Coquetea con ampliar la Bombonera, pero Daniel Angelici quiere un estadio nuevo para Boca

Fuente: Archivo
Nada lo mueve de lo que plantea desde que asumió en 2011; descartó el proyecto esloveno para reformar la Bombonera
Pablo Lisotto
(0)
5 de septiembre de 2018  

Daniel Angelici nunca dudó. Desde que asumió como presidente de Boca , en diciembre de 2011, siempre manifestó que el club debía construir un estadio nuevo. Y ayer al mediodía, durante la inauguración de las nuevas oficinas administrativas, lo ratificó.

Boca necesita una cancha para 80.000 personas. Es lo que pienso y jamás lo oculté
Daniel Angelici (presidente de Boca)

"Boca necesita una cancha para 80.000 personas. Es lo que pienso y jamás lo oculté", afirmó. Al mismo tiempo, dio a entender que le bajó el pulgar al proyecto esloveno, por considerar insuficiente la cantidad de localidades que la Bombonera ganaría. En síntesis, según él, no es cierto que esa propuesta deje a la Bombonera con 70.000 localidades.

Puede convencer o no, pero lo cierto es que el proyecto esloveno no solamente es viable desde lo económico y arquitectónico, sino que además es flexible. Es decir: nadie de los que formaron parte de las charlas informativas realizadas hace dos semanas en la embajada de Eslovenia sentenció en la reunión con la cúpula xeneize un número final de localidades. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que eso forma parte de una decisión del que realiza la obra y no del que la propone.

Fuente: AFP

Si la dirigencia de Boca quiere que la Bombonera aumente considerablemente su capacidad, lo puede hacer realizando una obra integral en los cuatro costados del estadio, más allá de la reforma puntual de la zona de los palcos. De hecho, el sector M (el ex codo de la tribuna media visitante) dejó de ser popular hace tiempo y fue reconvertido en una platea corporativa. En este caso puntual, la ecuación es lógica: a la entidad le generan más ingresos los abonados que la gente de pie. Los directivos también aseguran que cada año están obligados a sentar a un porcentaje del público, para cumplir una modificación a la ley N°2801, sancionada en junio de 2015 por la Legistatura porteña, que obliga a que los estadios de 18 clubes de la Ciudad de Buenos Aires tengan butacas para el 75 por ciento de sus asistentes para junio de 2019. Pareciera que el único preocupado con el asunto es Boca, pero ante la consulta de LA NACIÓN, alguien de la mesa chica de la dirigencia afirma: "Lo que pasa es que somos los únicos que llenamos la cancha en todos los partidos. Al resto no le afecta la reducción de localidades".

Lo que contempla el club

Por lo que dijo Angelici, el club solo contemplará una ampliación si se pueden comprar la totalidad de las propiedades que hoy ocupan las dos medias manzanas que se ubican detrás de los palcos de la calle Del Valle Iberlucea, algo que en las próximas semanas se oficializará que es imposible. Pero si realmente existiera la chance de que Boca compre en bloque todas las propiedades de esas dos medias manzanas y realizara lo que planteó el presidente (espejar la cancha y modificar el sentido de los arcos y del campo de juego), quedaría medio estadio moderno y la otra mitad con 80 años de antigüedad. "Honestamente, sería un cachivache", le confesó a LA NACIÓN uno de los hombres que más peso tiene dentro de la dirigencia actual.

La dirigencia actual también descarta ejecutar un plan de crecimiento y expansión paulatina sobre el barrio, como por ejemplo sí hicieron la Universidad de Palermo, la UADE y el Hospital Italiano. De hecho, en octubre de 2017 una propiedad sobre Del Valle Iberlucea, frente al estadio, estuvo a la venta durante unos meses, a través de la inmobiliaria de Pablo Abbatángelo (un hombre históricamente ligado a la Bombonera y a la política del club), y en septiembre del año pasado un matrimonio que vivía en Caballito se mudó a la Boca con sus hijos, luego de que la propiedad en la que ahora viven, frente a los palcos, tuviera colgada durante seis meses un cartel de venta. En ambos casos, nadie del club se presentó como oferente.

Aún cuando ante las cámaras asegura que hará lo posible por reformar la Bombonera y pide que se quite el tema de la próxima campaña electoral, Angelici está convencido de que la única solución para resolver el problema de la falta de espacio que hoy tiene el estadio (como consecuencia de que durante su gestión se triplicó la masa societaria) es construir un nuevo estadio. Sea en donde hoy está la Bombonerita y el Complejo Pompilio, en los terrenos que el club tiene en Ezeiza o "en algún otro lugar de la Boca". Y que la Bombonera se convierta en un estadio de césped sintético, que bien pueda alojar a los partidos de la Reserva, o bien se utilice para recitales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.