ViveRo: las sentidas palabras de Cris Morena al final del show

ViveRo: Las palabras de Cris Morena en memoria de Romina Yan

04:05
Video
(0)
6 de septiembre de 2018  • 01:49

Fueron muchos los que hicieron que la noche de ViveRo, el homenaje a Romina Yan en el día en que cumpliría 44 años, fuese muy especial. Sin embargo, todo lo que se vivió en el Gran Rex es fruto del amor y el empuje de una de las personas que más la ama en el mundo: su mamá, Cris Morena .

La productora, que junto a Gustavo Yankelevich -el padre de Romina-, trabajó incansablemente para que la noche dedicada a su hija fuese única, subió al escenario para agradecer a todos los que hicieron posible que la magia de Romina inundara una vez más miles de corazones. "Hoy lo invisible resalta y es visible. Hoy ViveRo gracias a la entrega de todos nuestros artistas que nos dan su amor, su tiempo y su talento para que todo suceda como un milagro", expresó emocionada.

"Gracias Gustavo, gracias a mi hijo Tomás, a mis nietos Fran, Azul, Valentín, Inti y Mila. Hay fiesta en el cielo", continuó diciendo mientras toda su familia sonreía a su alrededor. "A todos los que están aquí, a los que no veo pero imagino, al mundo entero, gracias a todos por este puente invisible que generamos entre el cielo y la tierra. Chiquitita mía, Romina de mi corazón, este es nuestro gran regalo de cumpleaños, estar juntos y celebrando".

ViveRo: "Volar Mejor" - Fuente: Telefe

03:25
Video

Fiel a su estilo, Cris le pidió a las 3200 personas que estaban en el teatro que se unan para recordar a su hija con música. "Les voy a pedir a todos que se paren y se agarren de las manos, porque vamos a cantar la canción que Romina más amaba para celebrar su cumpleaños", arengó.

Mientras la imagen de Romina proyectada en una pantalla gigante entonaba Volar Mejor, todos los presentes se pusieron de pie y cantaron a viva voz la canción de Chiquititas, que resonaba una vez más en el Gran Rex, como tantas otras veces.

Lentamente, los artistas sobre el escenario fueron llevando sus manos al corazón, un gesto que marcaba el final de cada show que hizo Cris a lo largo de los años. Y así, con una sala llena gritando Vive Ro, bajaba el telón, dando por finalizada una noche llena de recuerdos y emociones.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?