Rosario: confundió un peluche con un gorila y denunció a un show infantil por maltrato animal

Personas disfrazadas de animales en el interior de una jaula, en el show infantil de Comunidad Redentor
Personas disfrazadas de animales en el interior de una jaula, en el show infantil de Comunidad Redentor Crédito: Facebook: Comunidad Redentor
José E. Bordón
(0)
5 de septiembre de 2018  • 14:21

SANTA FE.- Iba a ser un gran fiesta por el Día del Niño . Pero la confusión arruinó en parte esta fiesta y apagó el entusiasmo de los chicos. Ocurrió el pasado fin de semana en el Parque Alem, de Rosario , donde confundida por un peluche, una vecina denunció por maltrato animal a un show infantil.

La Guardia Urbana Municipal (GUM) rosarina respondió al llamado y montó un curioso operativo para liberar a los "animales" que, en realidad, eran hombres y mujeres con disfraces y en otros casos grandes peluches colocados en las jaulas. Estaban las jaulas adornadas y los domadores y los payasos y hacían sus números con gorilas y tigres que se utilizaban en los viejos circos.

Los organizadores, la comunidad de una iglesia evangélica, no salía de su asombro cuando la GUM llegó al lugar decidida a liberar a los supuestos animales en cautiverio.

El pastor Daniel Cattáneo detalló a los medios rosarinos la rápida reacción de la Guardia Urbana ante el llamado telefónico que advertía sobre la actividad en el Parque Alem. El Gran Circo de la Comunidad Redentor fue montado con un despliegue similar la de la semana pasada en la ciudad de San Lorenzo .

El "maltrato" no detuvo la diversión

A pesar de la confusión, los chicos y grandes que los acompañaban se divirtieron de la mano de decenas de animadores, algunos de los cuales estaban disfrazados de gorilas para entretenerlos y también se metieron dentro de la falsa jaula.

Por suerte para los organizadores y los propios agasajados, el malentendido se resolvió rápido y de buena manera tras el arribo de los agentes municipales. Para acreditar que habían estado trabajando en el lugar y despejar cualquier duda, incluso le sacaron algunas fotos al peluche recostado en uno de los vagones ensamblados para el espectáculo frente a la costanera.

"Hay algo que nos alegra: ¡nos salió bien el tigre de peluche!", bromeó Cattáneo, tratando de justificar el malentendido de la denunciante, que no pudo ser ubicada y ni siquiera llamó por teléfono para disculparse.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.