La explicación de por qué es un US Open más lento y otras cuatro historias de la última semana en Flushing Meadows

Fuente: AFP
José Luis Domínguez
(0)
6 de septiembre de 2018  • 23:59

NUEVA YORK.- Esta ciudad vive el tramo final del US Open , en el que se cruzan las ambiciones de los candidatos con las dificultades que plantean el clima y las canchas del complejo de Flushing Meadows. Estas pequeñas historias retratan esos momentos.

Carlos Moya y su pupilo, el número 1 del mundo

Después del entrenamiento vespertino de ayer, Carlos Moya habló de la recuperación de Rafael Nadal, su pupilo, y analizó lo mejor y lo peor del mallorquín en lo que va del US Open: "Lo que destaco es la gran fortaleza, cómo ha competido sin llegar a jugar su mejor tenis durante muchos momentos del torneo. Lo menos positivo es que ha estado demasiado tiempo pasivo, me refiero a jugar sin intención, a ceder demasiado la iniciativa cuando él la puede tener perfectamente. Es lo que menos me ha gustado, pero también he visto que cuando ha sido exigido ha tenido esa iniciativa. Pasa por un tema mental y de confianza, pero cuando ha sido requerido, ha ido bien".

El día en que Rafa no tocó la raqueta

Después de ganarle a Dominic Thiem en cinco sets, en un partido que terminó después de las 2 AM, Rafael Nadal realizó varios minutos de bicicleta, durante la rueda de prensa comió sushi con aguacate, y recién se durmió a las 5.30. Descansó lo más que pudo, y por la tarde acudió a un spa atendido por unos españoles para someterse a una terapia de agua fría y caliente. Nada de tenis: una situación fuera de lo habitual en Rafa, acostumbrado a entrenarse cada vez que puede.

Serena le apunta al record de Court

Las semifinales del torneo de singles femenino se disputan esta noche, en un Arthur Ashe con el techo cerrado desde temprano por el pronóstico de lluvias intensas, que además traerán una fuerte baja de temperatura. Serena Williams, en busca de su 24º título de Gran Slam para igualar a la australiana Margaret Court como máxima ganadora en las grandes citas, se medía con la letona Anastasija Sevastova, seguidas por la estadounidense Madison Keys contra la japonesa Naomi Osaka.

Un torneo más lento que en otros años

David Brewer, director del US Open, confirmó que las canchas del último Grand Slam del año fueron modificadas para que fuesen "un poquito" más lentas, en respuesta a los comentarios de los jugadores en años recientes. "El punto común que nos decían era: las canchas estaban ganando velocidad. Sentimos que debíamos lidiar con eso este año. Al mismo tiempo, queríamos asegurarnos de que teníamos una buena consistencia en todas las canchas", dijo Brewer en declaraciones a AP.

La cantidad de arena y otras substancias granulares en la capa superior de la superficie puede ser ajustada para afectar la velocidad de la cancha, algo que es responsable por el cambio, y no el cambio reciente de asfalto a cemento bajo cada cancha en Flushing Meadows.

El clima obligó a cerrar el techo

Por el intenso calor y la combinación con la humedad, la organización del US Open postergó durante tres horas y media el comienzo de los partidos de los torneos juniors, las semifinales de dobles (varones y mujeres) y de tenis en silla de ruedas. El juego recién se reanudó a las 15.30, cuando la temperatura estuvo por debajo de los 32 grados. Para entonces, también ya se había decidido cerrar el techo del estadio Arthur Ashe para la sesión nocturna.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.