Dos coleccionistas convirtieron su departamento en un museo de arte privado

Promotores del talento nacional, Abel Guaglianone y Joaquín Rodríguez nos invitan a recorrer su colorido departamento de Retiro Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones
6 de septiembre de 2018  • 16:26

Veinte años atrás, cuando se conocieron, encontraron en el arte la forma perfecta para tejer su relación y hasta crecer como personas. En ese entonces, Abel Guaglianone y Joaquín Rodríguez no ambicionaban ser coleccionistas, y mucho menos imaginaban cuánto podían hacer, algún día, por difundir el talento de tantos artistas que hoy se convirtieron, en algunos casos, en amigos entrañables. Pero las obras los fueron "encontrando" y hoy, muchas de ellas cuelgan en las paredes de su departamento de Retiro devenido en una suerte de "museo" contemporáneo imperdible.

-¿Cómo se decidieron por este concepto de departamento-museo?

Abel: Se fue dando. Éramos coleccionistas pero de cosas más clásicas. Recién cuando nos mudamos acá -habíamos prometido que iba a ser un espacio minimalista-, mutamos.

-¿Cómo fue la selección de las obras?

Abel: Nunca tuvimos un hilo curatorial, compramos lo que nos iba transmitiendo algo. El grueso de las colecciones arranca así.

Joaquín: A veces el interés es decorativo, otras es particular o puede ser especulativo. Todos los motivos son válidos. Nosotros tomamos la decisión de no definirnos y seguir guiándonos por el placer, la intuición, y permitir que la obra nos encuentre. Lo que sí entendimos es que, como pasa con las personas, a veces no las comprendés de entrada.

Abel: Hace veinte años, cuando nos conocimos -hoy cumplimos ocho años de casados-, la idea era empezar por un tema del que no supiéramos nada. Fue un punto de encuentro en el que los dos arrancamos de cero.

-En ese momento, ¿de qué modo estaban vinculados al arte?

Abel: Soy anticuario desde hace cincuenta años (dirige Edipo Antiques) y coleccionaba pintura rusa del siglo XVIII y pintura romántica italiana del siglo XIX.

Joaquín: En mi caso, el gusto por el arte estaba. De chico hice miles de talleres, incluso de cerámica. Pero no como una cuestión formal, sino como un hobbie. Pero eso queda latente. Nosotros, además, siempre nos vinculamos mucho desde el arte y la literatura. Ese fue un punto de encuentro entre los dos, una forma de descubrimiento interno. El arte te ayuda a descubrirte, a repensarte.

La colección tiene unas trescientas o cuatrocientas obras. Por lo general dos veces al año hacemos una renovación y colgamos las que están guardadas
Joaquín Rodríguez

El living, de líneas clásicas, es el epicentro de las recepciones que organizan con el fin de apoyar artistas y difundir su trabajo. En la pared de atrás, a la izquierda, figura con paleta de casi todos los colores, una obra de Marina De Caro, brilla sobre el gris estratégicamente elegido para las p Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones
Moé con jarrones y mueble, el acrílico sobre tela de Fátima Pecci Carou se posa sobre el mueble francés con tapa de mármol. A su izquierda contrasta Sin título, 1979, un cuadro de técnica mixta de Oscar Bony. Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones

Todos deberíamos tener más compromiso con el arte. Y no desde lo económico. Es muy valioso ir a una muestra, conocer a los artistas...
Abel Guaglianone

Una escultura de mármol (anónima), originaria de Francia, siglo XVIII Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones
Un detalle de la obra de Bony, la última adquisición de la pareja. Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones

-¿Cuál fue la primera obra que compraron juntos?

Joaquín: Una tinta de Kandinsky. Eso dio inicio a un conjunto de obras de papeles de grandes maestros del siglo XX. Y fue sacarlo a Abel del academicismo siglo XVIII y XIX, empezar a conocer y entender el arte moderno, ver que había otras opciones fuera de la pintura académica. En cinco años reunimos unos cincuenta papeles, litografías, acuarelas, grabados. Fue una colección puente que nos trajo a lo contemporáneo.

