Crece el interés argentino en el mercado de India, el otro gigante asiático

La demanda de alimentos, insumos y servicios locales es creciente y aviva la expectativa de que se conforme una relación estratégica con notable impacto en la economía nacional; los exportadores aspiran a concretar operaciones en mejores condiciones, en términos de rentabilidad
Nieves Guerrero Lozano
(0)
6 de septiembre de 2018  

La zona Asia-Pacífico presenta el mayor crecimiento demográfico. India tiene hoy 1.334 millones de habitantes y se calcula que representará el 19% de la población global en 2050
La zona Asia-Pacífico presenta el mayor crecimiento demográfico. India tiene hoy 1.334 millones de habitantes y se calcula que representará el 19% de la población global en 2050 Crédito: Shutterstock

El saldo comercial con la India es positivo. "Los últimos datos oficiales indican que entre enero y julio de 2018 se exportó por US$1037 millones y se importó por US$523 millones. El superávit es del 50 por ciento de lo exportado, aun con la brusca caída de las exportaciones del complejo oleaginoso", señaló Juan Miguel Massot, coordinador del Comité de Asuntos Asiáticos del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), consultado por LA NACION.

Massot observó que esos índices distinguen a la India "de los saldos con países como los de la Unión Europea, Estados Unidos, China y Brasil, con quienes tenemos déficits muy significativos. Tanto la India como los países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), Chile y otros compensan parte de los déficits que tenemos con esos otros socios comerciales".

La relación de la Argentina con la India fue considerada "estratégica" por el directivo, quien aclaró que, si bien "deberá construirse pacientemente en el tiempo, puede tener para el país una trascendencia como pocas. Me animo a decir que quizá pueda ser la más importante para los próximos treinta años", aventuró quien, además de su función en el CARI, es director de Investigación en Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad del Salvador (USAL).

Para profundizar esa relación a futuro, Massot estimó que es muy importante "la calidad de las políticas y equipos destinados a ella", por lo cual opinó que "no debería dilatarse la apertura de una agregaduría agrícola en Nueva Delhi (capital de la India) y designar más funcionarios calificados a esa potencia mundial, que es un mercado y un país aliado crucial para nuestro país y nuestra región. Brasil nos lleva largamente la delantera, algo que no debemos dejar de observar", advirtió.

Estrategia integral

Entre 2013 y 2017, la India se ha mantenido en el tercer lugar de las exportaciones argentinas con destino al continente asiático (detrás de China y Vietnam). El año pasado, de un total de US$13.110 millones, China lideró la marca, que fue de US$4319 millones, seguida por Vietnam, con US$2272 millones, y por la India, con US$2081 millones, cifras que consignó la Agencia de Inversiones y Comercio Internacional (Aaici).

Con el foco puesto en el bloque Asia-Pacífico, desde la Aaici impulsan "una estrategia integral que incluye todas las instancias de exportación, como asesoramiento, capacitación y facilitación de trámites, para promover la inserción de empresas argentinas en toda esa región", detalló Alejandro Wagner, director de Comercio Internacional de ese organismo.

Acerca de los programas que aplican, Wagner se refirió a la red de proveedores de Alibaba, a través de la cual "se lanzó recientemente un programa que bonifica hasta el 60 por ciento de la membresía Global Gold Supplier, que mejora radicalmente las posibilidades de hacer negocios a través de esa plataforma y potencia la exposición de los productos ante más de 260 millones de consumidores" para exportar a 190 mercados, entre los cuales figura la India.

También mencionó dos programas: el de los hubs logísticos, que ofrecen "asistencia técnica y financiamiento para que las empresas establezcan depósitos propios de su mercadería en países asiáticos", y el de "gerenciamiento exportador asociativo, que busca potenciar la capacidad exportadora de las pymes argentinas mediante el agrupamiento de empresas coordinadas por un especialista", apuntando a mercados asiáticos, entre otros.

