Suscriptor digital

10 principios (caprichosos) para tener una vida más sexy

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Unsplash
Denise Tempone
(0)
21 de septiembre de 2018  • 00:21

Lo sexy no pasa solamente por lo sexual. Es más bien una actitud para que todo lo que nos rodea sea disfrutable, placentero... Y que nuestro presente nos caliente.

1. Sexy es una ética

Sexy es no ver el mundo como un lugar repleto de resultados a conseguir y de cosas por ganar, sino de procesos por vivir y experiencias para disfrutar. Sexy es no autoconcebirte como un ser a explotar, a exigir, a disciplinar. Al contrario, pasa por garantizarte ese resto energético para despilfarrar en lo que te hace humana y especial: las fantasías, los proyectos, los placeres de los que no sacás nada ¡excepto ganas de vivir! Y esto implica todo lo que aparentemente "está mal": acumular calorías deliciosas, horas de sueño excesivas, tardes de no resolver nada y trasnochadas improductivas. No tener nada para decir y mucho para suspirar. Y sobre todo, defender esa "dudosa moral" en la que lo que importa es disfrutar.

2. Sexy es delirante

Un plan para recorrer los bares que ama tu escritor favorito, con la esperanza de encontrarlo. O para ir a ver las estrellas en un lejano observatorio espacial. Comprar un ticket aéreo barato a quién sabe dónde sin valija. Un safari fotográfico frente al mar. Manejar horas para visitar un mariposario o para ir a comprar naranjas a una granja en otra provincia. Sabés que estás en camino a lo sexy cuando, pudiendo resolver las cosas de una manera mucho más fácil, coherente y "safe", decidís hacerlo del modo en que te hace feliz. Y es que los deseos no se resuelven, los deseos se cumplen. La gente que se mueve para concretarlos entiende sobre disfrutar los procesos y esa gente no puede no ser sexy. Sus vidas, mucho menos.

3. Sexy no es sexual, pero...

Podés vivir autoestimulada, con ratones que nada tengan que ver con tu cama. Podés excitarte con lugares a conocer, platos para probar, personas con las que compartir y mares en los que bañarte. El erotismo es una gran pulsión de vida. Un impulso por querer dejar tu marca en este mundo. Cuando esto es literal, es sexo, es reproducción, pero como se trata de una energía con miles de posibilidades de canalización, queda en vos qué forma tomará.

4. Sexy es multidimensional

En la era de la especialización, muchas oportunidades pueden abrirse si delimitás claramente tu territorio de conocimiento y experiencia. Sin embargo, puertas adentro, limitarse no es tan buena idea. Amputar facetas de tu personalidad es perderte la oportunidad de expandirte. Hay múltiples formas de abrirte a otras energías: escribir poesías si lo tuyo son los juzgados, aprender a programar si lo tuyo es lo volado, diseñar en un contexto exuberante cuando tu vida es seria y formal, son algunas alternativas para pensarte desde otros ángulos. Lo sexy no es coherente ni lineal. Es más bien una explosión de energía creativa capaz de manifestarse hacia lugares impensados, siempre y cuando te lo permitas.

5. Sexy es "complicada"

Las mujeres deseantes tienen pretensiones. Tienen fuerzas orientadas a la búsqueda de cosas que parecen simples, pero que el mundo usualmente no les quiere dar. Y entonces, tienen que pelearlas. Tiempo con hijos, tiempo en silencio, tiempo de libertad, respeto a ciclos naturales, libertades, compensaciones justas, reglas claras. Donde hay deseo, hay reclamos, fricciones, enfrentamientos. "Si en nuestra revolución no hay abrazo, sexo y postre, no es nuestra revolución", dice la periodista Luciana Peker en su libro Putita golosa, consciente de que la afectividad, la sexualidad y la relación con nuestros placeres son mucho más que algo personal.

6. Sexy es hedonismo

La lógica hedonista prioriza el placer. Incluso en situaciones adversas. La lógica hedonista sabe que, aunque parezca ridículo, un desamor puede ser más fácil de transitar si hay jazmines en la mesita de luz y sales de baño en el botiquín. Sabe que la belleza sensorial tiene un poder inconmensurable, inexplicable, mágico. ¿Por qué bañarte en una bañera desbordante de espuma te da más alegría que hacerlo en una bañera común? ¿Por qué tecleás mejor cuando el color de tus uñas te gusta? El lenguaje de lo sexy se descubre en gestos sutiles que son hallazgos personales. A veces son tan ínfimos que pasan desapercibidos para todos menos para vos.

