Un Messi distendido: el código que tiene con su hijo Thiago cuando pierde y los planes familiares en Barcelona

Los Messi-Rocuzzo, a pleno
Los Messi-Rocuzzo, a pleno
(0)
3 de septiembre de 2018  • 17:03

Barcelona, (DPA) - No suele hablar demasiado y no es muy amigo de la entrevistas, sin embargo, Lionel Messi se tomó un rato para charlar con Catalunya Radio y allí además de confesar su amor por la ciudad en la que vive, se encargó de desactivar cualquier tipo de versión que indicase que podía dejar el Barça para retornar a la Argentina en el corto y largo plazo. "Aquí lo tengo todo. Llevo 13 años aquí, es toda mi vida, en el mejor equipo del mundo...La ciudad, si no es la mejor, es una de las mejores del mundo. Mis hijos han nacido en Cataluña, no tengo ninguna necesidad de irme a otro lado", manifestó el rosarino.

Fue su primera entrevista como capitán del Barcelona y a los 31 años explicó que todavía no sabe qué hará cuando se retire. "Con 40 no creo que esté jugando. No he pensado qué hacer cuando no juegue. Sinceramente, no lo sé. No sé dónde terminaré. Pienso en dónde estamos, en los años que puedo llegar a jugar y nada más. Cuando llegue el momento ya encontraré algo que me llene", comentó.

Pero sí habló de un futuro inmediato vinculado a Barcelona. "De momento, me veo hasta que termine mi contrato (en 2021). Luego ya hablaré con el club y ya descubriré qué hacer. Mi idea es quedarme aquí en Barcelona. Los nenes tienen sus amigos, su colegio. Pensamos más en eso que en otra cosa. El cambio para ellos puede ser difícil y grande. Aquí estamos fenomenal", manifestó.

Messi habló de su capitanía recién estrenada como jugador más veterano del Barcelona tras el adiós de Andrés Iniesta . "Para mí es un orgullo ser el capitán de este equipo y de este club, por lo que significa. Pero mi manera de actuar en la cancha y fuera no cambiará en nada. Será similar a lo que hacía", aclaró.

Messi y Thiago, su hijo mayor
Messi y Thiago, su hijo mayor

El argentino volvió a repetir que el gran reto para la nueva temporada es la Champions League después de varios fracasos consecutivos. "Toca porque venimos de tres años seguidos quedándonos fuera en cuartos, y la última (ante la Roma) fue la peor de todas por el resultado (3-0) y por cómo se dio el resultado. Es a lo que tenemos que apuntar porque lo podemos hacer. Hay plantel para luchar por esa competición", explicó.

El rosarino se advierte más sereno con el paso de los años, aunque confesó que sigue enojándose con las derrotas. "Desde que nació mi primer hijo, intento tomarlo de otra manera, pero aun así sufro mucho la derrota y me cuesta volver a levantarme. Este vestuario siempre quiere más. Para hablarme hay que esperar unos días. Thiago ya entiende y me sigue, después de una derrota no habla del tema. Sabe que no se puede hablar sobre eso y por ahí se le escapa y dice 'Uh, cierto que no podía hablar'", relató entre risas.

Messi alabó el trabajo hecho por el club para reforzar el plantel. "Los que vinieron son todos muy buenos, pero me quedo con Arthur, me sorprendió, no lo conocía mucho. Es muy parecido a Xavi porque le gusta tener la pelota, jugar cortito, no perderla... Es muy seguro. Me sorprendió. Pero me gustaron todos", observó.

También tuvo palabras para el chileno Arturo Vidal : "El aficionado del Barcelona quiere jugadores de buen pie, estamos acostumbrados a tener la pelota. Creo que hoy por hoy, jugadores como Arturo son importantes tenerlos dentro de un plantel. El fútbol pasa por lo táctico, lo físico. Es bueno que tengamos jugadores así".

Además, se refirió a la salida de Cristiano Ronaldo de Real Madrid y calificó al portugiés como "uno de los mejores del mundo". Y agregó: "El hecho de que Cristiano no esté en la plantilla lo hace un equipo menos bueno y hace a la Juventus un claro favorito a ganar la Champions, por el plantel que ya tenía más su llegada. Me sorprendió su decisión, no lo imaginaba fuera del Madrid ni tampoco que se fuera a la Juventus. Había tantos equipos y la Juve era el que menos se escuchaba. Es un equipo muy bueno", analizó.

Finalmente, habló de cómo varió su juego y lo que le produce más satisfacción en el campo: "Antes no me obsesionaba, pero la verdad es que me gustaba convertir goles. Estaba mentalizado de que quería anotar. Ahora lo vivo diferente, prefiero dar asistencias que convertir. Aunque si lo hago yo, no está mal tampoco".

La Copa del Mundo de Rusia 2018 es un tema del que habló poco, pero dejó su mirada de cómo se expresaron los equipos en el campo de juego: "Hoy cada vez más se ve dos líneas de cuatro, encerraditos, no dejando espacios. Se vio también en el Mundial, la mayoría de las selecciones jugaban ese estilo. No se dio un Mundial a nivel futbolístico muy llamativo todo era muy igualado y muy trabado".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.