Abel: Estos maestros del siglo XX eran como tener el domingo el diario del lunes. Entonces pensamos que queríamos acompañar el crecimiento de estos artistas. Queríamos involucrarnos, entonces empezamos con los artistas contemporáneos.

-¿Tienen idea de qué cantidad de obras tienen?

-Serán unas trescientas o cuatrocientas. Por lo general dos veces al año hacemos una renovación general y colgamos las que están guardadas.

-¿Cómo es ese proceso?

Abel: Difícil. Es como un patchwork donde las obras tienen que tener un diálogo. Nos lleva una semana, con el montajista sacamos todo y lo volvemos a poner. Hay obras que hay que subirlas por el balcón porque nos encanta la obra grande.

-¿Qué hacen con las obras guardadas?

Abel: Van a un depósito. Pero soñamos con tener un espacio físico más grande para exhibir todas las obras colgadas y que la gente pueda disfrutarlas.

-¿Con qué criterio eligieron los artistas?

Joaquín: Fueron llegando por referencias, por amigos que nos fueron guiando. Y por instinto.

-Al ser contemporáneos tienen posibilidad de conocerlos.

Abel: Hay vínculos afectivos enormes. Y te fascinás al entender la obra desde su vivencia. Con muchos compartimos vacaciones, Navidades, bautismos. También reconozco que alguna vez puede pasar que conocemos alguno y al volver a casa lo descolgamos.

-Además de coleccionar, cumplen un rol de mecenas. ¿De qué manera?

Abel: El coleccionismo no es una línea recta.Vas acumulando obra y en algún momento el camino se abre como un gran abanico. A nosotros nos interesa colaborar con instituciones públicas, privadas, proyectos privados, galerías y artistas. Tenemos menos necesidad de incorporar obra, aunque también lo hacemos, pero sobre todo buscamos colaborar.

Abel es fanático de la vajilla. Esta vez vistió la mesa circular con un juego de platos de Limoges que acaban de regalarle unos amigos. Acompañó con platos de pan franceses del siglo XVIII, copas de Baccarat y cubiertos de plata francesa. Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones
Un gran salón se antepone al living. En la pared de la izquierda conviven con gracia obras de Chiachio y Giannone (Familia coyita, bordado a mano con hilos de algodón), Jorge Macchi (Sargento, acuarela sobre papel), Gustav Klimt (bocetos) y Nushi Muntaabski (Mi niño ciervo, mosaico veneciano). Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones

En cinco años reunimos unos cincuenta papeles, litografías, acuarelas, grabados. Fue una colección puente que nos trajo a lo contemporáneo
Joaquín Rodríguez

En la cocina la vajilla más exquisita se da la mano con piezas compradas en remates y una acuarela de Ana Clara Soler. Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones

La entrada en el Mamba nos permitió trabajar y desarrollar el compromiso y la participación, que tanto nos interesan
Abel Guaglianone

El pasillo que lleva a las habitaciones es lúdico y creativo: hay trabajos de Leonardo Damonte (tabla de planchar y tubos fluorescentes), Flavia Da Rin (Fine art inkjet print), Hugo de Marziani (óleo sobre cartón), La sin futuro (neón soplado), Nicanor Aráoz (resina y neón). Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones
En el cuarto de la televisión, Nicanor Aráoz firma el imponente cuadro en lapicera sobre papel y neón colgado encima del sillón. Sobre el escritorio, una obra de Carlos Huffmann en grafito, acrílico y acuarela sobre papel. Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones

-¿De qué manera se involucran?

Joaquín: Primero fue Yungas, un programa dirigido por Raúl Flores, con clínicas en todo el país. Durante dos años financiamos el proyecto. Y después con ArteBA, empezamos armando comidas para recibir al programa VIP y nos dimos cuenta de que queríamos colaborar en el desarrollo de la escena.

-El Museo de Arte Moderno de Buenos Aires tiene un lugar especial en sus corazones.

Joaquín: Hasta hace muy poco fui su vicedirector, una experiencia increíble. Ahora estoy haciendo la licenciatura en Curaduría y Gestión de Arte y estoy en pleno proceso de tesis e investigación. Y repensando proyectos vinculados al tema.

