¿Otro caso Zuculini? Wanchope Ábila habría jugado en la Copa Libertadores con una sanción pendiente

Wanchope Abila, en el partido de la Copa Libertadores frente a Alianza Lima
6 de septiembre de 2018  • 16:24

Boca viajó a Formosa para enfrentar mañana a San Martín de Tucumán , por Copa Argentina (desde las 18 hs), con una incógnita que se puede transformar en mala noticia. Porque en la Ribera tienen temor de las acciones de Conmebol, que en aquel famoso documento que evidenció la sanción a Bruno Zuculini, de River, además dejó a la vista el nombre de Ramón Ábila. Con el desorden y las polémicas que existieron en las últimas semanas alrededor de la entidad madre del futbol sudamericano, la dirigencia boquense y el cuerpo técnico tienen decidido dejar al delantero afuera otra vez de un partido de Copa Libertadores: Guillermo Barros Schelotto no podrá contar con él en la ida ante Cruzeiro, en la Bombonera, por los cuartos de final.

La situación

Aunque muchos lo aseguraron en horas del mediodía, la realidad es que a Boca no le llegó ninguna notificación por parte de Conmebol que certifique la suspensión o no de Wanchope. No obstante, los xeneizes sospechan que efectivamente estaría inhabilitado para jugar por, al menos, dos fechas y no quieren poner en juego la clasificación: de haberlo incluido ante Libertad de Paraguay, en los octavos, podrían haberlo pagado caro si los guaraníes reaccionaban dentro de las 24 horas. Eso es lo que transmiten en la intimidad de la institución azul y oro, a raíz de no tener una prueba tan sólida como la que Rodolfo D'Onofrio presentó para que al Millonario no le dieran perdido el encuentro de ida ante Racing.

Por eso es que no haber firmado planilla en el duelo de vuelta ante los paraguayos, en lo que fue victoria xeneize 4-2 y pasaje a la siguiente fase, es una ventaja para Wanchope, que de esa forma purgó una de esas jornadas que debe cumplir, según lo que piensan en el xeneize. Entonces, luego de su ausencia ante los brasileños, sí podría estar habilitado para jugar el partido revancha, en Belo Horizonte. Aunque aquello tampoco es seguro: mientras Daniel Angelici y su comisión directiva no reciba una aclaración oficial acerca de este misterio, siempre predominará la desconfianza y el miedo.

Desde la dirigencia boquense aseguran que todo este inconveniente proviene de cuando el delantero cordobés vestía la camiseta de Huracán, aunque con pocas certezas de qué partido: consideran que pudo haber sido informado -y mal asentado- por el árbitro José Argote en aquella escandalosa eliminación del Globo en manos de Atlético Nacional de Medellín, en la edición 2016.

Aunque LA NACION habló ayer con el protagonista, quien desestimó esta versión."Hasta donde tengo entendido no hubo ninguna notificación. Me preparé para estar a disposición, pero la gripe y la fiebre no me dejaron estar al cien por ciento para jugar con Libertad. Por eso quedé al margen del banco de suplentes. La supuesta suspensión fue algo que sacó la prensa. Nosotros sabíamos que no había ninguna sanción que yo debiera", explicó Ábila, que no logra obtener una respuesta clara de toda esta situación.

"Es una situación rara. Conmebol debiera decir si está o no sancionado y se terminó. Pero ya a Ramón (Ábila) no lo pudimos utilizar en el último partido y tenemos variantes", expresó al respecto el Mellizo, antes de subirse al micro para realizar el último entrenamiento previo a enfrentar a los tucumanos. En la Ribera todos coinciden en que la entidad sudamericana es un organismo que por estos días es desconcertante.

Ante este panorama poco imaginado, cambian un poco los planes de Guillermo. Porque el jugador de 28 años iba a ser titular ante los tucumanos, decisión que ahora se alteraría a partir de la certeza de que Darío Benedetto, todavía falto de fútbol, deberá ser titular ante los brasileños en el primer encuentro: para que llegue con una buena cantidad de minutos, el Pipa mañana sería de la partida en el estadio Antonio Romero. Esto se terminará de definir en la práctica de esta tarde.

Abila estuvo en el banco ante Alianza Lima, jugó 77 minutos contra Junior, disputó los 90 frente a Palmeiras (los dos partidos) y en la vuelta ante Alianza Lima y disputó 87 minutos contra Libertad, en la Bombonera. La ausencia en Paraguay le descuenta una fecha, pero debe otra y deberá purgarla en Belo Horizonte.