Con alertas de una "masacre", empezó el bombardeo al último bastión rebelde en Siria

Columnas de humo en las afueras de Idlib, luego de la ofensiva rusa Fuente: AP
5 de septiembre de 2018  • 10:04

MOSCÚ.- El gobierno ruso confirmó hoy que su fuerza aérea inició una ofensiva para doblegar a los rebeldes de la provincia siria de Idlib, el último bastión opositor donde además viven tres millones de civiles que podrían agravar la crisis migratoria regional si los combates recrudecen.

"Cuatro aviones de las Fuerzas Armadas rusas despegaron de la base de Hmeimim y bombardearon blancos del grupo terrorista Jabhat al Nusra", declaró el vocero del ministerio ruso de Defensa Igor Konashnkov.

El comunicado se refiere al grupo jihadista Hayat Tahrir al Sham, formado por miembros de Al Nusra, que anteriormente era la rama siria de Al Qaeda.

Los ataques apuntaron a "depósitos, fuera de las zonas residenciales, donde estaban almacenados drones, y zonas de lanzamiento de drones desde donde se ataca la base de Hmeimim", dijo el general, que agregó que también había sido atacado un depósito de misiles tierra aire.

Pobladores intentan apagar el fuego en el lugar de un bombardeo Fuente: AFP

Ante el agravamiento del conflicto, los presidentes de Rusia , Vladimir Putin , y el de Irán, Hassan Rohani , que respaldan al gobierno sirio, junto al jefe de Estado de Turquía, Recep Tayyip Erdogan , más cercano a la oposición, se reunirán el viernes en Teherán para conversar sobre el futuro de Idlib.

Erdogan alertó hoy sobre el peligro de una masacre y consideró despiadado el plan de una ofensiva. "Dios nos perdone, si esa zona es atacada con misiles habrá una masacre", lo citaron medios turcos. Erdogan cree que la reunión del viernes ayudará a resolver el problema.

El Ejército sirio también amenaza con atacar la provincia situada en el noroeste del país, en la que hay decenas de miles de hombres armados que se oponen al presidente Bashar Al-Assad . Allí fueron evacuados en los últimos tres años miles de rebeldes y sus familias desde distintas partes de Siria, en el marco de acuerdos alcanzados con el gobierno.

Ayer martes Rusia llevó a cabo decenas de bombardeos en lo que se consideró un preludio de la ofensiva terrestre de las fuerzas sirias. El vicecanciller ruso, Serguei Riabkov, justificó hoy el ataque señalando que si no se hace, el país no se normalizará. "Nuestros colegas occidentales entienden que hay que liberar la región de bandidos y grupos terroristas", dijo.

Turquía lleva días intentando frenar la ofensiva por temor a una nueva oleada de refugiados a sus fronteras. Además ha estado trasladando equipo de guerra, al parecer para frenar la entrada de personas que huyan de la violencia. Según el diario Hürriyet, el país también está ampliando un campamento de refugiados en el lado sirio de la frontera.