Los servicios secretos de Merkel le apuntan a un partido neonazi

Siguen la actividad de Alternativa para Alemania Fuente: AFP Crédito: Michael Kappeler
4 de septiembre de 2018  

BERLÍN (DPA).- En un momento de gran preocupación en Alemania por el auge de la extrema derecha, los servicios secretos reconocieron ayer que empezaron a hacer seguimientos de la organización juvenil del partido populista y xenófobo Alternativa para Alemania (AfD).

El estado de Bremen anunció que sus servicios secretos empezaron la semana pasada a hacer seguimientos de las Juventudes de AfD. Mientras, el ministro de Interior regional de Baja Sajonia, Boris Pistorius, informó que firmó la correspondiente solicitud.

AfD es una organización que defiende ideas contrarias a la Constitución, indicó Pistorius, al mismo tiempo que afirmó que esta decisión no tuvo nada que ver con los sucesos ocurridos la última semana en Chemnitz, donde se registró una ola de manifestaciones de la ultraderecha tras la muerte de un ciudadano alemán de 35 años a manos supuestamente de un iraquí y un sirio.

Sin embargo, el debate sobre la necesidad de vigilar de cerca la actividad de AfD se reavivó este fin de semana debido a la "marcha del silencio" convocada por ese partido y por el movimiento islamófobo Pegida, para recordar a las "víctimas" de la "multiculturalización" forzada de Alemania.

A la convocatoria de manifestaciones hay que sumar polémicas declaraciones de miembros del partido, la última, la del presidente regional de la organización juvenil de AfD en Baja Sajonia, Lars Steinke, que fue destituido de su cargo en agosto después de haber llamado "traidor" al coronel del Ejército Klaus Graf von Stauffenberg, por atentar contra Adolf Hitler en julio de 1944.

El gobierno de la canciller Angela Merkel criticó ayer de nuevo duramente las manifestaciones.

"Lo que se ha visto de nuevo allí el pasado fin de semana, junto con las justificadas preocupación y consternación, es que estas marchas de extremistas de derecha violentos y neonazis nada tienen que ver con el dolor por una persona o con la preocupación por una ciudad o una comunidad", declaró el vocero del gobierno alemán, Steffen Seibert.

TEMAS EN ESTA NOTA