Gansada

Fuente: LA NACION Crédito: DPA/Edición fotográfica Dante Cosenza
5 de septiembre de 2018  

WUXI, CHINA.- Manuel Vicent contó alguna vez que en la Residencia de Estudiantes madrileña en la que se conocieron, en 1922, Federico García Lorca, Luis Buñuel y Salvador Dalí se distraían haciendo gansadas. Refería así cierto costado lúdico del surrealismo, naciente movimiento en esos años, dado a liberar el subconsciente del artista y al automatismo. El movimiento estético cuyas bases había establecido André Breton en 1916, en su célebre manifiesto, tenía entre sus rasgos de carácter ese espíritu de juego, además de alentar lo imprevisto y el absurdo. Cualquiera de los grandes artistas del surrealismo pudo haber soñado este disparate: un ganso se alinea, estricto y marcial, detrás de la tropa militar. A creadores como Buñuel, que filmó Un perro andaluz con la colaboración de Dalí, no les fue ajena la crítica social. Quizás el director aragonés habría sonreído ante esta gansada.

TEMAS EN ESTA NOTA