Clarens entregó una lista de las obras donde se pagaron sobornos

El financista reconoció que recaudaba plata para Kirchner de las compañías constructoras y se quedaba con una parte por el "costo de generar dinero en negro"; dio nombres de empresarios Fuente: Archivo
6 de septiembre de 2018  

Después de idas y venidas, de amagar con contar y después apelar a la falta de memoria, el financista Ernesto Clarens se sentó frente al fiscal Carlos Stornelli dispuesto a ganar la libertad durante el proceso a cambio de un testimonio contundente. Llegó y relató cómo era el sistema de coimas. Pero, además, le sumó a la causa de los cuadernos algo de tecnología: dejó un pendrive con un listado de 120 obras que tenían incluido un sobreprecio, que él recaudaba.

Clarens inició su testimonio con la historia de cómo llegó al sur. Dijo que fue asesor financiero de otra constructora, Gotti, y que ese trabajo lo llevó a Río Gallegos. Contó que en ese momento, con Néstor Kirchner como gobernador, la empresa tenía varios problemas para cobrar sus contratos con la provincia. Habló, entonces, de su arte con los números para cambiar el rojo por azul en los números de la compañía.

Los cuadernos de las coimas: cómo empezó, cuál es la trama y quiénes están involucrados

02:16

Pero sin dudas la parte más importante de la declaración fue cuando relató cómo era su rol central dentro de la estructura del sistema de retornos que se montó en torno a la obra pública.

Entonces entregó el archivo. Según sus dichos, en esa planilla que se adjuntó a la causa, está el detalle de 120 obras. Confirmó que alrededor de 95 tenían que pagar retornos y el resto eran limpias y transparentes. Él era el encargado de juntar esa plata, que empezaba con una obra pública "ganada" por una constructora. A diferencia de Roberto Baratta , que retiraba la plata personalmente, sobre todo, de empresas energéticas, Clarens tenía que descontar los certificados de obra que se pagaban a medida que el proyecto tenía algún grado de avance.

El procedimiento era simple. Las compañías cobraban su certificado de obra y, luego, todos caminaban a las oficinas del financista. Inmediatamente, el dueño de Invernes aplicaba una quita del 20%. El 10% era retorno, el monto que entregaba después a los emisarios de Néstor Kirchner; el porcentaje restante se computaba al pago por el costo de generar dinero en negro.

Los cuadernos de las coimas. ¿Cómo es "La ley del arrepentido"?

04:35

Luego nombró algunas compañías y dio nombres de los empresarios, que en general llegaban en persona o por intermedio de algún ejecutivo de confianza que se encargaba de la tarea. Pero, sin dudas, la materia prima para seguir con la investigación estaba en el archivo digital.

El dinero que recolectaba en concepto de retornos era entregado a Daniel Muñoz, el secretario privado de Néstor Kirchner, fallecido en 2016. Hubo alguna mención de los diálogos que tuvo con el hombre que recolectaba los bolsos en el departamento de la calle Juncal, adonde Clarens reconoció que llevaba bolsos. Relató que ambos habían comentado lo complicado que era trabajar con el expresidente y las particularidades que tenía el trato con Cristina Kirchner .

Columna Hugo Alconada Mon

13:04

Sobre la distribución de tareas que había dentro del esquema recaudador, el financista dijo que por su oficina peregrinaban los empresarios del mundo vial. Justamente esos fueron descriptos por el dueño de Esuco, Carlos Wagner, en su declaración, con la cual se ganó la libertad. Entonces, el presidente de la Cámara de la Construcción durante el kirchnerismo contó que aquellos miembros del club de la obra pública se reunían en Venezuela 136, donde funcionaba la cámara de empresas viales, la "camarita", como se la conocía en el mundillo del asfalto. En ese lugar se repartían los proyectos y las licitaciones.

Esos empresarios llegaban después de la adjudicación a las oficinas de Clarens. Era, claramente, otra vertical de recaudación que no se tocaba con la que tenía a su cargo Baratta en el Toyota del chofer Oscar Centeno .

El financista dijo que, en realidad, su proceder era legal. Consistía en cambiar cheques o certificados de obra. Y pese a la poca memoria que había exhibido hace unas semanas, recordó detalles interesantes de aquellos años de dólares frescos y cepo cambiario.

Clarens reveló también que alguna vez Daniel Muñoz le pidió cambiar la moneda de entrega y pasar de dólares a billetes de 500 euros y contó, además, que no existían cuentas en el exterior, ya que los beneficiarios finales de aquella recaudación preferían el efectivo.

El viernes, el fiscal Stornelli había pedido retirar del expediente la primera acta firmada con Clarens como arrepentido y, además, solicitó su detención. Luego, el financista extendió su declaración y aportó nuevos datos.

El juez Claudio Bonadio citó a Clarens para hoy y debe definir si lo acepta como arrepentido.

Echegaray, a juicio oral

Ricardo Echegaray, quien fue titular de la AFIP durante la gestión kirchnerista, deberá enfrentar el 21 de febrero próximo su primer juicio oral y público. Es por una causa en la que se investiga la violación del secreto fiscal, a raíz de una denuncia que perjudicó al entonces diputado nacional y luego ministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay. Estará a cargo del TOF Nº 4.