Andrés Chapu Nocioni: "Cuando leí mi libro por primera vez, me detuve un segundo y me pensé "wow, este viaje fue increíble"

Andrés Nocioni presentó su biografía
Andrés Nocioni presentó su biografía Crédito: @palaciosGH
Diego Morini
(0)
5 de septiembre de 2018  • 22:56

"Hablé con Manu y le dije que tenía que decidirse con el tema de su futuro y que no se le ocurriese retirarse el mismo día que íbamos a presentar mi biografía. No se lo pedí, medio que lo amenacé". Así es siempre Andrés Nocioni , natural y casi sin filtro. Se ríe a las carcajadas, se acomoda el saco, trata de que la camisa blanca esté perfectamente planchada y pide un vaso de agua. La presentación de su biografía "El Chapu, memorias de un guerrero", escrito por Fabián García, lo tiene inquieto, pero feliz por haber cumplido con sus obligaciones.

Está tranquilo antes de la presentación formal de su biografía, aunque confiesa que se puso un poco tenso cuando visitó el programa de Marcelo Tinelli y también cuando fue invitado a PH, el programa de Andy Kusnetzoff. Pero habla con soltura, gesticula y está pendiente de la hora porque no quiere retrasos. Antes de los flashes y las cámaras se tomó un rato para charlar con LA NACION y valorar lo conseguido en su carrera, el paso por los Bulls , el universo NBA , su mirada de la Liga Nacional y su arraigo con la Generación Dorada . Simplemente Chapu.

-La realización del libro te removió emociones, ¿esos recuerdos en algún punto no dejan que te retires?

-En realidad nunca vamos a estar retirados. Si bien vamos a ser ex jugadores, seguiremos vinculados al deporte. Es muy difícil desligarse completamente de una carrera, sea o no exitosa. Uno se encuentra con miles de ex jugadores que sienten al deportista dentro. Entonces, con todo esto del libro, fue un poco revivir lo que pasamos con la Generación Dorada.

-Los recuerdos al contar tu historia, ¿te llevaron nuevamente a los días de selección o de tu paso en la NBA?

-La verdad es que primero no sabía bien en lo que me metía y no estaba completamente convencido, pero después con el paso de tiempo me gustó. Fui conociendo muchas cosas de mi familia, de cuando yo era chico, porque no registraba todo. Por ejemplo, supe cómo comenzaron su relación mis papás, cómo vivieron, sus trabajos, cómo nací, había momentos que desconocía. Y poder pararme desde afuera para ver las cosas tiene otro sentido. Fue extraño cuando leí mi libro por primera vez, me detuve un segundo y me pensé "¡Wow, este viaje fue increíble!". Porque Manu puede tener más historia, Luis [ Scola ] también, pero repaso lo que me tocó vivir y quiero volver a hacer mi carrera, no quiero que nada sea diferente.

-Y en ese viaje, ¿podés tomar real dimensión de lo que lograron con la Generación Dorada?

-La verdad que es importante. Me parece que sacudimos la mesa de FIBA con ese equipo. Hicimos cosas que nunca habíamos soñado. Entiendo que fue algo sorprendente lo que logramos. Lo interesante de la realización de la biografía es que demuestra que no todas fueron rosas, que no todo fue perfecto. Ahora me ven con una carrera finalizada y parece que todo resultó impecable y la gente puede creer que nunca hice nada mal y la realidad es que fue un proceso muy largo. Tenía un temperamento demasiado intenso que con el tiempo supe encaminar. Porque esa característica, si no aprendía a manejarla podría haber sido perjudicial para una parte de mi carrera. Y finalmente resultó todo a mi favor.

-Sacudieron la FIBA, pero jugadores como vos o Manu Ginóbili patearon la puerta de la NBA.

-Es cierto. Hay cosas que me parecen increíbles cuando las repaso. Pero hace un par de días tomé dimensión de lo que pasó con nosotros y eso fue cuando escuché que este año por primera vez creo que después de 18 temporadas no van a haber argentinos en la NBA. Es loco ¿no? Ahora tenemos que ver quién es el próximo. Ojalá que esto dure poco, que llegue alguno en el corto plazo. Pero no es fácil, hay que poder adaptarse a la NBA. No muchos lo pueden hacer. Grandes figuras de Europa no lo lograron.

-¿La NBA va a quedar lejos desde ahora?

