Gerardo Martínez: "No se entregan insumos por falta de precio y la construcción está paralizada"

El titular de la UOCRA, Gerardo Martínez, dice que le tiene miedo al caos social
El titular de la UOCRA, Gerardo Martínez, dice que le tiene miedo al caos social Fuente: Archivo - Crédito: Fabián Marelli
Paula Urien
(0)
5 de septiembre de 2018  • 15:17

Desde la ciudad de Mendoza, donde Gerardo Martínez, secretario General de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) desde 1990, está presente como parte del grupo que conforma el G20, el líder sindicalista se refiere al momento actual como "crítico" y de "mucha incertidumbre". También dice que los desarrolladores le comentan que "con este nivel de tasa conviene jugar a la timba financiera y no invertir en nada".

"Tenemos 400.000 trabajadores en este momento en actividad", dice Martínez, que es el presidente a nivel mundial, por decisión del Gobierno, del Labour 20 (L20) dentro del G20. Se trata del capítulo que reúne a líderes sindicales de los países del G20.

"La mitad de los trabajadores de la construcción responde a la inversión pública y la otra mitad a la privada", dice. Pero aclara que en realidad la construcción afecta a 1.800.000 personas entre proveedores, gente de logística etcétera. Lo que avizoramos es que va a haber una caída estrepitosa, por lo que significan los recortes que está anunciando el Gobierno. Los anuncios son tétricos. A esto hay que sumarle la incertidumbre financiera y la falta de entrega de insumos que se está viendo en las obras públicas y en las privadas", lamentó.

Agrega que se necesita más "diálogo social institucionalizado" como política de Estado para salir de la crisis.

La construcción sostuvo al empleo en general en 2017, ya que gran parte de los puestos laborales recuperados tras la pérdida de empleos durante los primeros meses de 2016 se dio en este sector. Fueron unos 35.000 empleos que volvieron a generarse, 12.000 puestos más por encima de la crisis de 2016.Un momento donde la expectativa en la construcción era muy positiva.

Durante los últimos 10 años se dio un estancamiento del empleo privado y, durante el gobierno anterior, una incorporación al empleo público que hizo que no subiera la tasa de desempleo. Hoy, que incrementar el empleo público no es una posibilidad, la construcción tracciona al empleo en general.

-¿Cómo está la situación en el sector de la construcción?

-El empleo en el sector está en un estado crítico, mas allá de lo que se puede dar a partir de lo que anuncian como recortes fiscales, lo que va a afectar directamente los presupuestos de obra pública e infraestructura. En este momento de incertidumbre macroeconómica hay un problema sumamente grave, y es que no están entregando insumos, por lo que las distintas empresas u obras tanto privadas como del estado se ven afectadas debido a que no tienen posibilidades de seguir trabajando. Esto es algo muy grave, porque lo que manifiestan las empresas proveedoras de la industria de la construcción es que no tienen precio, entonces no entregan materiales y se paraliza el trabajo. Están ya las empresas queriendo suspender el personal y la verdad es que es una situación muy dramática.

-¿Las suspensiones se pueden dar de un día para el otro?

-Si, por supuesto. Se puede suspender al personal porque no se tienen los elementos para el desarrollo de la obra, la logística y el insumo necesario. A esto hay que sumarle todo lo que es la fase crítica que se plantea en la cuestión económica financiera, la cuestión del crédito y del nivel de tasas que hace que esta situación sea sumamente rara, bizarra. Hay en las pymes una ruptura en la cadena de pagos. Todo esto pasa en las empresas tanto de la actividad privada como pública.

-Ya venían complicados desde 2015 y 2016 pero había mejorado la situación

-Ya veníamos de una situación bastante preocupante durante los últimos 6 meses de la gestión de la administración anterior.Había ciertas dificultades por falta de pago. Eso se sumó a una situación de incertidumbre cuando asume el nuevo gobierno, durante el transcurso de 2016, por las auditorías que se hicieron a distintas obras y contratos y la falta de pago de muchos de los certificados de obra. Después, en 2017 armamos una mesa de seguimiento para analizar en forma detallada la situación de cada una de las obras, tanto de vivienda, obra pública y de infraestructura. Se empezaron a motorizar las bases presupuestarias para estas obras y recuperamos alrededor de 40.000 puestos de trabajo que habíamos perdido en 2016.

-¿Cuáles son los anuncios del gobierno que más le preocupan?

-Los anuncios muestran que este ajuste fiscal no lleva para nada a generar políticas anticíclicas. Hoy reina la incertidumbre, no sabemos de qué se trata el ajuste, si el país va a seguir o no produciendo.

-¿También hay un freno en la inversión privada?

-Mucho más todavía. Todas las obras que estaban pensadas para empezar a funcionar y a desarrollarse en el transcurso de este año se pararon. Siguen funcionando las obras urbanas, edilicias, que ya están en el 3 o 4 piso, y están renegociando partidas de cuotas y el soporte presupuestario de esas obras.

-¿Cómo se manifiesta la incertidumbre a la que hace referencia?

-He hablado con los desarrolladores inmobiliarios del sector privado, que están muy preocupados. Dicen que con este nivel de tasa conviene jugar a la timba financiera y no invertir en nada. Se arriesga mucho y cambian las reglas de juego de un minuto a otro.

- ¿Qué opina sobre el blindaje que prometió el Gobierno, hasta ahora, para las PPP? Hay algunos de los contratistas sospechados de corrupción, por lo que se complica el financiamiento de los bancos

-Ojalá que el Gobierno tenga la destreza, la capacidad y la fortaleza para que esto no se paralice. Hasta ahora el blindaje es virtual y todos los días se anuncian cosas nuevas. Lo que se anunció antes de ayer hoy ya es otra cosa. Además está la inflación, que es el peor veneno para una actividad de inversión a largo plazo.

- ¿Tienen pensado hacer alguna protesta?

- Yo le tengo mucho miedo al caos social. En cuanto a medidas de protesta ya hay una convocatoria a un paro el 25 de septiembre. Indudablemente vamos a generar acciones de defensa de las fuentes de trabajo, en las obras que se quieran paralizar por cuestiones que no se justifiquen.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?