Retenciones: el negocio agrícola, con una poda en la rentabilidad para la campaña

El cambio en las reglas de juego para el sector generó desconcierto
El cambio en las reglas de juego para el sector generó desconcierto Crédito: Shuttersock
Fernando Bertello
(0)
8 de septiembre de 2018  • 04:20

Con el trigo ya sembrado y la campaña de maíz dando sus primeros pasos, el lunes pasado el Gobierno rompió las reglas de juego que mantenía para la agricultura. Bajó del 25,5 al 18% las retenciones para la soja, pero le introdujo un tributo nuevo de $4 por cada dólar exportado que lleva la retención final a un 28/29%. Según el movimiento del dólar, en el caso del trigo y el maíz, entre otros productos ahora gravados, la retención rondará del 10 al 11 por ciento.

Sorpresa, descontento, pero también muestras de entendimiento de que la medida se tomó en un contexto difícil para el país fueron las reacciones que dejaron trascender los productores en las redes sociales. Y muchos se volvieron a hacer la pregunta sobre cómo quedan los números, los costos y los márgenes con las nuevas reglas de juego.

Como dato positivo, para Juan Manuel Garzón, economista del Ieral, de la Fundación Mediterránea, la foto del campo "agrícola" luce hoy mejor que la de comienzos de año o la de un año atrás. Lo explica así. Respecto de septiembre de 2017, en pesos "los granos valen más del doble de lo que valían en septiembre de 2017, para tomar una referencia, incluyendo ya el efecto del nuevo esquema de derechos de exportación". Esta cuenta da un 183% más en trigo, 121% más en maíz y 112% más en soja.

Según Garzón, los granos por ahora incluso aumentaron más que el gasoil (+74%), que el costo de una canasta básica de bienes y servicios (+38% en últimos doce meses, incluyendo una estimación para septiembre) y más que los salarios privados, que en un año subieron un 25%. "Es la foto de hoy; la película va a depender de cómo evolucionen los precios internacionales de los granos, el tipo de cambio y la inflación en los próximos meses", expresó.

Para Horacio Busanello, consultor, la actual cotización del dólar "abre las puertas a un gran despegue agroexportador". En su opinión, el dólar de 40 pesos equivale al promedio que tuvo Néstor Kirchner entre 2003 y 2007 (con tipo de cambio ajustado por IPC en la Argentina y EE.UU). "En ese período, la soja osciló entre 240 y 515 dólares por tonelada, con un promedio de US$320 que está en línea con la actual cotización internacional", indicó.

Busanello agregó que el trigo y la cebada fueron sembrados con un dólar promedio de 28 pesos, generando, en su opinión, una valorización en pesos del 43 por ciento.

Es un momento para volver a hacer los números sobre la campaña
Es un momento para volver a hacer los números sobre la campaña Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Lima

¿Y la campaña gruesa? Según el consultor, para la soja, el maíz, el girasol y el sorgo "este tipo de cambio es alentador". Señaló que "la rentabilidad para los cultivos de verano se potencia porque los costos fijos en pesos, así como las variables tipo fletes y combustibles van a tardar en reaccionar". En tanto, sobre los insumos dolarizados apuntó que se debería analizar caso por caso. "Productos como el glifosato han bajado de precios sostenidamente en dólares en las últimas campañas", precisó.

Vale recordar que, en junio pasado, un estudio de CREA reflejó que los cultivos con mayor participación de costos en dólares son el girasol y el maíz, con el 72 y el 61%, respectivamente. En soja hay una participación del 59% y en trigo del 55%. En tanto, el tambo como actividad tiene un 82% de costos dolarizados.

Por lo pronto, más allá de los precios y el dólar, las retenciones traen una merma en la rentabilidad para el ciclo 2018/2019. Teo Zorraquín y Alejandro Meneses, de Zorraquín + Meneses y Asociados lo reflejaron en una serie de cálculos.

