El PT mantiene varios frentes judiciales para sostener sus chances

Fuente: Archivo

Defiende la candidatura impugnada de Lula y ataca a Bolsonaro; una fiscalía, contra Haddad

5 de septiembre de 2018  

RÍO DE JANEIRO.- La batalla judicial se da en varios frentes. Los abogados del Partido de los Trabajadores (PT) tuvieron ayer un día agitado en los tribunales, entre apelaciones para mantener la polémica candidatura del encarcelado expresidente Luiz Inacio Lula da Silva para las elecciones del 7 de octubre; denuncias contra su principal rival, el ultraderechista Jair Bolsonaro, y la defensa de quien sería el reemplazante del exmandatario en la fórmula petista, el exalcalde de San Pablo Fernando Haddad, acusado de corrupción.

De acuerdo con la estrategia definida anteayer por Lula, sus abogados, Haddad y la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, quienes visitaron al exmandatario en su celda de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, se presentó un recurso extraordinario ante el Supremo Tribunal Federal (STF) y se pidió una medida cautelar para suspender la impugnación de la candidatura del expresidente, determinada el viernes por el Tribunal Superior Electoral (TSE). Por seis votos contra uno, el TSE falló entonces que la postulación de Lula viola la llamada ley de ficha limpia, que prohíbe que una persona condenada en segunda instancia compita por un cargo electivo. El expresidente cumple una pena a 12 años de prisión por corrupción desde abril. El TSE dio al partido hasta el 11 de este mes para reemplazar a Lula en la fórmula.

Sin embargo, los abogados de Lula creen que el voto divergente en el TSE mantiene vivas las esperanzas de su candidatura. Ese magistrado -Edson Fachin- indicó que debía acatarse una recomendación emitida el mes pasado por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU) -no vinculante- para que se permita al exmandatario ejercer sus derechos políticos hasta que haya una sentencia firme, de tercera instancia, en respeto del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Según las encuestas, hoy Lula es el candidato favorito para los comicios, con un 37-39% de las preferencias.

Fuente: Reuters Crédito: RODOLFO BUHRER

En la misma línea, la defensa de Lula pidió al Comité de Derechos Humanos de la ONU que se posicione sobre el "incumplimiento" por parte de la Justicia Electoral brasileña de la recomendación manifestada en agosto. La acción ante el organismo de la ONU no prevé ninguna medida que pueda cambiar la situación de Lula, pero al menos genera apoyo internacional al expresidente. En cambio, cualquier decisión del STF podría afectar la candidatura. Dependerá de si la causa es analizada solo por el juez sobre el que recaiga la cuestión o si es elevada al plenario.

En tanto, los abogados petistas también interpusieron una denuncia por amenazas, injuria electoral e incitación al crimen contra el diputado ultraderechista Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), segundo en los sondeos electorales, con un 19-22% de las intenciones de voto. El fin de semana, Bolsonaro tomó un trípode que apuntó como un fusil y dijo: "Vamos a fusilar a todos los petistas". Luego minimizó su comentario al explicar que era solo una broma.

Finalmente, el equipo de defensa del PT tuvo que salir a responder la denuncia del Ministerio Público de San Pablo, que ayer acusó al exalcalde Fernando Haddad -actual candidato a vice y apuntado como sustituto de Lula en la fórmula presidencial petista- de corrupción, lavado de dinero y asociación ilícita. Según los fiscales, en su campaña por la alcaldía en 2012, Haddad habría recibido de la empresa UTC Engenheria una donación ilegal de US$723.000 para saldar deudas.

TEMAS EN ESTA NOTA