ViveRo: así vivieron el homenaje los fans a pasos del Obelisco

Entre el público había chicos, jóvenes y adultos; todos fanáticos de los programas de Cris Morena Crédito: Gerardo Viercovich
6 de septiembre de 2018  • 02:55

Ocho de la noche y ya están casi todos ubicados en Diagonal Norte y Cerrito frente a la pantalla grande que a las nueve transmitirá ViveRo, el homenaje musical a Romina Yan realizado en el Gran Rex. Hay varones y mujeres de todas las generaciones, todos igual de ansiosos. Todos atravesados por la nostalgia y muchos sentimientos encontrados, esperan que esta gran noche comience.

Virginia (26) sentada junto a su mamá, Sonia (52), se emociona y se alegra al pensar lo que Romina Yan y todas las novelas de Cris Morena representan para ella: "Estar acá es volver a recordar mi infancia entera". La mamá recuerda que "la traía rápido de la escuela y le hacía la merienda para que pudiera ver la novela de Cris".

A las nueve en punto la gente empieza a aplaudir para que el show arranque. Dos minutos después, en la pantalla se lee "ViveRo" y todos gritan al unísono. Grito que no se calma cuando los fanáticos ven a Benjamín Rojas en el escenario.

Entre amigos, compartieron un momento especial que los hizo viajar a su niñez Crédito: Gerardo Viercovich

Con la primera canción, "Romina", muchos ya empiezan a lagrimear. Incluso los más chicos. Un grupo de adolescentes de catorce con la cara llena de glitter expresan su fanatismo infinito hacía todos los programas de Cris Morena . "Cuando las novelas estaban al aire yo era muy chica, pero las vi de más grande y las amé", cuenta Giuliana. Macarena le hace la segunda: "La única novela que pude ver con Romina Yan fue Casi Ángeles y se notaba que ella era muy buena". Giuliana considera que "a pesar de toda la imaginación que tenían las novelas, te marcaban para la vida cotidiana". Todas sus amigas coinciden.

La velada avanza con bailes, risas, aplausos y llantos. Todos, desde los más chicos, incluso algún bebé en un cochecito, hasta los más grandes, hacen la coreo de "Pimpollo", que en el escenario es interpretada por Jorgelina Aruzzi . Los más grandes se ponen nostálgicos. Laura y Andrea, las dos de 33 años, vinieron juntas a conectarse con su niña interior: "Hoy escuchando los temas de Chiquititas te das cuenta que tiene mensajes para gente de nuestra edad, de esperanza, de ilusión, de sueños", indican.

Luego de que Damián De Santo leyera una carta que iba a emocionar hasta a las madres de las fanáticas que vinieron, aparecen Peter Lanzani y la China Suárez en escena y estallan los gritos nuevamente.

"Yo estoy acá porque no pude conseguir la entrada y estoy con mucha impotencia, pero estoy acá porque amo a Cris Morena", dice Fernando, de 20 años, quien junto a Nicolás se sienten parte de "la generación Cris Morena".

"Todo, todo, todo es tuyo si querés", se escucha, ya no se sabe si de la pantalla o del público. Cantan todos. El grupo de Giuliana y Macarena lo hacen abrazadas, y siguen abrazadas cuando se produce el momento más emotivo de la noche. La canción "Hay un cuento", de Floricienta termina con la aparición de Agustina Cherri a quien también el público le dedica un grito de emoción. Es ella quien, además, lee una carta para Romina y con eso termina de quebrar a los pocos que todavía no habían llorado. Sofía Reca canta "Semillas", tema dedicado a los hijos de Romina, Franco, Valentín y Azul, que aparecen en el escenario, como para que la emoción no termine.

La espera fue matizada con charlas y cánticos; la emoción ya parecía imparable desde antes que comenzara el show Crédito: Gerardo Viercovich

Las lágrimas cesan, solo un poco, cuando aparece Facundo Arana y canta junto a la voz grabada de Romina, y a las cientos de personas que miran la pantalla, "Estoy loco". Le sigue "Corazón con agujeritos", interpretada por Luciano Pereyra y Azul, la hija menor de Romina, y nadie deja de cantar.

El mashup de Jugate Conmigo realizado por Benjamín Amadeo enciende a los más grandes pero también a un grupito de adolescentes que se saben todas las letras. "Estamos acá para acompañar a Cris en esto que hace que es hermoso", dice Flor, de 16, que vino acompañada de una amiga italiana, Ariadna, de 19, que también fanática de las novelas de Cris. "Estoy de vacaciones y aproveché para venir a ver esto, porque en Italia pasaban Floricienta, Casi Ángeles, Rebelde Way y a mi me encantaban", cuenta.

Agustina Cherri, los hijos de Romina y las palabras finales de Cris Morena fueron algunos de los momentos más festejados Crédito: Gerardo Viercovich

La noche va llegando a su fin, no sin antes ver bailar a Luisana Lopilato al ritmo de "Chufa Chá"", y llorar un par de veces más con algunos de los mensajes que dejan los compañeros y amigos de Romina, como el de Agustín Sierra o Emilia Attias, que generan ovación del público. Lali Esposito, una de las figuras más aclamadas, aparece grabada para acompañar a Abel Pintos en el tema "Brilla", uno de los tantos que emocionan a la gente.

Emocionados, siguieron uno a uno los cuadros musicales Crédito: Gerardo Viercovich

Los más jóvenes estallan de alegría con los temas de Casi Ángeles,"Que nos volvamos a ver" y "Estoy Listo". Pero el momento épico de esto que es claramente un festejo, se da cuando, junto a todos los que participaron del homenaje, aparece Cris Morena, que le desea un feliz cumpleaños a su hija y el público responde con un "Vive Ro" que hace temblar el piso. Agradece, entre tantos, a todos los que están en Diagonal Norte y Cerrito y ellos gritan y levantan los brazos.

Cris cierra este homenaje pidiéndole a la gente que se pare para cantar el tema preferido de Romina Yan, "Volar mejor". El público entero se levanta y celebra a Romina Yan cantando a coro. La pantalla se apaga y algunos creen que estas dos horas fueron la infancia, otra vez.