Las dos caras de River, entre la mentalidad copera y la floja imagen del torneo local

Gallardo les da indicaciones a Ponzio y Bruno Zuculini
Gallardo les da indicaciones a Ponzio y Bruno Zuculini Fuente: FotoBAIRES
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
6 de septiembre de 2018  • 23:59

"A veces es difícil jugar cuando sentís que no tenés nada por qué jugar. En el campeonato nos pasa eso". La frase de Marcelo Gallardo, disparada en febrero pasado, fue totalmente instintiva. River tenía la cabeza en la final de la Supercopa Argentina con Boca y en la etapa de grupos de la actual Copa Libertadores, por lo que le costaba enfocarse y soltarse en la Superliga. Algo que, quizás, diferencias de por medio, le sigue sucediendo hoy.

Aunque aclaró el revuelo generado y aseguró que "el inconsciente suele jugar" y era tan solo "una expresión honesta en un momento difícil de medir", sus palabras pueden retomarse en el presente, a sabiendas que la Superliga le sigue siendo un terreno difícil de arar. Claro, los momentos eran antagónicos: siete meses atrás, el Millonario aún no había encontrado su rumbo tras el golpe de la eliminación de la Copa; hoy, el equipo tiene clara su idea, lleva 25 juegos invicto -el más largo del ciclo- y está en los cuartos de final de la Libertadores.

Pero los cuatro empates consecutivos (0-0 con Huracán, Belgrano y Argentinos Juniors, más el 1-1 con San Lorenzo) son la contraposición del aplastante 3-0 ante Racing en la vuelta de los octavos de final en el torneo continental y del buen andar en la Copa Argentina, con 14 partidos ganados de forma consecutiva. Y la situación también se refleja en el palmarés de los cuatro años de Gallardo: son ocho títulos (cinco internacionales y tres locales), pero ninguno de liga local (fue subcampeón en el Transición 2014 y en el Primera División 2016/17).

River Plate, campeón Copa Libertadores 2015

03:04
Video

Es que River parece tener dos caras. Cuando sabe que tiene una oportunidad única, tal como sucede en los duelos coperos de eliminación directa, saca un plus con el temple y la mentalidad ganadora que caracteriza al equipo del Muñeco, más el fútbol que dice presente. En cambio, en los torneos largos, se ven flaquezas o desconcentraciones que en los momentos de máxima tensión no aparecen. Hoy, la paradoja se repite, pese a que ha sido superior a sus rivales en el inicio de la Superliga y mereció mejor suerte.

En Núñez, el debate está abierto: ¿hay un River copero y otro liguero? Daniel Onega, autor de 87 goles con la banda roja en sus dos pasos -entre 1966-1971 y 1973- y dueño del récord de festejos en una sola edición de Libertadores (17 en 1966, año en el que el Millonario perdió la final con Peñarol), analiza la situación en diálogo con LA NACION.

"Los equipos suelen cambiar con respecto al torneo local cuando juegan los internacionales, sobre todo en la Libertadores, que es el trofeo más apetecible. Todos los grandes lo quieren: hoy Boca regalaría cualquier título local por una Copa", cuenta el exfutbolista y agrega: "River contra Racing tuvo una actitud totalmente distinta. Lo pasó por arriba desde el fútbol y la mentalidad. Hay una motivación especial que inculca el entrenador. Con Gallardo no se ganó un torneo local y hoy le preguntás al hincha quién es el DT más importante y sin ninguna duda te dicen Gallardo; lo dicen por los torneos internacionales que ganó, algo que a River le costaba: los mano a mano, las definiciones con Boca. eso pesa mucho más".

Leopoldo Jacinto Luque, histórico goleador y cinco veces campeón en Núñez entre 1975 y 1980, asegura que no pasa por un tema de "actitud", sino por las complicaciones a la hora de afrontar los cerrados partidos del fútbol local. "No es que los jugadores no se concentren en el torneo local, ocurre que los rivales juegan diferente. En la Argentina, el que juega contra River, ya sea de local o de visitante, ataca con uno o con medio jugador, corren más de lo normal y no intentan jugar. Eso perjudica a River porque te desespera", le señala Luque a LA NACION. "En la Copa hay que sacar buenos resultados, más en los mano a mano. Entonces se abren los partidos y, con espacios, River juega muy bien. Y a veces en el torneo local, los once rivales juegan de la mitad de cancha para atrás, con jugadores que si los ves contra River parece que deberían ir a la selección. No creo que se trabaje de forma diferente, pienso que en la Copa logra la ventaja por su calidad y capacidad, como con Racing, que le dio espacios y salió a jugar y a buscar".

En los pasillos del Monumental o entre las paredes del predio de Ezeiza, se respira un aire diferente cada semana en la que un partido decisivo se aproxima, ya sea de Copa Libertadores o de Copa Argentina. Y el público también así lo vive. "Los partidos de Copa son totalmente diferentes, son definitorios. Es difícil explicarlo", dijo Enzo Pérez hace dos días en una entrevista con TNT Sports, pero aseguró que el presente en el ámbito doméstico debería ser otro: "Salvo el partido contra Huracán, contra Belgrano y Argentinos fuimos superiores e hicimos figuras a los arqueros. Y contra San Lorenzo sentimos el cansancio de lo que habíamos hecho la semana pasada contra Racing. Si hacemos un balance total, tendríamos que tener más puntos de los que logramos".

Para Gallardo no hay ningún tipo de duda. "Si me decís que cambio un torneo local por todos los títulos que obtuvimos, te digo que no. Los objetivos fueron muy claros y muy marcados. En esa decisión, hemos tenido que darle prioridad y creo que hemos optado por la mejor. La gente ha disfrutado lo que hemos logrado", expresó en mayo, tras finalizar octavo en la Superliga. Hoy, el presente no hace más que fortalecer su idea (y su bipolaridad entre una competencia y otra).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?