US Open. Del Potro vuelve a soñar en el torneo que le hizo tocar el cielo con las manos

El sueño de Del Potro de volver a ser campeón en el US Open
El sueño de Del Potro de volver a ser campeón en el US Open Crédito: Al Bello / AFP
José Luis Domínguez
(0)
5 de septiembre de 2018  • 00:30

NUEVA YORK.- Juan Martín del Potro emergió con un grito, en medio de un estadio en llamas, convertido en una caldera a todo vapor, con el porte de un gladiador que en lugar de espada porta una raqueta. Con esa arma consiguió inclinar a John Isner , la montaña de Greensboro, y avanzar a las semifinales del US Open , su torneo preferido, el que vuelve a encontrarlo en una versión mejorada, cada vez más cerca de lo ideal. Esta vez, la misión era vulnerar a un bombardero, a un implacable lanzador de aces, en medio de una tarde propia del infierno de Dante. De ese combate el tandilense surgió victorioso, luego de tres horas y media, por 6-7 (5-7), 6-3, 7-6 (7-4) y 6-2 para meterse entre los cuatro mejores del último Grand Slam del año, un terreno que conoce a la perfección, listo para la pelea grande. El viernes por la tarde, en busca de la gran final, se enfrentará con el español Rafael Nadal (número 1 del mundo), que le ganó al austríaco Dominic Thiem en un duelo extraordinario.

Conocedor de los trucos de Isner, Del Potro sabía a qué atenerse. Era consciente de que debería cargarse de paciencia para soportar los bombazos desde los 2,08 metros de Isner. El estadounidense también abrió su arsenal, dispuesto a arriesgar en cada pelota corta que dejara el tandilense para castigar e inquietar. Incluso sin haber estado en su mejor día -el calor pareció afectarlo a partir del tercer set-, Isner disparó 26 aces, muchos en momentos vitales, cuando el número 3 del mundo tenía un break-point o presionaba para conseguir una diferencia que no llegaba. Se le fue el primer set al argentino con un error mínimo en el tie-break, donde Isner no se equivocó. La tarde no empezaba de la mejor manera, y a Del Potro se le escurría el invicto en sets.

Buscando su oportunidad

Más allá de la frustración, Del Potro buscó otra oportunidad para tomar ventaja, a sabiendas de que en algún momento la torre estadounidense tendría que mostrar un flanco débil. Esa ocasión llegó en el cuarto game, y bastó ese primer quiebre para equilibrar la contienda. Con casi dos horas de acción, alentado por la docena de amigos de Tandil que cantaban desde uno de los palcos, Del Potro encaró un tercer set que asomaba crucial para ambos; Isner insinuó signos de fatiga o de verse afectado por el clima, incluso trastabilló al final de un game, como si estuviera mareado, pero de todos modos siguió en pie, apoyado en su saque. La paridad llegó hasta el segundo tie-break. Esta vez, Del Potro no dudó y presionó; una derecha ancha de Isner le abrió la puerta para sacar diferencia. La pulseada estaba ganada. Del Potro encontró la llave para vulnerar otra vez el saque de Isner, escaso ya de reservas físicas y anímicas, hasta que capituló con otro quiebre para desatar el festejo del tandilense.

Con este clima, hay que hacer un esfuerzo mayor al habitual, es un factor que también juega en lo mental, no es que uno solo pueda pensar en el tenis o en la táctica. Estoy contento por cómo gané
Juan Martín del Potro

"Ganar este tipo de partidos, y estar otra vez en semifinales de un Grand Slam me da mucha alegría. Esto llega por el nivel que estoy teniendo. Sé que todavía tengo que jugar mejor para tener una chance de poder ganar. Con este clima, hay que hacer un esfuerzo mayor al habitual, es un factor que también juega en lo mental, no es que uno solamente pueda pensar en el tenis o en la táctica. Estoy contento por cómo gané el partido y por pasar a las semifinales. Banqué bien un partido difícil en la parte mental, de ver pasar los saques de él; en los break-points me pasaba por arriba fácilmente, pero mentalmente siempre estuve dispuesto a buscar y esperar la oportunidad", contó Del Potro.

Luego de dos partidos livianos en el arranque de la competencia neoyorquina, la exigencia empezó a subir para el tandilense con el español Fernando Verdasco ; ante el croata Borna Coric se lució con una tarea táctica formidable, y contra Isner añadió otra faceta: paciencia y tenacidad para esperar la ocasión de dar el zarpazo.

La derecha a fondo de Delpo
La derecha a fondo de Delpo Crédito: Geoff Burke / USA Today Sports

"Isner te da poco margen de error cuando vos sacás. Se me fue el primer set apenas con un error, un mini-quiebre en el tie-break, y en el cuarto set solo me equivoqué en una derecha y quedé 15-40. Te lo ponen incómodo, pero en estos casos es cuando uno tiene que estar predispuesto para no enojarse y entender que en cada punto de quiebre te van a meter un ace o un saque ganador, y hay que esperar el tie-break".

Isner, que lo conoce hace rato, no dudó en afirmar: "Posiblemente esté jugando su mejor tenis ahora. Creo que él sabe lo que tiene que hacer, solo necesita mejorar un poco más, puede poner en problemas a cualquiera de los jugadores top. Juan es un jugador muy bueno cuando toma el control del punto, y falla poco o nada con la derecha". Acaso el gigante de Greensboro no sea uno de los nombres que más relucen en las marquesinas del circuito, pero era un rival nada sencillo en cuartos de final, en un partido de largo alcance y en una superficie rápida, en la que sus misiles castigan con rigor.

Del Potro ha superado rivales con dificultades crecientes, mostrando facetas que acrecentaron su papel protagónico. Acorde con su condición de número 3 del planeta tenis en este momento, alcanzó la misma etapa que hace un año, y si los números lo ayudan, acortará distancia con el suizo Roger Federer , desplazado de las etapas decisivas del US Open, más allá de esa amenaza cercana que es el serbio Novak Djokovic . En todo caso, el tandilense no piensa tanto en las cifras y sí en las grandes citas, en la posibilidad de sostener esos duelos de antología contra los grandes, esos combates que tanto lo motivan. Cargado de confianza y con buenas actuaciones, Del Potro ilusiona y sueña con algo más en un torneo que sabe de todo lo alto que puede alcanzar.

Los momentos más emotivos de la carrera de Juan Martín del Potro

3:58
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.