Copa Argentina: San Lorenzo perdía 2-0, llegó al empate, casi lo gana y al final eliminó a Colón por penales

Festejo de San Lorenzo, que pasó a octavos de final de la Copa Argentina
Festejo de San Lorenzo, que pasó a octavos de final de la Copa Argentina Fuente: FotoBAIRES
Fernando Vergara
(0)
7 de septiembre de 2018  • 23:30

En el estadio Marcelo Bielsa, San Lorenzo le ganó a Colón por penales luego de igualar 2-2, y avanzó a los octavos de final de la Copa Argentina , donde se medirá en octavos de final contra Estudiantes de La Plata (derrotó en la definición por penales a Luján). Nicolás Reniero hizo los dos goles del equipo del Pampa Biaggio, que perdía 2-0 y en 10 minutos casi da vuelta el partido porque tras empatar 2-2 Burián le atajó un penal a Nicolás Blandi. Los tantos de Colón los hicieron Nicolás Leguizamón y Matías Fritzler.

Desde los doce pasos, el Ciclón lo ganó 3 a 1. Nicolás Blandi, Pablo Mouche y Alexis Castro anotaron para el equipo del Bajo Flores, y a Marcos Senesi le atajó la ejecución Leonardo Burián . En Colón, convirtió solo Alan Ruiz. El arquero Nicolás Navarro le atajó los penales a Marcelo Estigarrabia y a Fritzler, y Nicolás Leguizamón tiró el penal por arriba del travesaño.

San Lorenzo, hoy por hoy, tiene un objetivo en su horizonte, que es encontrar la solidez, algo que dejaba verse teniendo en cuenta algunos datos que marcaban su rendimiento y los resultados contra dos rivales de fuste como Nacional de Montevideo y River. Esas últimas tareas permitían una interpretación de que era el momento de invitar a una recuperación mas sostenida. Y aunque en su interior persisten algunos vaivenes, anoche Boedo logró una de esas victorias que forjan el espíritu. Cuando parece que pegar el salto le da vértigo, resurge.

El festejo llegó de San Lorenzo, una vez más, en la tanda de penales con las manos salvadoras de Navarro.

Las victorias, se sabe, cotizan en alza en la bolsa del buen ánimo. Pero en este semestre a San Lorenzo le cuesta hilvanar una serie de triunfos porque tiene rendimientos dispares. Puede pasar del buen juego exhibido contra Nacional de Uruguay, a la enjundia para remontar frente a River. O disputar partidos en los que alternó ventajas para terminar en todos 2-2: Tigre, Lanús y Colón. Tampoco, claro, le faltan muestras de carácter como la de anoche en Rosario.

Mouche y Toledo, en un forcejeo por la pelota
Mouche y Toledo, en un forcejeo por la pelota Fuente: FotoBAIRES

En el Ciclón apareció el convencimiento para revertir el marcador contra un voluntarioso Colón, que casi siempre tuvo la iniciativa. En el primer tiempo, el equipo de Claudio Biaggio, irresoluto, casi nunca lo puso en serios aprietos al de Eduardo Domínguez. En San Lorenzo pareció escasear esa dosis de personalidad necesaria para ilusionarse. Este último, un aspecto positivo que los protagonistas habían destacado en los últimos encuentros y que apareció en el cierre. A los 16, Colón tomó la ventaja. Los azulgranas presionaron arriba, pero de contraataque le ganaron la espalda al doble 5 que propone Biaggio y Chancalay recorrió varios metros por la derecha antes de enviar un centro que desvió Leguizamón después de anticipar a Coloccini.

En el segundo tiempo el dominio del Sabalero se fue afirmando todavía más con el correr de los minutos. Con el criterioso andar de Chancalay y la saludable predisposición de Ruíz, el elenco santafesino se las ingeniaba para dominar el campo y tener la posesión del balón. Pero también resultó importante la tarea de Fritzler que a los 19, de cabeza, marcó el 2-0. Enseguida descontó con otro cabezazo Reniero, el jugador más desequilibrante de los últimos partidos azulgranas junto con Blandi. Y fue Reniero quien volvió a aparecer de cabeza, a los 31, para anotar el 2-2. Los de Biaggio llegaban a la igualdad casi sin darse cuenta, cuando el desarrollo era mucho más favorable a Colón. Entonces, apareció la personalidad azulgrana. Dos veces lo tuvo San Lorenzo con Blandi. Primero de penal, a los 38, pero Burián le ahogó el festejo. Y tres minutos más tardes con una tijera fabulosa que dio en el palo.

El festejo llegó, una vez más, en la tanda de penales con las manos salvadoras de Navarro. Bastó con ver el desahogo final, el alivio, esa alegría contenida, para comprobar lo que costó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?