-No lo creo, porque la NBA está globalizada. Cuando nosotros ingresamos a la competencia era todo más cerrado, pero ahora es diferente, hay otra mirada. Entonces, cuando salga un talento interesante en la Argentina, seguramente le darán la oportunidad. Le abrieron la puerta a Brussino [Nicolás], a Garino [Patricio], a Laprovittola [Nicolás]. Me parece que Luca Vildoza puede tener alguna chance dentro de poco, Facundo Campazzo puede ser un jugador que les interese. Antes había que ser el mejor de Europa para llegar a la NBA y hoy ellos entienden que muchos otros jugadores se pueden adaptar a la competencia.

-Que en tu historia figure que jugaste en Chicago Bulls, la casa de Michael Jordan.

-Por lo menos tengo una foto igual a la de Jordan con la camiseta de Chicago. Haber tenido puesta esa ropa durante 5 años es algo que lo pienso y se me pone la piel de gallina. Estaba fuera de mi alcance de pensamiento algo así. Y además haber usado una camiseta exactamente igual a la que tenía Jordan... Es impactante.

-Si alguien cuando eras pibe, en el club Ceci de Gálvez, te decía que ibas a jugar en los Bulls, ¿le decías que estaba loco?

-Ojo porque era medio loquito de chico, así que por ahí te decía que lo iba a hacer. Era medio soñador, porque fantaseaba que jugaba con Pippen. Ahora, un poco más serio, creo que se dio una tormenta perfecta para que eso sucediera.

-Cuando en el mismo cuadro de una foto están vos y Manu en la selección y en la NBA, ¿qué te pasa con eso?

-Son muchas sensaciones. Es ver desde afuera lo grande que es lo que hicimos nosotros. Pero lo saludable es que ahora deseamos que también lo consigan otros chicos en la Argentina. Porque todos nacimos en clubes chicos y del interior del país. Y el recorrido de esas experiencias son las que gratifican.

Andrés Nocioni y su última gran vivencia con la selección: Río 2016
Andrés Nocioni y su última gran vivencia con la selección: Río 2016

-Dijiste que te gustaría colaborar en la formación de nuevos talentos y hace unos días Manu mencionó algo parecido. ¿Por qué los seduce esa tarea?

-La verdad que está bueno ayudar a los que están creciendo. Me gusta poder ser una especie de mentor, enseñar cosas que a nosotros nos llegaron a base de golpes. Pero si tenés a alguien que pueda tener una palabra justa, es saludable. Me gustaría prepararme para ese momento. Sé que estoy un poco vago por ahora, porque estoy viviendo cosas que antes no podía. Pero ya me acomodaré y buscaré parte de esa función.

-¿Qué te pasa hoy con el retiro de Manu?

-Pienso en que tuve el privilegio de jugar con uno de los mejores de la historia, no solo en el deporte argentino, sino a nivel mundial. Y tuve la suerte de compartir cosas por fuera de la cancha. Tengo el honor de seguir siendo amigo de él y es una persona que me da orgullo. Nuestra relación fue mejorando y en Río de Janeiro llegamos al punto más alto de nuestra relación. Es que la pasamos muy bien. Y un poco sentíamos que estábamos de vacaciones en Río, lo disfrutamos mucho y nos sacamos toda la presión del éxito.

-Tu mirada sobre cómo se está programando la Liga Nacional fue contundente.

-Yo doy mi opinión deportiva. Sé que algunos me criticaron bastante por lo que manifesté y hasta algunos me dijeron por qué no me quejaba de la NBA. Pero si el criterio es comparar la Liga con la NBA...la verdad que es prácticamente imposible hacerlo. Hay que poner sobre la mesa los problemas de nuestra competencia y expresé con sinceridad que me costaba mucho seguirla. Porque no está claro cuándo juegan, hay demasiados partidos y por la elección del calendario se lo castiga mucho al jugador. Pero también es un problema para la gente que sigue al básquet, porque si nosotros queremos saber cuándo se juega la Liga hay que andar buscando dónde poder ver un partido. Es importante identificar la Liga Nacional con un día en particular. Los únicos que pueden jugar todos los días son los muchachos de la NBA, porque esa competencia tiene otra magia, es otro espectáculo y una economía que ni Europa ni nadie posee.

-La historia de un guerrero...

-La historia de Andrés Nocioni y punto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.