Potencial auspicioso

La Argentina es el primer exportador mundial de aceite de soja e India es su principal cliente en el exterior. El año pasado compró cerca de 2,7 millones de toneladas, el 47% sobre un total de 5,8 millones. La Bolsa de Comercio de Rosario proyecta que podría superar los 4 millones en el 2025
La Argentina es el primer exportador mundial de aceite de soja e India es su principal cliente en el exterior. El año pasado compró cerca de 2,7 millones de toneladas, el 47% sobre un total de 5,8 millones. La Bolsa de Comercio de Rosario proyecta que podría superar los 4 millones en el 2025 Crédito: Shutterstock

El potencial de las relaciones comerciales con la India "como comprador de ciertos alimentos, insumos y servicios es sumamente auspicioso a mediano y largo plazo. Esto se sostiene entre tres datos: el de su población, que es de 1334 millones de habitantes, con una tasa de crecimiento demográfico positiva por muchos años; el de contar con uno de los PBI y tasas de crecimiento económico más elevados del planeta, y en que aún es una economía relativamente cerrada y con pocos acuerdos comerciales con terceros países, lo cual abre grandes posibilidades, aunque sea en sectores o productos puntuales", describió Massot.

Ante este panorama prometedor, sostuvo que el gobierno argentino "ha tomado muy en serio la expansión de la India" para su comercio exterior y que "ha logrado una apertura o consolidación para varios mercados". No obstante, subrayó que "siguen sin ser suficientemente rentables para quienes exportan, por los aranceles y otras barreras y costos que enfrenta el exportador local".

En cuanto a los principales productos que exporta la Argentina a la India actualmente, el experto puntualizó que "según el año, entre el 80 y el 90 por ciento son aceite crudo de soja y alrededor del 70 por ciento de las importaciones indias de ese producto provienen de nuestro país".

Les siguen otros productos, "como algunas leguminosas, cueros, algodón, etcétera, aún con magnitudes que no son relevantes". "También hay que mencionar la venta de un reactor nuclear por parte de Investigación Aplicada (Invap) y otras exportaciones puntuales, pero altamente significativas para algunas empresas locales", remarcó Massot.

Balanza a favor

Con una balanza comercial que favorece a la Argentina, las partidas más exportadas a la India en 2017 sumaron US$1960 millones y representaron el 94 por ciento del total, con los siguientes porcentajes: aceite de soja (91%); de girasol (2%); cueros y pieles de bovino (2%); cebada cervecera (0,54%); maíz (0,45%), y un resto del 4%. Las partidas de importaciones en el mismo año sumaron US$150 millones y representaron el 18 por ciento del total, con motocicletas, vehículos para transporte, gasoil, y ácido tereftálico y sus sales.

En estos datos que releva la Aaici, se indica que las legumbres, especialidades y maní, de los que hoy se exporta a la India solo un 1 por ciento, "representan el máximo potencial a reforzar, junto con otros productos industrializados o gourmet, vinos, golosinas, snacks, frutas y lácteos".

En el mismo informe se registra que en 2017 fueron 289 las empresas argentinas que exportaron a la India. Entre ellas, las diez firmas "top 10, que representaron el 85 por ciento de los envíos", fueron Vicentin; Oleaginosa Moreno; Cargill; Aceitera General Deheza; Molinos Agro; Bunge Argentina; LDC Argentina; YPF; Cofco Argentina, y Nidera.

En la agenda Argentina-India 2018, la Aaici consigna que existen 24 empresas del país asiático que realizan aquí actividades relacionadas con tecnología y telecomunicaciones (10); automóviles (5); agronegocios (5); químicos, cosméticos y farmacéuticos (4), con nuevas inversiones anunciadas para el período 2016-2018 por US$11.800 millones. En el caso de Hero Motor Corp son US$10 millones (para una planta ensambladora de motos) y en el de Zoho son US$1800 millones (para la expansión de sus servicios de informática).

En este punto, Massot sostuvo que "el país indio también se ha mostrado interesado en explotar la minería de nuestro país, otro sector netamente federal que permitirá el avance de todas las provincias de la Argentina".

Acuerdos y compromisos

Crédito: Shutterstock

Con el propósito de aumentar las exportaciones a la India, el año pasado el gobierno nacional organizó un viaje de empresarios a las ciudades de Nueva Delhi y Bombái, quienes detectaron diversos nichos de negocios relacionados con legumbres, vinos, aceites vegetales y maquinarias e insumos agrícolas, entre otros productos y, a la vez, se impulsó la creación de la Cámara de Comercio Indo-Argentina en la India, entre otras iniciativas sobre las cuales continúan las gestiones, según trascendió en el ámbito local.

