Mi primera vez como espectadora de desfiles de moda

La periodista Tamara Tenenbaum asistió a varios desfiles de Designers Buenos Aires y cuenta cómo vivió su debut en un ámbito que desconocía
La periodista Tamara Tenenbaum asistió a varios desfiles de Designers Buenos Aires y cuenta cómo vivió su debut en un ámbito que desconocía Fuente: LA NACION - Crédito: Carola Birgin
Tamara Tenembaum
(0)
5 de septiembre de 2018  

Conozco las reglas de los eventos. Para mezclarse con el ambiente y no delatarse como una intrusa lo único que hay que hacer es saludar en la puerta con una sonrisa y pasar directo sin dar tu nombre a menos que algún funcionario de seguridad lo exija. Acá no parece ser distinto, pero se apodera de mí una timidez de adolescente: "hola, sí, soy Tamara, vengo al desfile... para La Nación., creo que la que me acreditó fue.". Quizás es porque, a diferencia de lo que pasa en la presentación de un libro o de un candidato político, la gente acá no solamente es de una manera sino que se ve de una forma muy específica: combinaciones inusuales de ropa, zapatos llenos de personalidad (y en casi todos los casos, altísimos), cabelleras voluminosas o geométricas pero eso sí, sin un pelo fuera de lugar. En la semana de la moda "Designers Buenos Aires" no alcanza con la actitud para pertenecer.

En el desfile de Dappiano, bajo el sol del medioodía, se ofrecía espumantes a las asistentes
En el desfile de Dappiano, bajo el sol del medioodía, se ofrecía espumantes a las asistentes Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

El primer show al que vine es el de Dappiano, en el Palacio Duhau; los looks de estampas coloridas que me rodean son de la propia marca y van perfectos con el solazo de mediodía en el jardín del hotel. Diviso a un par de actrices en la primera fila: una de ellas viste de la marca, la otra no. Hacen como que están en la suya, pero cada tanto se levantan y lucen sus figuras para los fotógrafos. Intento entender quiénes son las demás personas. Por las conversaciones que escucho, la amplia mayoría es gente del rubro: periodistas, productoras, representantes de marcas o agencias. Me cruzo con un fotógrafo que conoce el paño y me explica: "los que están vestidos más raros son estilistas", dice, "y las más chiquitas son influencers". La barra de tragos ofrece espumante: no son ni la una del mediodía, pero muchos asistentes van por la segunda o tercera copa. Se ve que las chicas tienen buenos labiales, porque ni se despintan ellas ni manchan las copas (nota mental: eso del "no makeup" es una mentira, al próximo desfile tengo que venir maquillada). Arranca el desfile y se termina en un suspiro: para cuando empiezo a tomarle el ritmo al asunto ya estamos en el aplauso final, con todas las chicas alineadas y la diseñadora saludando de la mano de su hija. Como no llegué a ver el backstage, apenas se acaba el show me meto corriendo en el ambiente que están usando de camarín: me sorprende no necesitar ningún pase especial, abro la puerta y entro, nadie me pregunta nada. Las modelos se cambian a toda velocidad: en menos de tres minutos ya hay varias en jean y zapatillas, apenas reconocibles por los peinados elaborados y el maquillaje colorido que algunas ni siquiera se sacan antes de irse. Logro hablar con dos de ellas que van un poco más despacio porque las retuvieron para unas fotos: "Hago esto desde hace 20 años, desde los 4", me dice una. "Te tiene que gustar, porque tiene sus bemoles...si no te copa, no te lo bancás. Perdón, yo soy muy sincera", se ríe. Mientras me siguen contando sobre las agencias, las esperas infinitas y los pros y contras del trabajo, se sacan hasta el corpiño: no se dan vuelta, no se tapan con los brazos.

Día 2

la presentación de JT fue una tarde de lluvia torrencial en el estadio del Club Atlanta, en Villa Crespo
la presentación de JT fue una tarde de lluvia torrencial en el estadio del Club Atlanta, en Villa Crespo Fuente: LA NACION

Al segundo desfile, JT, intento ir más lookeada pero está difícil: llueve torrencialmente y como es en el club Atlanta le temo al frío. Por suerte cuando llego con mi camperón veo que no desentono: la onda es un poco más juvenil y "alternativa" que en Dappiano. Sale mucho el uniforme de la it girl porteña: tapado o campera grandota, jeans rectos tipo ochentosos, zapatillas de correr. Hay muchos más famosos, supongo que porque es de noche: casi todos les ofrecen a los fotógrafos las mismas dos poses, una de frente y una de tres cuartos de perfil, antes de ir a saludar a sus amigos. Un grupo de chicas jovencitas viene con una productora que les saca fotos en el banner una por una: los fotógrafos no las conocen así que entiendo que, por ahora, son aspirantes a celebrities. De hecho, cuando el desfile está por empezar, la misma productora las llama a todas y les dice que se sienten, como si fuera la coordinadora de un viaje de egresados. Voy intentando entender la personalidad de las marcas: JT es menos colorida que Dappiano, más urbana, más andrógina. La concurrencia también es distinta: en el de Dappiano había mujeres de todas las edades que miraban el desfile directamente con sus ojos. En JT priman los millennials y casi todos estamos atentos, pero con el filtro del celular en el medio. Una vez que termina el desfile la fiesta sigue enfrente, en el local que JT comparte con Yeite (el barcito a cargo de Pamela Villar). Hay DJ, finger food y ya no llueve. Las periodistas de moda se saludan y se van, visiblemente agotadas en una de las semanas que más las deben complicar en el año. Algunas modelos que se quedan tomando un trago: se acaban de cambiar de ropa y están saludando a los amigos que invitaron.

Día 3

Previa del desfile de Ramírez

0:17
Video

El último desfile que veo de esta serie de presentaciones que incluye nueve firmas a lo largo de ocho días es el de Ramírez: ya reconozco algunas caras, casi me siento de la familia. Es otra vez en el Duhau pero no en el jardín sino adentro. Ahora que estoy más atenta veo "la rosca" de la primera fila: algunos lugares están reservados para la prensa, pero otros son para quien mejor los negocie (o la celebrity que decida aparecer de sorpresa). Al compás de una banda de sonido inusual que incluye un tema de la serie de Luis Miguel se suceden vestidos de noche y de fiesta, faldas, pantalones y trajes de baño de líneas elegantísimas y colores neutros. Si tuviera infinito dinero, pienso, esta es la ropa que me pondría, pero incluso si lo tuviera, ¿adónde podría ir así vestida? La respuesta la encuentro mirando a la concurrencia: al próximo desfile al que me inviten.

Mariana Dappiano termina de arreglarle la ropa a una de las modelos
Mariana Dappiano termina de arreglarle la ropa a una de las modelos Fuente: LA NACION

Quedan aún dos desfiles de Designes: Kostüme muestra su colección el viernes a las 12,30 en el Jardín de la Recoleta y Dot, by Laurencio Adot, se presenta el sábado a las 12,30 en Floralis Genérica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.