7. Sexy es exposición

Lo sexy no puede crearse desde la zona de confort. En las vidas sexies, la información circula. La vas a buscar, hacés que llegue a vos, permitís que gente, pasiones y proyectos nuevos te encuentren. Son las posibilidades de lo que viene lo que te mantiene atenta, despabilada, en carne viva. Claro que no sucede mientras mirás Netflix en el sillón. Sucede cuando intuitivamente te permitís ir hacia lo que te atrae con la convicción de que los mundos que amás te aman y que solo falta que te conozcan.

8. Sexy es desmesura

Sexy es lamer el plato de un postre que amás. Es no irte de la playa hasta no asegurarte de que se fue el último rayito de sol. Es querer inyectarte el olor a pasto en las venas y explotar de sus fotos tu celular. En un mundo en el que increíblemente un jugo verde se presume más que un buen plato de pastas, una vida sexy puede lucir trash, exagerada, golosa y hasta naíf. Probablemente tu desmesura no luzca bien en Instagram, como jamás lucen tan bien las camas manchadas y revueltas de los amantes agotados o tu cara después de una noche entera de fiesta. Las verdaderas desmesuras son privadas, impublicables, intransferibles.

9. Sexy es expresión

"A las mujeres nos enseñan a desconfiar de nosotras mismas y de las otras. Si no nombramos que hicimos una revolución, no lo nombra nadie; y si no nombramos lo que no nos deja dormir o nos hace felices, nadie va a traducir las trasnoches indómitas", dice Peker. "No hay nada que no se pueda decir en voz tan alta como baja, sin caretas, ni poses, ni performances, para hacer trinar todo lo que solo es discurso y, en verdad, el cuerpo no aguanta", advierte. ¿Tenemos las herramientas para expresar lo que el cuerpo no puede decir? Aprender a sacar, a dejar ver, a lucir, a darle visibilidad a lo invisible, es una gran manera de desnudarse, de exponerse, de abrir el juego.

10. Sexy es un refugio

Es difícil conectarte con tu aspecto sexy cuando vivís en un espacio de confrontación constante o cuando te movés en ámbitos en los que lo lúdico es ridiculizado. Los contextos inciden tanto en nuestra forma de sentir que es perfectamente posible que perdamos sensibilidad ante tantos roces. Encontrar espacios, amigos, amantes que nos dejen mostrar lo que no le mostramos a nadie es una forma de encontrar refugio, de sacarse la armadura y entrar al terreno mullido, cálido y húmedo de lo sexy. Si te sentís bien, no juzgada, cómoda para experimentar, entonces, en ese exacto momento, estás creando tu propio entorno sexy.

¿Cuándo dejamos de tener una vida sexy?

Cuando, en la obligación y el apuro, nos desconectamos de la emoción del erotismo, en un sentido amplio, no solamente sexual. El erotismo es la emoción que permite conectarse con lo místico de la vida, con el placer de ser, y que predispone a la belleza. Asociamos lo sexy a lo extremo o al exceso y ahí, en ese punto, solemos asustarnos.

¿Cómo recuperamos el sentido del goce?

Creando situaciones cotidianas que nos conecten con el erotismo en el día a día. Te damos algunas ideas, pero también es sexy que vos puedas preguntarte "¿qué es lo sexy hoy para mí?", "¿qué cosas me calientan de mi presente?", y puedas crear tus propios disparadores:

1. Salí, conocé lugares nuevos, circulá: ganá tiempo. Acostate tarde aunque te levantes temprano: hay un tipo de cansancio que solo se va con diversión. ¿Hace cuánto que no le ponés una cuota de fiesta a tu vida?

2. Buscá exotismo sensorial en lo cotidiano: puede ser un plato que jamás probaste, puede ser una playlist de música étnica, puede ser una sesión de caricias en el silencio.

3. Volvete más curiosa (y más ridícula): bailá sola frente al espejo, aprendé algo nuevo, estudiá cosas que jamás soñaste. ¿Existe acaso algo más sexy que el brillo de la novedad?

4. Explorá otras concepciones de lo erótico: como el cine porno dirigido por mujeres o la literatura sexual feminista.

5. Sentí más tu piel: aprovechá los primeros calores para empezar a andar más liviana y descubierta (¡sí, más vida en pelotas!). No tapes tu cuerpo. Apropiate de tus formas y abrazalas. Es sexy mirarte, cambiar la postura, sentir tus curvas. Y elegir ropa que juegue el delicado juego del "mostrar sin mostrar": transparencias, escotes, encajes.

6. Buscá cerebros (y no solo cuerpos) que te calienten: a veces, lo más sexy puede ser una conversación sin tiempo con alguien. Déjate fascinar por otras vidas y personas.

7. Volvete más acuática: como elemento vital, el agua es sexy. Caminá abajo de la lluvia, transpirá, buscá un contacto más fluido con la liquidez y empapate de su potencia.

Experta consultada: Lorena Katic van Heerden, coach de vida, profesional y de parejas, formada en Buenos Aires, Chile, Washington y Nueva York.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?