en estado crítico. Después de cuatro meses de estar internado fue trasladado a su casa de campo en el municipio de Caldas, distante 40 kilómetros de Medellín, para continuar la recuperación.

El homenaje de la Conmebol a Montoya

El presente del DT

"Yo salgo de esto. Me veo dirigiendo un equipo de fútbol desde una silla de ruedas", le dijo a LA NACIÓN en una entrevista realizada en febrero de 2006. Y cumplió. En enero de este año, doce años después de aquella promesa, regresó a los campos de juego. Montoya volvió a dirigir. Con la atención permanente del staff médico, el DT dio indicaciones durante un amistoso infantil de exhibición entre Colombia y Ecuador, realizado en su homenaje en el marco del festival Ponyfútbol en Medellín.

Pero el hombre no sabe de imposibles. Es por eso que volvió a ser noticia este fin de semana, cuando volvió a ponerse de pie gracias a un exoesqueleto fabricado especialmente para él por el inventor colombiano Freddy Luna, luego de uan reunión que tuvieron ambos en noviembre de 2016.

El aparato es producto de años de estudio y del pedido de un estudiante de la Universidad de Antioquia que le comentó a Luna la idea de inventar algún artefacto para que un profesor de esa facultad pudiera dejar su silla de ruedas por un tiempo y ponerse de pie para dictar sus clases.

Finalmente, luego de dos años de investigación, el 31 de agosto, Luna y el profe Montoya se reunieron y el resultado fue viralizado a través de una conmovedora imagen en Facebook.

"El profe Montoya, campeón de la vida, hace casi 14 años la violencia lo dejo postrado en una silla de ruedas, hoy vuelve a levantarse totalmente erguido sobre sus pies con nuestros equipos de Exotechno, así como él puede levantarse tú también puedes hacerlo. Comparte para que todos lo sepan", escribió el ingeniero mecánico.