Las dos caras de Mauricio Macri

Carlos Pagni
Carlos Pagni LA NACION

Editorial de Carlos Pagni: Las dos caras de Macri

29:23
Video
(0)
3 de septiembre de 2018  • 23:42

A continuación, sus principales conceptos:

  • Hoy hay un problema de política económica que tiene que ver con la credibilidad del Gobierno y su capacidad para llevar a cabo una receta
  • El Gobierno muestra dos caras: la que tiene que ver con la economía plantea un Mauricio Macri que gira y que, por necesidad, busca otra tonada y otra música; y la que tiene que ver con la política, que se ve reflejada en los cambios en el Gabinete y en las relaciones de poder dentro de Cambiemos y entre el oficialismo y la oposición

La cara económica

  • El mercado pedía saber si el Estado tiene capacidad para financiar su programa y devolver lo que le habían prestado. Esto determinaba la suba del riesgo país, las dificultades de financiamiento y la sombra de un default
  • Ante este panorama, el Gobierno decidió mostrar que tiene dinero: apeló a recursos extraordinarios ( las retenciones) para llegar por una vía más rápida a la reducción del déficit fiscal
  • La meta sobre el déficit fiscal es ahora más ambiciosa porque pretende llegar un año antes al equilibrio, es decir a que el défict fiscal primario, antes del pago de la deuda , sea cero
  • Las retenciones son una herramienta clásica de la Argentina que se justifica ante grandes devaluaciones, como sucedió en el 2002. El Gobierno no las defiende técnicamente, pero reconoce que le mejora varios frentes
  • La economía presenta dos grandes incógnitas: el déficit fiscal y el déficit externo, que es el de cuenta corriente y el que, para muchos economistas, está viendo el mercado. En el déficit externo la Argentina presenta un desequilibrio muy grande
  • La devaluación mejora ese perfil externo y con las retenciones el Gobierno está más cerca de financiar el déficit fiscal sin problemas
  • Además, le pide adelantos al Fondo Monetario Internacional (FMI) y va a renegociar todo el programa que firmó hace dos meses. Esto tranquiliza al mercado porque el dinero ya no se conseguiría a partir de una gran reducción de gastos, sino que con un aumento en los ingresos
  • Esta forma de acercarse al equilibrio fiscal que elige el Gobierno lo acerca, también, al peronismo, que estaba preparando un presupuesto alternativo recostado sobre todo en el aumento de impuestos y las retenciones. Es más factible que este presupuesto, rediseñado por Nicolás Dujovne y repensado por Macri, sea aprobado en el Congreso
  • Estas retenciones son extrañas porque aplican una carga de 3 o 4 pesos por dólar, según el rubro de la exportación, y eso se licua con la inflación. Los que miran las retenciones como una medida extraordinaria y como un impuesto indeseable creen, como Dujovne, que está bien que sea así porque demuestra que, hasta por su lógica, esto es transitorio
  • Esto lo convierte a Dujovne en una persona más de aquellas que están ansiosas por cómo se comporta el dólar porque el movimiento del tipo de cambio y del valor de la moneda va a afectar las cuentas fiscales porque, a través de las retenciones, determinará los tesoros. Así la cuestión cambiaria, con las retenciones, termina siendo un puente hacia la cuestión fiscal
  • Este programa también presenta medidas sociales. A algunos economistas les sorprendió, entonces, que Dujovne se haya privado políticamente de anunciar el paquete social, que es de 10 mil millones de pesos destinado básicamente al sector más frágil frente al ajuste y la recesión
  • El programa fiscal tiene un plan de financiamiento por lo que, por primera vez, está claro cómo el Gobierno pretende financiarse. Toda esta estrategia diseñada se basa en dos premisas que son llamativas e impactantes: un crecimiento del -2,4%, es decir una caída del producto para este año muy superior a los pronósticos que hacía el oficialismo; y una inflación del 42% para este año (diciembre 2017-diciembre 2018). Según este programa, la inflación debería estar, el año que viene, en 25% (para diciembre de 2019), lo que quiere decir que pretende una caída interanual del 17% en la inflación, lo cual es muy ambicioso
  • Este programa trascendió de Hacienda sin la voluntad del ministerio. Circuló, vía WhatsApp, entre los funcionarios de esta cartera y pasó al Banco Central porque alguien, ingenuamente, lo compartió y comenzó a divulgarse
  • De todos modos, no habría que pensar que fue una picardía del Central en una interna contra Hacienda
  • Para Dujovne es tan solo un borrador por lo que seguramente habrá lamentado que este programa, que parte de hipótesis que el ministerio de Economía no tiene, tal vez, bien pulidas, haya sido divulgado
  • Esto plantea un gran desafío en el financiamiento y el Gobierno tiene que lograr que el FMI le adelante los Fondos del 2020 al 2019, como pidió el Presidente. También debe lograr que le permitan que parte de esos Fondos sean usados para pagar deuda
  • Parte de este programa contempla la colación de 2500 millones de dólares nuevos, lo que demuestra que el Gobierno aún tiene una expectativa ambiciosa de ir al mercado
  • El Banco Central pretende que el FMI le de más herramientas de intervención en el mercado de cambios para controlar el dólar. En este punto se presenta una diferencia entre cómo ven el Ministerio de Economía y el Central la cuestión cambiara . Pareciera haber un mayor alineamiento entre Economía y el FMI
  • Todo este panorama afecta la visión que tienen los agentes económicos respecto del problema fiscal, el del financiamiento y el de la competitividad externa
  • Algunas cuestiones se resolvieron de manera tardía. Este es el caso de la competitividad externa, la caída de las exportaciones y la ampliación del déficit comercial y, por lo tanto, del déficit de cuenta corriente. El Gobierno no la miró durante mucho tiempo y ahora se corrige de la peor manera porque lo termina haciendo la recesión

