srcset

Ideas luminosas para darle la luz justa a cada ambiente

Arq. Eugenia Cides
(0)
7 de septiembre de 2018  • 14:27

Climas íntimos, estimulantes, que inviten a la charla o a la concentración para el trabajo. Como en el cine o en el teatro, cada uno de estos efectos se pueden lograr en los ambientes de una casa gracias a una adecuada iluminación. Por eso, vale la pena preguntarse qué, cómo y cuánto se quiere destacar de cada espacio antes de definir la compra de un artefacto. Como ejemplo para imitar y con total acierto, los arquitectos Juan Pablo Maleplate y Valeria Mangone, del estudio Broon, reformaron esta casa chorizo de 1939 preservando su identidad incluso desde la iluminación.

En la cocina

Desayunador con patas altas de metal y tapa de madera, banquetas Tólix y lámparas colgantes pintadas de amarillo con pincel
Desayunador con patas altas de metal y tapa de madera, banquetas Tólix y lámparas colgantes pintadas de amarillo con pincel Crédito: Daniel Karp

1 De 75cm de profunidad (las estándar tienen 60), la mesada ofreció espacio suficiente para colocar una clásica Tolomeo. Transportable y de brazo móvil, es una solución inmejorable para el momento de picar fino o leer.

2 La cara inferior del estante, a 38cm de la mesada, tiene una tira de led SMD 5050 pegada sobre el perfil de aluminio (se compran en conjunto). A diferencia de los tubos fluorescentes, ocupa menos espacio, enciende rápido y es más eficiente. La altura máxima de colocación no debe superar los 50cm para evitar que se vea la tira.

3 Dos lámparas galponeras con led E27 proyectan luz cálida y puntual sobre el desayunador que los dueños de casa también aprovechan como superficie de trabajo cuando cocinan juntos

4 Diseñada a medida, la campana tienen una lámpara de led E 14 que ilumina específicamente el área de cocción.

La luz debe rebotar contra la pared para evitar que los puntitos del led se proyecten sobre la mesada.

Espacios de encuentro y de trabajo

Izq.: Mesa cuadrada con estructura metálica y tapa de guatambú, sillas laqueadas y lámpara Lora (Weplight). Der.: En el estudio, mesa taburetes y campanas de aluminio pintadas con aerosol negro mate
Izq.: Mesa cuadrada con estructura metálica y tapa de guatambú, sillas laqueadas y lámpara Lora (Weplight). Der.: En el estudio, mesa taburetes y campanas de aluminio pintadas con aerosol negro mate Crédito: Daniel Karp

En el comedor, la lámpara cónica de madera, un clásico modelo de Weplight, emite una luz muy cálida por la tonalidad del material. Como referencia, está colgada a unos 70cm de la mesa para que la luz no quede a la altura de los ojos y termine encandilando.

La iluminación de las lámparas galponeras concentra la atención sobre la mesa de trabajo. Separadas a unos 40cm entre sí, generan un efecto lineal sin dejar incómodos manchones de sombra.

Hoy, los espacios de trabajo suelen ser flexibles y amigables. La tendencia en iluminación es acompañar este concepto con una luz cálida ya que fomenta el intercambio y genera climas más relajados.

Climas y matices

Los ventanales abrieron los ambientes al patio, que es el alma de la casa. Silla Condesa y mecedora Acapulco con estructura metálica negra, mesa ratona, lámpara transportable Tripode con brazo de aluminio (Todo de Broon) y embutido de piso ‘Frog’ con lámpara Gu10 led (Onic Iluminación)
Los ventanales abrieron los ambientes al patio, que es el alma de la casa. Silla Condesa y mecedora Acapulco con estructura metálica negra, mesa ratona, lámpara transportable Tripode con brazo de aluminio (Todo de Broon) y embutido de piso ‘Frog’ con lámpara Gu10 led (Onic Iluminación) Crédito: Daniel Karp

Los inmensos ventanales, que benefician el interior durante el día, activan todos los escenarios posibles en el patio cuando cae la tarde. Allí, un resistente artefacto transportable permite comer o tomar algo sin andar a tientas y logra una atmósfera especial si las luces apuntan contra las paredes. Como luz de orientación y también de efecto, un artefacto embutido de piso con lámpara led proyecta su luz rasante sobre el arbolito.

Crédito: Daniel Karp

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?