Para los especialistas no habrá despidos, pero sí suspensiones

Fuente: LA NACION
Paula Urien
(0)
4 de septiembre de 2018  • 14:06

"Buenos días. No sé qué cargo tengo". Así saludó el secretario de Empleo, Miguel Angel Ponte, a su audiencia esta mañana en el marco de un encuentro organizado por FIEL y la fundación Konrad Adenauer en la Bolsa de Comercio para hablar sobre la situación del trabajo. Hacía así referencia al reciente cambio, anunciado ayer, que transformó al Ministerio de Trabajo en una secretaría dentro de la cartera de Producción, y a su titular, Jorge Triaca, en secretario.

¿Se prevén despidos en este nuevo contexto de devaluación?, preguntó LA NACION. "Parte del empleo depende de la duración de este nuevo episodio macroeconómico", contestó Juan Luis Bour, economista jefe de FIEL que además presentó el trabajo Empleo, productividad, salarios, crecimiento.

"La baja de salarios evita que haya un salto fuerte de despidos, pero sí habrá suspensiones. Pero si esta crisis perdura, seguramente haya un aumento de despidos", agregó.

Ponte aclaró que en junio hubo 29.000 puestos menos en su comparación con mayo, pero que los valores interanuales siguen con los datos a favor del empleo. Habrá que ver los datos actualizados de julio.

Por su parte, Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la UIA, dijo que, a pesar de que hoy los salarios se devaluaron en pesos si se los pasa a dólares, las pymes, que son las mayores empleadoras "no piensan en dólares ni los tienen", y añadió: "En pesos, la tasa de salida es muy alta y las pymes, sobre todo las regionales, no tienen ese capital. Los que tenían que reestructurar ya lo hicieron".

De todas maneras, no se ven beneficiados por la devaluación, porque aunque en dólares los salarios pueden ser más competitivos, sobre todo para las multinacionales, "con estos salarios no hay consumo interno", dijo Funes de Rioja. Como conclusión, agregó: "No veo despidos, pero tampoco incorporaciones".

Para Bour, la suba de impuestos laborales que se proyecta a través de las nuevas medidas económicas (o la baja de aportes que estaba programada pero que tendrá que esperar) no es una buena noticia para el mercado laboral. "No tenemos más desempleo, porque existen los ni-ni-nis, que son los que se retiraron del mercado de trabajo, que no tienen trabajo, ni lo buscan, y tampoco estudian", completó.

Estima que una salida posible a esta situación de estancamiento laboral es favorecer al trabajo temporario, que en los países desarrollados es una herramienta muy poderosa, pero que en la Argentina no tiene buena imagen por la idea del pasado de los "contratos basura".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.