Cecilia Suárez, la actriz de La Casa de las Flores que es furor en las redes

La particular y extremadamente pausada forma de hablar de su personaje en la serie de Netflix la convirtió en un éxito Crédito: Fernando Marroquin/Netflix
4 de septiembre de 2018  • 17:38

Cecilia Suárez se convirtió en un fenómeno en sólo unas semanas. El porqué se debe a la insuperable Paulina de la Mora, uno de los personajes de la exitosa serie mexicana de Netflix La casa de las flores, donde comparte protagonismo con Verónica Castro. La curiosa manera de hablar de Paulina (lenta y muy pau-sa-da) rápidamente hipnotizó a los espectadores que comenzaron a reproducir la particular dicción de la actriz en la ficción, lanzando inclusive un reto inspirado en imitarla en las redes sociales (#paulinadelamorachallenge). Una tonada que Cecilia logró después de los primeros días de grabación al imprimirle la cadencia que dio vida a su personaje. Sin embargo, aunque cada frase de Paulina pareciera tener un destino de éxito, la actriz explicó que no puede emular a su personaje fuera del set, ni en entrevistas ni con sus fans, por "políticas de Netflix". Lejos de sentirse mal por esta restricción, Cecilia casi que lo agradece ya que, si fuera por los deseos del público, viviría hablando con la lentitud de Paulina, según reveló.

Cecilia Suárez tiene 46 años y se convirtó en la primera actriz de habla hispana nominada a un premio Emmy por su trabajo en la serie Capadocia. Crédito: Fernando Marroquin/Netflix

-¿Con qué rasgos de tu personaje se podría identificar el público?

-Es la hija mayor de la familia, la encargada de las finanzas y los negocios. Paulina es una mujer que antepone la familia a cualquier cosa y eso es algo con lo que mucha gente se puede identificar.

Trailer La casa de las flores - Fuente: Youtube

1:28

-Este reflejo de la familia perfecta que quieren dar los De la Mora, ¿es posible en la realidad?

-Depende de cuál es tu idea de una familia perfecta. Para mí, es aquella que logra tener armonía, tiene una estructura de valores, se rige bajo esa estructura y en la que sus integrantes, independientemente de las adversidades que la vida va a traer, van a estar bien y van a saber salir airosos de esas experiencias de manera armónica. ¡Eso es una familia perfecta!... Más allá de cuántas personas la compongan, cuál sea la fórmula en que están acomodadas, etcétera.

-Es increíble el abanico de emociones que se desatan al revelarse un secreto, como sucede en La casa de las flores. ¿Saber una verdad lo vale realmente?

-Uno mantiene en secreto ciertas cosas por privacidad, por pudor, porque así corresponde al ser tuyas y de nadie más; pero hay momentos en que se ocultan sabiendo que no están bien y esa línea es muy delgada.

-Una mentira lastima la confianza. ¿Creés que se puede recuperar?

-Todo depende de la situación, de las circunstancias, de cómo ocurrieron las cosas y qué importante es el agravio y cuál fue la intención.

Para mí la familia perfecta es aquella que logra tener armonía más allá de las adversidades de la vida
Cecilia Suárez

Cecilia junto a Verónica Castro y Aislinn Derbez, convertidas en madre e hijas dentro del set de La casa de las flores. Crédito: Fernando Marroquin/Netflix

Considero que ser honesto con uno mismo es el camino para llevar una vida en congruencia, en tranquilidad y en paz
Cecilia Suárez

"Verónica (Castro) es una de las personas más trabajadoras que conozco. El entusiasmo y la entrega que tiene cuando está filmando es una gran lección", cuenta la actriz Crédito: Fernando Marroquin/Netflix

-¿Qué aprendiste al trabajar con Verónica?

-Verónica es una de las personas más trabajadoras que conozco. Cuando habla sobre otros momentos de su vida, se nota la entrega y dedicación que ha tenido con su carrera. El entusiasmo y la preocupación que tiene cuando está trabajando por hacer que todo salga bien es una gran lección.

-¿Alguna anécdota significativa durante la filmación?

-Nos tocó vivir el terremoto del 19 de septiembre en rodaje. Era una escena con muchísima gente y el comportamiento de Manolo (el director) fue admirable. Él no se salió del recinto hasta que no estuvo seguro de que no había nadie más adentro. Esperó hasta que salieran todos y regresó por dos personas. Cuando lo recuerdo me vuelve a conmover.

-¿Cuál es el balance de este proyecto?

-Me siento muy contenta, nos divertimos mucho. Trabajar entre amigos es un placer inmenso.

-Además del trabajo, la familia y los amigos, ¿qué otros ingredientes añadirías a la fórmula de la felicidad?

-A las personas las hacen felices distintas cosas, pero yo considero que ser honesto con uno mismo es el camino para llevar una vida en congruencia, en tranquilidad y en paz.

Entrevista: Gaby Luna