Simularon una situación de "antes" y "después" de las medidas oficiales para un modelo de producción agrícola sobre campo arrendado en la zona oeste de Buenos Aires, a 400 kilómetros del puerto. En ese modelo se asume que se habían realizado previamente ventas forward de todos los granos por el 20% de la producción esperada.

Según explicaron, considerando el punto anterior y asumiendo que el tipo de cambio al momento de vender los granos será más alto (acompañará al menos la inflación), se obtiene en este modelo una retención "neta" del 8% (estando hoy más cerca del 10 a 11% con el tipo de cambio actual). Además, en el modelo del arrendamiento a pagar se asume que el 30% se había pagado con el precio "viejo" (más caro) y el 70% con el precio "nuevo" (con más retenciones).

Allí el precio de los insumos se consideró en dólares de hoy, aunque muchas empresas seguramente ya han adquirido una parte a precios pesificados a futuro o disponible o en canje. Se toma un valor de alquiler de 10 quintales de soja por hectárea y rindes en maíz de 85 qq/ha, en soja de primera de 35 qq/ha, en soja de segunda 22 qq/ha y en trigo 37 qq/ha. En la proporción de cultivos se considera un 40% maíz, un 40% soja de primera y un 20% trigo/soja.

¿Cómo quedan los números? Para Zorraquín y Meneses, hay un golpe duro tras las medidas oficiales por retenciones. En rigor, el resultado promedio (considerando esos cultivos) cae de 122 a 77 dólares por hectárea, en tanto que la rentabilidad retrocede del 18% al 12%.

Visto de otro modo, en dólares por hectárea el maíz pierde un 37% (de 130 a 82 dólares por hectárea), la soja un 40% (de 89 a 53 dólares por hectárea) y el trigo/soja un 33% (de 173 a 116 dólares por hectárea).

"La caída de la rentabilidad está en el orden del 33%, con un resultado por hectárea que baja 45 dólares (de 122 a 77 dólares) al comparar la situación anterior con la simulación de la situación actual. O sea que el cambio en las retenciones se llevó 45 dólares por hectárea", señalaron Zorraquín y Meneses.

Según explicaron, después debe restarse el impuesto a los ingresos brutos y ganancias. La cuenta dejaría un resultado neto de unos 30 a 35 dólares por hectárea para la campaña 2018/2019. "Es un resultado muy ajustado y frágil ante cualquier evento climático o de caída de los precios internacionales. Para ejemplificar esto, si hubiera una caída de los rendimientos presupuestados del 10% en todos los cultivos, la rentabilidad final tiende a cero", alertaron.

Si bien el golpe a la rentabilidad es fuerte, para estos expertos parte del impacto negativo se iría licuando si el clima acompaña y el dólar sube a un ritmo similar a la inflación.

Para hacer sintonía fina

Tras la suba de las retenciones, para muchos productores es hora de ver cómo sobrellevar de la mejor manera posible la nueva campaña, sobre todo considerando los costos. "Lo que más complica a los productores es cómo hacer para sembrar, cómo financiarse sin contraer enormes deudas y con la incertidumbre de esperar a ver qué pasa con el clima. El costo de los insumos en pesos subió un 40% respecto del mes anterior y el costo del combustible entre un 20 y un 30% según el lugar del país y la petrolera", señaló Guillermo Villagra, socio de la consultora Openagro. Villagra agregó: "Sembrar una hectárea de soja en la próxima campaña costará aproximadamente $9500, cuando hace poco menos de un mes hacíamos las cuentas con $6800".

Según Villagra, como "no hay precios estables" la venta de insumos en la actualidad "está muy parada".

En tanto, Matías Amorosi, de AZ Group, explicó sobre lo que ocurre con los insumos: "Quienes habían comprado pocos insumos están frenados, paralizados, recalculando el nuevo escenario. Los que compraron una gran cantidad de insumos pero no habían cerrado el tipo de cambio están renegociando. En el caso de las semillas de maíz las empresas están flexibles porque temen que caiga el área".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.