Tu cara me suena: cómo fue el primer episodio de Mi hermano es un clon

Renzo, el frío, calculador y fóbico empresario que ve complicados sus planes por una inesperada confesión de su abuelo
Renzo, el frío, calculador y fóbico empresario que ve complicados sus planes por una inesperada confesión de su abuelo Crédito: Prensa eltrece
Sol Santoro
(0)
4 de septiembre de 2018  • 03:16

El episodio debut de Mi hermano es un clon trató, principalmente, de presentar y diferenciar a los dos personajes que interpreta Nicolás Cabré : el frío Renzo y el descontracturado Mateo, al que también le dicen Panchi. El doble rol que le permite a Cabré volver al modelo de humor con toques físicos que pudo desarrollar en programas como Son amores, es la clave de una trama repleta de confusiones, amores ocultos y verdades que salen a la luz en momentos inesperados.

Mundos separados

Desde el primer segundo, los clones se diferencian claramente. Mateo quiere lo mejor para los suyos, es cariñoso con todos los que lo rodean, incluso con Santillán y Mendoza (los policías que interpretan Luis Machín y Marcelo De Bellis), quienes lo involucran en un circuito de recolección de coimas que él encara como si fuesen misiones especiales. Su mamá, Elena (María Onetto) es enfermera y trabaja en el hospital con Natalia y Ambar ( Pilar Gamboa y Flor Vigna ).

Mateo, el clon bonachón, en su primer encuentro con Ambar (Flor Vigna)
Mateo, el clon bonachón, en su primer encuentro con Ambar (Flor Vigna) Crédito: Prensa eltrece

Mientras tanto, Renzo no quiere saber nada con ningún ser humano que se acerque física o emocionalmente a su universo perfectamente cronometrado. Dirige la empresa farmacéutica de su familia, un imperio que fundó Alejandro Figueroa (Norman Briski), su abuelo, quien está a punto de morir y dejar una interesante herencia.

Mientras intenta que su primo Camilo ( Tomás Fonzi ) no convierta la empresa en un centro de negociados personales, Renzo sabe que la muerte de su abuelo puede abrir la puerta a una discusión sobre sucesiones que quiere ganar antes de que empiece. Pero lo que no se imagina es que el abuelo va a citarlo para confesarle algo de lo más inesperado, justo antes de morir.

Renzo llama a su madre por el nombre de pila, Marcela (Andrea Bonelli) y a su novia, Lara (Gimena Accardi), las convence de que todo está bien sacando regalos de un cajón que está destinado a no tener que escuchar más reclamos (tal como hacía el personaje de Martin Sheen con el de Jane Fonda en Grace and Frankie). No parece extraño, entonces, que lo sorprenda el llamado del hospital que le acerca el deseo de su abuelo por tener unas palabras con él.

Balbuceando, con la poca energía que le queda, Alejandro le habla de Mateo. Le cuenta cómo su hija, Marcela, estaba muy triste por la muerte de su marido y que entonces él usó todo su conocimiento científico y sus herramientas para que ella pueda tener un hijo. Algo salió mal, explica, y desde el comienzo vio la incompatibilidad de los clones, como si se hubieran dividido en todo sentido: a uno le tocó una parte y al otro, la otra. Sus vidas, desde siempre, estuvieron separadas a pesar de ser idénticos. Antes de apagarse, le pide que le diga a Elena que nunca dejó de amarla y le ruega que busque a Mateo para decirle la verdad.

La forma de vestirse, de relacionarse con la gente, de pensar, de ordenar su vida y hasta de sentir los olores los diferencia. Pero, a medida que van entrando personajes a la trama queda cada vez más claro que sus vidas están entrelazadas.

Avance de Mi hermano es un clon - Fuente: El Trece

0:47
Video

Mundos cruzados

Elena fue la enfermera de la mujer de Alejandro y fueron amantes. Ella, siguiendo este amor, además de hacerse cargo del clon, dejó a Santillán, quien por supuesto sigue deseándola.

Mientras Renzo investiga a partir del pequeño puñado de datos que le dejó su abuelo, los universos de uno y otro empiezan a rozarse peligrosamente. En un show en el que canta Renata (Julieta Nair Calvo), esta reconoce a Lara pero le dice Patricia y deja en claro que hay más de una identidad oculta en esta trama.

Pero es recién en el entierro del abuelo que los dos personajes de Cabré se cruzan, a pesar de que solo Renzo ve a su clon. Muy lejos de estar contento por haber encontrado a un ser humano igual a él, en el contexto de heredero millonario (y sujeto que desprecia el contacto humano) no busca a Mateo para entender ninguna verdad oculta ni cumplir con la voluntad de su abuelo, sino que su deseo es sacarlo del medio.

Renzo está dispuesto a todo con tal de conservar su herencia
Renzo está dispuesto a todo con tal de conservar su herencia Crédito: Prensa eltrece

Va a buscarlo, entonces, y llega al hospital donde trabaja Elena, trata de ser amable para que lo confundan con su clon. Lo encuentra y secuestra, pero Méndez (el dueño del bar enamorado de Natalia que interpreta Fabián Vena) lo ve y llama a la policía. Él y Santillán van al rescate. Mateo intenta escaparse y finalmente los clones se ven de frente y se reconocen en el rostro ajeno. Forcejean y los que fueron a rescatar a Panchi los encuentran a los dos en el piso. "¿Soy yo?", cierra Mateo mientras Renzo está inconsciente. Todo está listo para que empiece la batalla de los clones.

Rating: en su debut, Mi hermano es un clon alcanzó picos de 18.3 puntos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.