Abel: Yo formo parte de la comisión directiva de la Asociación de Amigos. La entrada en el museo de ambos nos permitió trabajar y desarrollar el compromiso y la participación, que tanto nos interesan. La Asociación apoya al museo en la recaudación de fondos para distintas actividades. El año pasado hubo una gran renovación hecha por Larisa Andreani, que es la presidenta de Amigos. Somos un grupo en el que todos estamos muy comprometidos. Hacemos distintas actividades, como la gala anual, donde se involucra el mundo del arte y los invitados principales son los artistas.

Joaquín: La difusión de las artes visuales en Argentina implica mucho esfuerzo. Hay poco apoyo de parte del gobierno, poco aporte público, por eso las iniciativas privadas son siempre bienvenidas.

Abel: El fin de semana pasado fuimos por tercer año consecutivo al Mercado de Arte Contemporáneo, en Córdoba, del que participan casi todas las galerías del interior del país. Entusiasmamos a otros amigos coleccionistas y armamos un grupo, compramos obra y llevamos el premio que damos en el Barrio Joven de ArteBA.

-Eso lo organizan ustedes, ¿no?

Joaquín: Si, el premio cumplió once años. Fue ideado por Juan Cambiaso y él nos pasó la posta en 2014. Buscamos los fondos, elegimos los jurados, coordinamos las visitas, los anuncios y la difusión de los artistas. Es mucho trabajo pero muy gratificante.

-¿Qué les aconsejarían a quienes quieren empezar a coleccionar?

Joaquín: Mirar mucho, no tener miedo a preguntar, ser fiel a uno mismo. No hay una sola manera de coleccionar ni un manual de artistas a quien hay que comprarles.

Abel: Y no hace falta tener una gran acumulación de obras para ser coleccionistas.

Joaquín: Tampoco hace falta ser coleccionista. Hace falta comprar obra. A nosotros nos ha transformado la vida de verdad. A mí el arte me hizo dar un vuelco muy grande y conectarme con otras cosas. Creo profundamente en su poder transformador y desde un lugar muy concreto. Te hace ver la realidad desde otro ángulo.

Abel: Sería bárbaro que todos tengamos un poco más de compromiso con el mundo del arte. Y no me refiero a lo económico. Compromiso es ir a los museos, a las galerías. El momento del país es difícil y a todos nos cuesta mucho todo. Por eso es muy valioso ir a una muestra, conocer a los artistas, les da un sentido a su trabajo.

Joaquín: María Victoria Alcaraz dice que cuando uno tiene contacto con el arte no vuelve a ser el mismo. Para nosotros es una fuente de felicidad tan grande que pretendemos que para todos sea así.

En pocos metros, un verdadero catálogo contemporáneo. A la izquierda dominan Flavia Da Rin (Fine art inkjet print) y Cristina Garrido (acrílico sobre impresión laser); en el techo, La sin futuro (neón soplado) y a la izquierda, Constanza Alberione (acrílico sobre MDF). Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones
Frente a la cama, José Luis Landet es el autor de AntimonumentoIII, instalación con bastidores de madera, y a la izquierda, Juan Tessi y Elena Loson se adueñan de la pared Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones
El cuarto principal. En la cabecera se eleva Cordones plateados, óleo sobre tela de Juan Becu. A la izquierda, acompañan un óleo sobre tela de Fabián Burgos y un mosaico textil de Chiachio y Giannone. A la derecha, sobre el velador, Te conozco mascarita, un C-print de Miguel Rothchild. Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones

Creo profundamente en el poder transformador del arte y desde un lugar muy concreto. Te hace ver la realidad desde otro ángulo
Joaquín Rodríguez

El escritorio es, para ambos, el lugar favorito de la casa. Allí pasan horas leyendo y trabajando, custodiados por la escultura de José Luis y José Carlos Martinat (Sin título, Animal 1). En la vitrina guardan ¿De qué pop me estás hablando?, una instalación en cerámica de Pablo Insurralde. Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones
La carbonilla sobre papel de Ana Gallardo (derecha) y un acrílico sobre cartón de Mariela Scafati (izquierda) dan la bienvenida al departamento. Fuente: HOLA Crédito: Tadeo Jones

TEMAS EN ESTA NOTA