Gracias a Vive Ro, muchos jóvenes del litoral cumplirán su sueño de ir a la universidad

"Muchos chicos tendrán la posibilidad de transformar el dolor en amor, como pasó esta noche", expresó Manuel Lozano junto a Cris Morena.
"Muchos chicos tendrán la posibilidad de transformar el dolor en amor, como pasó esta noche", expresó Manuel Lozano junto a Cris Morena. Crédito: Crédito: Telefe
Victoria Mortimer
(0)
6 de septiembre de 2018  • 15:45

"Todos los chicos deben tener la posibilidad de cumplir sus sueños", destacó Manuel Lozano (34), creador de la Fundación Sí, durante su discurso junto a Cris Morena al final del musical Vive Ro, creado con Gustavo Yankelevich, en homenaje a su hija Romina Yan. Gracias a la recaudación del total de la venta de entradas, en enero de 2019, la fundación inaugurará la novena residencia universitaria en Corrientes para jóvenes provenientes de zonas rurales y vulnerables.

La idea del proyecto surgió en 2012 cuando Manuel viajó a Santiago del Estero para presentar su primer libro Te invito a creer. Luego de la presentación, Néstor, un joven de 17 años que seguía en la secundaria, se le acercó tímidamente. "Me contó que su sueño era convertirse en ingeniero agrónomo, pero vivía en un paraje rural a muchas horas de la capital santiagueña y no tenía la posibilidad económica de estudiar", recuerda el fundador.

A raíz del relato del chico, al año siguiente, Manuel fundó la primera residencia en esa provincia con el objetivo de que estos jóvenes tengan acceso a la educación. Al día de hoy, la Fundación Sí cuenta con ocho en las provincias de Salta, Córdoba, Santiago del Estero, Neuquén, Tucumán, La Rioja, Rosario, Catamarca.

ViveRo: Las palabras de Cris Morena en memoria de Romina Yan

4:05
Video

Las residencias alojan a los jóvenes durante toda su carrera universitaria, ofreciéndoles no solo vivienda, sino también comida, apuntes, libros y acompañamiento, tanto emocional como académico. "Para muchos de estos chicos estudiar era algo impensado, pero hoy pueden transformar la realidad en la que viven", subraya Lozano.

Manuel afirma que la educación es un derecho y una herramienta esencial para poder quebrar el círculo de la pobreza. "Lo más importante y transformador es que los chicos que entran vienen de una situación de vulnerabilidad extrema y salen con un título y una profesión. Ni la distancia ni la falta de recursos pueden ser un impedimento para tener un futuro mejor", explica.

Además del proyecto de residencias universitarias, la organización cuenta con otros tres ejes de acción: la asistencia a gente en situación de calle -proyecto con el que comenzó la fundación en 2012-, el acompañamiento a chicos que viven en villas de emergencia y presencia en catástrofes naturales, donde los voluntarios brindan asistencia inmediata y colaboran con donaciones.

Actualmente, hay 224 alumnos alojados en las residencias y, gracias a la nueva, más de 300 lograrán cumplir su sueño de estudiar. "Nuestra meta es llegar a tener una residencia por provincia. No solo significa más oportunidad para los chicos que se alojan ahí, sino también para los que siguen en el secundario porque ven que ellos también tienen la posibilidad de salir adelante", concluye Manuel.

Todos los que quieran colaborar con las residencias universitarias y crear oportunidades para los jóvenes de zonas rurales, pueden hacerlo a través de www.fundacionsi.org.ar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.