El gobierno catalán sube la apuesta y se reafirma en su agenda independentista

El presidente regional Quim Torra exigió un referéndum sobre la autodeterminación y la liberación de los dirigentes detenidos
El presidente regional Quim Torra exigió un referéndum sobre la autodeterminación y la liberación de los dirigentes detenidos Fuente: AFP
Silvia Pisani
(0)
4 de septiembre de 2018  • 15:50

MADRID.- El presidente del gobierno autónomo catalán, Quim Torra, no se mueve y al anunciar su agenda política para este año se reafirmó en la ruptura con España.

Torra sostuvo en un discurso que Cataluña "ya se ha ganado la independencia" y que la única respuesta que está dispuesto a escuchar del presidente del gobierno español es un referéndum, no sobre gobierno autonómico, sino sobre la autodeterminación para "votar sin miedo por la independencia".

Lo único que cabe, dijo Torra, es "libertad o libertad".

El dirigente que asumió la presidencia de Cataluña luego de que el expresidente Carles Puigdemont se fugara a España sugirió también la posibilidad de caer en desacato.

Eso, en caso de que la Justicia española sentencie en contra de los nueve líderes independentistas presos tras el fallido intento separatista del pasado octubre.

"No aceptaré otra cosa que una absolución", dijo Torra.

Al abundar en la posibilidad de resistir un fallo judicial, el presidente indicó que, llegado ese caso se pondrá "a disposición del Parlamento catalán" para adoptar las medidas que se consideren necesarias.

Son nueve los líderes políticos catalanes presos, que se encuentran cumpliendo condena dentro de Cataluña y en establecimientos catalanes.

Torra cargó en su discurso contra el rey Felipe VI, y se preguntó "qué tipo de país" puede aceptar un monarca que permite que ciudadanos inocentes sean reprimidos por votar.

Eso, en relación al fallido referéndum independentista de octubre pasado, que derivó en cuestionadas reacciones de la policía nacional.

En un durísimo discurso de ruptura con España, llamó también a una "gran marcha y movilización ciudadana permanente" hasta que se conozca la sentencia sobre los líderes políticos presos.

"Es una gran marcha por los derechos civiles", dijo, en alusión al fallecido dirigente de los derechos civiles en Estados Unidos, Martin Luther King.

Fue una brutal respuesta a la propuesta que, hace unas horas, hizo el presidente del gobierno nacional, el socialista Pedro Sánchez, quien propuso un referéndum sobre un nuevo estatuto de autonomía para la región.

Torra no rechazó la mano de Sánchez, pero sí su propuesta y anticipó que lo único que aceptaría es una consulta popular "sin miedo, sin represalias, sobre autodeterminación" para decidir sobre "las bondades de la independencia".

El discurso, toda una agenda reivindicativa de la fallida independencia de octubre pasado, abre un rumbo de difícil conciliación en la política española.

Pero Torra no parece dispuesto a dar un solo paso atrás.

Defendió también al fugado expresidente Puigdemont. "Acá nadie se ha fugado", dijo. "Lo único que ha pasado es que hemos tenido que ir a buscar la justicia que España no nos daba en Europa".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?