Por otro lado, a principios de este año, un centenar de empresarios de la India visitaron la Argentina para sondear oportunidades de inversión, especialmente en los rubros de autopartes, autos, tecnología, infraestructura, textiles y agricultura, con la "idea de desarrollar emprendimientos conjuntos en este país", precisó en esa ocasión el director del Consejo de Promoción Comercial de la India (TPC), Sandip Das.

Massot anticipó que "actualmente se trabaja en una ampliación del acuerdo" comercial preferencial entre la India y el Mercado Común del Sur (Mercosur), vigente desde 2009, que incluye ventajas arancelarias otorgadas para 900 productos agropecuarios, petroquímicos, herramientas y minerales, informática y bienes de capital.

"Por el momento -amplió el directivo- se está trabajando hacia dentro del Mercosur para consolidar una oferta a la India y así proseguir las negociaciones. Sin embargo, no debería esperarse un TLC de amplio alcance, como algunos países han firmado entre sí, no solo por el Mercosur, sino también por el enfoque estratégico que tiene la India sobre este tipo de acuerdos".

Por lo pronto, hoy la República de la India despliega un plan de acción regional para aumentar el comercio con las provincias argentinas. "En ese plan se han firmado una serie de acuerdos provinciales que representan una expresión de interés (no compromisos concretos) sobre variados productos para ser exportados", destacaron desde la Aaici.

Entre los productos que han atraído a los eventuales importadores indios, se encuentra el maíz, cítricos, miel y medicamentos de Entre Ríos; silo bolsas y aceite de oliva de San Luis; madera y arroz de Corrientes, y vinos, aceite de oliva, carnes y semillas de sésamo, minería, legumbres, caña de azúcar y tabaco, de la región del noroeste argentino (NOA).

Capacitan a emprendedores sociales en proyectos sustentables

Jessica Oyarbide es una de las fundadoras de un proyecto innovador, conocido como Ekho, que gestiona la conexión entre los ecosistemas de negocios sociales y de comercio justo de América Latina y los ecosistemas más desarrollados del mundo. Esto se concreta a través de viajes de inmersión académico/profesional al ecosistema de negocios inclusivos y comercio justo, como es el de la India, además de brindar consultoría en la investigación y creación de soluciones de impacto, basadas en iniciativas exitosas internacionalmente.

"Las salidas programadas a ecosistemas más desarrollados que el nuestro se realizan con el objetivo de traer ideas, alianzas, réplicas de iniciativas y proyectos que intentamos desarrollar aquí de manera comunitaria y en red", comentó Oyarbide, especialista en publicidad y planeamiento estratégico, en diálogo con LA NACION.

El año pasado concretaron un viaje en el cual replicaron la iniciativa Barefoot College (Universidad para Descalzos de la India), "mediante la cual cuatro mujeres de pueblos originarios de la provincia de Jujuy están capacitándose en el país asiático para convertirse en ingenieras solares y traer luz a sus comunidades, becadas por el gobierno de la India", comentó.

El Barefoot College fue creado por el activista social y educador indio Bunker Roy en 1972, convencido de que las soluciones a los problemas de los más humildes que habitan en zonas rurales emergen de la propia comunidad y de su patrimonio tradicional, sostenidos en las nuevas tecnologías que requieren únicamente de cierta adaptación.

"La India posee uno de los ecosistemas de empresas sociales y comercio justo más grandes y desarrollados del mundo. De él forman parte una multiplicidad de actores y es el lugar ideal para aprender cómo funciona cada uno de los sectores y de qué manera se interrelacionan", describió la representante de Ekhos.

Oyarbide destacó que "el proyecto de Barefoot College fue posible gracias a que el gobierno de la India beca a las participantes, mediante el programa ITEC (Indian Technical & Economic Cooperation) que cubre los aéreos, alojamiento, comidas y capacitación. Durante el viaje visitamos universidades que brindan especializaciones en negocios sociales, fondos de inversión de impacto, bancos que trabajan por el desarrollo sostenible, incubadoras de negocios, empresas sociales en el campo, organizaciones de microfinanzas, del tercer sector, y visitas turísticas y de inmersión cultural".

"En noviembre de este año realizaremos un segundo viaje de inmersión a la India, con un contingente de profesionales argentinos que volverán con nuevas iniciativas para desarrollar en el país", anticipó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.