De rebelde a millonario: fondos, dólares y rock & roll

Bono, un éxito en la música y en los negocios
Bono, un éxito en la música y en los negocios
De Bono a Bowie, la lista de rockeros que incursionaron con éxito en el mundo de los negocios es mucho más larga de lo pensado
Alfredo Sainz
(0)
5 de septiembre de 2018  

La participación en The Rise Fund no es la única inversión de Bono . El líder de U2 ya demostró tener un talento especial para los negocios. En 2009, Paul David Hewson (el nombre real de Bono) fue uno de los fundadores de Elevation Partners, un fondo privado que se hizo con 2% de las acciones de la red social Facebook. Esta inversión le resultó más que rentable al músico irlandés ya que le reportó ingresos por US$1400 millones. De ese total, a Bono y sus socios les corresponde un 20%, es decir nada menos que US$280 millones.

David Bowie es otro rockero que supo conjugar el mundo de la música con el de las finanzas. A fines de los 90, el cantante inglés se asoció con el operador de Wall Street, David Pullman, para el lanzamiento de los bonos Bowie, unos títulos respaldados por regalías derivadas de las ventas en Estados Unidos de los discos que produjo entre 1969 y 1990, incluyendo clásicos de su carrera como Hunky Dory, The rise and fall of Ziggy Stardust, Heroes y Scary Monsters.

Con esta operación, Bowie no solo obtuvo ingresos por US$55 millones, sino que también se anticipó a los cambios que vivió la industria discográfica y los cambios en el negocio que provocó la irrupción digital.

Perry Farrell, del rock alternativo a los megafestivales
Perry Farrell, del rock alternativo a los megafestivales

Perry Farrell también supo reconvertirse como empresario, aunque en su caso con un negocio ligado al de la música. El líder de Jane's Addiction -un grupo que lideró una movida alternativa a las propuestas más mainstream- a principios de los 90 puso en marcha el festival Lollapalooza. Lo que se inició como un evento independiente, en los últimos años vivió una verdadera explosión, con ediciones en grandes ciudades del mundo, incluyendo a Buenos Aires, donde se convirtió en el festival más taquillero.

Nichos millonarios

Un nicho ligado al de la música también fue el que encontró el rapero Dr. Dre. En 2009 el fundador del combativo grupo NWA -famoso por su hit "Fuck tha police"- lanzó la marca de auriculares Beats. Para este proyecto, Andre Young (conocido en el mundo del hip hop como Dr. Dre) se asoció con Jimmy Iovine, el presidente del sello discográfico estadounidense Interscope Geffen A&M.

Rápidamente, los auriculares desarrollados por el músico se convirtieron en los más vendidos del supercompetitivo mercado norteamericano con un market share superior al 25%, lo que llevó a Apple en 2014 a comprar la marca en US$3000 millones y a Dre jactarse de haberse convertido en el primer multimillonario del hip hop.

Charly Alverti, un pionero en el mundo digital
Charly Alverti, un pionero en el mundo digital

A nivel local, también existen algunos casos de rockeros reconvertidos en hombres de negocios. Uno de los más activos en el mundo empresario es Charly Alberti . Después de la despedida de Soda Stereo, el baterista se convirtió en uno de los pioneros en el desarrollo digital con su empresa Cybrel Digital Entertainment, cuyo objetivo era implementar y generar contenidos y aplicaciones para el mercado de habla hispana.

Rock gourmet

El rubro gastronómico, por su parte, fue el negocio elegido por Fabián "Zorrito" Von Quintiero. El músico que tocó para casi todo el mundo -de Charly García a Soda Stereo, pasando por Suéter, Ratones Paranoicos o Andrés Calamaro-, siempre se encargó para llevar una doble vida como empresario a cargo de diferentes restaurantes. Hijo de un gastronómico, Quintiero fue el primero en apostar a la zona de Las Cañitas, con el lanzamiento de Soul Café a principios de los 90 y al día de hoy continúa ligado al negocio con el restaurante Bruni en el polo que se levanta sobre la calle Sucre, en Belgrano.

Zorrito Von Quintiero, el maridaje entre rock y gastronomía
Zorrito Von Quintiero, el maridaje entre rock y gastronomía

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.