La cara política

  • Así como el Gobierno, con la urgencia de darle una respuesta satisfactoria al mercado, se flexibilizó y aceptó ideas que antes no aceptaba, en el plano político Macri es "más Macri" que antes
  • En el nuevo Gabinete, ahora Macri se repliega sobre sí mismo
  • Este fin de semana el Presidente estuvo ausente en la Quinta de Olivos donde se llevó a cabo la reestructuración. Jugó al paddle, al fútbol y asistió al partido de Boca. Esto puede verse como un Presidente muy confiado en sí mismo, o alejado de la escena para que la situación la resuelvan otros
  • El Gabinete ahora está muy reducido, contrario al ideal que tiene Macri que estaba apegado a la idea de muchos ministerios con el poder más fragmentado. Él teme, ahora, que los programas se resienten
  • Probablemente los equipos se mantengan y quienes eran ministerios deberán mantener la relación con Macri e ir a las reuniones que el Presidente hace periódicamente
  • Difícilmente se reduzca el gasto con esta nueva estructura
  • La relación entre los ministros y los exministros será complicada porque el rol que ocupan quienes dejan sus cargos estará desdibujado
  • Se cree que, con menos ministerios, la toma de decisiones será más nítida, rápida y menos deliberativa
  • Macri se aseguró dos piezas que son las que más le reclaman: Luis Caputo y Marcos Peña
  • En primer lugar, el mandatario quiere preservar a Caputo en el Banco Central porque es un hombre de su máxima confianza. Caputo le mete presión al Presidente respecto a lo que puede suceder en la crisis y da la impresión de que tiene una visión más negativa o alarmista del curso de los acontecimientos que la que tiene Marcos Peña o Nicolás Dujovne
  • El otro activo que Macri no entrega es Peña, que es una figura que se le reclama al Gobierno como si él fuera el responsable de la crisis. Este es un mal entendido generado por Macri. Peña está dedicado a la comunicación estratégica y a mirar cómo repercuten las medidas en la política y cómo debe ubicarse el oficialismo
  • Hasta ahora, debajo de Peña estaban Mario Quintana y Gustavo Lopetegui , quienes fueron reemplazados por Andrés Ibarra . Aquí Macri vuelve a ser más parecido a sí mismo porque ni Lopetegui ni Quintana eran de Macri, fueron dos funcionarios recomendados por Horacio Rodríguez Larreta . Ibarra, en cambio, viene de la intimidad del Presidente porque fue Gerente General de Boca y antes estuvo en las empresas de su familia
  • Se sigue manteniendo fiel a Peña que, simbólicamente, significa que este Gobierno plantea una ruptura con lo anterior; no solo el kirchnerismo. Esta es la esencia de Macri y del Pro: nacieron a la vida pública en medio de la catástrofe política del 2001. Esto es a lo que el Presidente no piensa renunciar
  • El problema es que el formato de la política de hoy le exige abrir el juego pero él prefiere mantenerlo tan cerrado como antes, quizás, con temor a disolverse y que el poder lo terminen manejando otros
  • Esto se evidenció en el debate de si incorporar o no radicales al Gobierno. Ellos no fueron a pedir cargos pero postulaban a Alfonso Prat-Gay para Cancillería, Martín Lousteau para Educación y Ernesto Sanz para Defensa. Los tres tuvieron problemas con Peña y el foco estaba en fortalecer al Jefe de Gabinete
  • El verdadero conflicto y la contradicción interna en Cambiemos es entre Elisa Carrió y el radicalismo. Todo lo que Carrió apoya a Macri es directamente proporcional al sentimiento de antipatía que tiene con los radicales porque su identidad está constituida contra el radicalismo
  • Sin embargo, para Carrió, Quintana y Lopetegui fueron dos cabezas que se le entregaron a la industria farmacéutica. Adelantó que van a haber conflictos sociales en diciembre y dio que la van a tener que sacar muerta de la Casa de Gobierno. Según ella, entonces, se viene un apocalipsis. Es llamativo que hoy, siendo oficialista, trate de agitar cuando el Gobierno intenta tranquilizar la situación
  • El otro problema es que Macri tiene otra contradicción con lo que le pide el mercado en cuanto al adelantamiento de fondos por parte del FMI. El mercado quiere saber qué va a pasar después del 2020 por eso es necesario un acuerdo político, aunque la reelección de Macri sea la principal hipótesis, aún en medio de la crisis
  • La posibilidad de un acuerdo político depende de un acuerdo presupuestario que ahora está más cerca del Gobierno, entre otras cosas, por las retenciones
  • El gran riesgo de Macri es que, al elevarse su imagen negativa y, por su formato político, se asemeje a Cristina Kirchner y se dirija solo a quienes confían en él y le creen
  • Es lógico que Macri se repliegue sobre sí mismo. Los seres humanos suelen inclinarse hacia una postura de apertura y versatilidad en momentos de expansión pero, ante la dificultad y el desconcierto, predomina el miedo, la incertidumbre y la desazón
  • Este gobierno se diagramó pensando en un problema: la sublevación de los pobres del conurbano, pero no contempló que se subleven los ricos de Wall Street y en ese desconcierto está instalado Cambiemos

LN+ puede verse en Cablevisión (19 Digital, 618 HD y Flow), DirecTV (715 y 1715), TDA (25.3), Telecentro (705 Digital) y en lnmas.com.ar

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.