Embargadas, las agencias de turismo estudiantil denuncian que peligran los viajes de egresados

Peligran algunos viajes de egresados
Peligran algunos viajes de egresados
María Ayzaguer
(0)
3 de septiembre de 2018  • 18:11

La Justicia embargó las cuentas corrientes bancarias de t odas las agencias de viajes estudiantiles, que ya alertan que peligran los viajes contratados para las semanas próximas. "Estamos preocupados. En la medida en que los cheques de las agencias comiencen a rebotar corren peligro los viajes de egresados", declaró Adrián Manzotti, vicepresidente de la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (Faevyt).

Los representantes de unas 50 agencias están reunidos por estas horas en la sede porteña de la Faevyt, preocupadas por el alcance de las proyecciones de la resolución judicial: temen que si no pueden hacer uso de sus cuentas bancarias no podrán hacer frente a los compromisos ya contraídos con hoteles y empresas de transporte, que afectarían a por lo menos 40.000 estudiantes. Pidieron al juez actuante que revoque el embargo y evalúan presentar un seguro de caución que les permita sortear la medida mientras tanto.

La medida fue dispuesta por el juez Javier Cosentino, a cargo del juzgado comercial N°8 de la Capital, quien hizo lugar a una demanda de acción colectiva presentada por la Asociación Civil Usuarios y Consumidores Unidos (UCU). La ONG reclama que las agencias de turismo estudiantil restituyan a los consumidores la llamada "cuota cero": el 6% del valor del viaje pagado en concepto de cuota inicial adicional obligatoria a todo aquel que contrató un viaje estudiantil del 2007 hasta ahora.

Ese porcentaje estaba destinado a un fideicomiso que administraba el Banco Nación y que servía para cubrir a eventuales pasajeros en caso de que quebrara una agencia de turismo estudiantil. Fue el reciente caso de la empresa Snow Travel, que quebró y mediante la cuota cero otras agencias de turismo afrontaron los viajes ya programados.

El "Fondo de Turismo Estudiantil", administrado por Nación Fideicomisos SA, comenzó a funcionar por ley en 2007 y estaba destinado a durar diez años. Durante esa década, las agencias de turismo estudiantil transfirieron periódicamente el 6% del total del contrato que se firmaba por cada viaje. Terminado ese plazo, en 2017 se renovó el fideicomiso por otros diez años.

El destino del dinero remanente de ese primer fideicomiso es hoy el motivo de la disputa que generó la causa judicial. La resolución que lo prorrogó estableció que el 60% de ese dinero fuera reintegrado a las agencias de viajes en proporción a lo que hubieran aportado y el otro 40%, reinvertido en el nuevo fideicomiso.

Las agencias afirman que ese dinero les corresponde por ley en carácter de fideicomitentes y que incluso colaboraron dejando un 40% para que continúe el fideicomiso. La UCU, en cambio, denuncia que frente al vencimiento se debería haber instrumentado una forma para reintegrar ese dinero a aquellos miles de consumidores que aportaron a dicho fideicomiso.

En una resolución de junio pasado, el juez Cosentino ordenó que Nación Seguros SA deje de transferir a las agencias el dinero del fideicomiso. Dijo que "deberá abstenerse de transferir a las agencias las sumas correspondientes a la cuota cero; ello por cuanto debe precaverse la intangibilidad de dichos fondos hasta determinar su eventual destino".

Esta resolución fue una medida cautelar para garantizar la intangibilidad de los fondos hasta que se determine su eventual destino, cuando exista sentencia sobre la cuestión de fondo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.