Épico: Rafael Nadal le ganó a Dominic Thiem en un partidazo inolvidable y será el rival de Juan Martín del Potro en las semifinales del US Open

Rafael Nadal
Rafael Nadal Fuente: AP
José Luis Domínguez
(0)
5 de septiembre de 2018  • 03:12

NUEVA YORK - No había empezado para nada bien, pero Rafael Nadal terminó la noche del martes con el último festejo, en plena madrugada, en el final de un partido espectacular, repleto de puntazos y errores, inolvidable al fin. El español remontó un comienzo muy desfavorable contra el austríaco Dominic Thiem , al que superó por 0-6, 6-4, 7-5, 6-7 (4-7) y 7-6 (7-5), en 4 horas y 49 minutos y se clasificó a las semifinales del US Open , etapa en la que se enfrentará el viernes con Juan Martín del Potro , que más temprano doblegó al estadounidense John Isner por 6-7 (5-7), 6-3, 7-6 (7-4) y 6-2.

Nadal y Thiem conformaron un partidazo cargado de intensidad, en una noche de clima pesadísimo en el Arthur Ashe. Si bien el español amplió su domino en el historial entre ambos (8-3), el austríaco le había ganado tres veces en polvo de ladrillo, su superficie preferida; de hecho, el de esta noche fue el primer choque en canchas rápidas. Thiem, a partir de su juego eléctrico y arriesgado, asomaba como uno de los pocos en ponerle presión al zurdo de Manacor. Lo consiguió a pleno en un primer set cercano a la perfección, en el que borró de la cancha al número 1 del mundo con un 6-0 que obligaba a ver una y otra vez el resultado por si había un error.

Porque no son muchas las veces que Nadal sufrió un 0-6 en el primer set. De hecho, se trató apenas de la quinta ocasión en los 1106 partidos de Rafa en el tour. Previamente le había sucedido contra Philipp Kohlscreiber en la tercera rueda del Masters 1000 de Miami 2017; en la final de Chennai 2008 contra Mikhail Youzhny, en la definición de Wimbledon 2006 contra Roger Federer, y en la segunda rueda del US Open 2004 frente a Andy Roddick.

Pero en algún momento, Nadal iba a entrar en el partido. Lo sabía Thiem, que intentó mantener el control, pero el zurdo español levantó el nivel y emparejó el juego en el segundo set. el número 9 del mundo plantó resistencia, aunque Rafa comenzó a torcer en forma paulatina el curso del encuentro. En el tercero, el austríaco picó en punta y se adelantó 5-3; sacó 5-4 por el parcial, pero no pudo doblegar a un Nadal combativo, dispuesto a dejar la piel en la cancha, fiel a su fuego competitivo; así fue como el español ganó cuatro games en fila para llevarse al bolsillo un parcial vital.

Tampoco se rindió Thiem, que volvió a quebrar al español y se puso 4-2 en el cuarto capítulo, pasada ya la medianoche. Nuevamente el número 1 del mundo reaccionó e igualó la cuenta. En un tremendo duelo, desembocaron en el tie-break; al filo del abismo, Thiem acertó un par de ángulos; Rafa dejó un drive en la red y el drama se extendió al quinto set, al todo o nada, ya en plena madrugada, con miles de espectadores pendientes, seguidores de uno y del otro, fans del tenis o amantes del deporte.

Se alternaron puntos descomunales con errores lógicos, producto de la intensidad y el cansancio después de tantas horas de combate. Estuvo muy cerca Rafa, porque Thiem sacó con el score 5-5 y 0-40, pero el austríaco remontó y llevó el duelo a otro tie-break (vale recordar que el US Open es el único Grand Slam con este desempate en el quinto parcial). El austríaco llegó a estar 5-4, después de un revés apenas largo de Nadal, pero el español ganó los dos puntos con su saque, y en el primer match-point, la historia se terminó con un smash muy largo de Thiem. Un final cruel para un duelo repleto de épica y dramatismo. Así, tras casi cinco horas de combate, Nadal sacó pasaje para medirse contra Del Potro; un duelo al que llegará forjado en su estirpe de luchador inconmensurable, dueño de una mentalidad competitiva inabarcable. Por esta clase de partidos, se entiende porqué Nadal es el número 1 del mundo.

Nadal y Dominic
Nadal y Dominic Fuente: AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.