Chucho Valdés y Patricia Sosa tuvieron anoche su "concierto para dos"

El pianista cubano y la cantante argentina brillaron en Buenos Aires; ya habían dado un espectáculo en La Habana Crédito: Hernán Zenteno
8 de septiembre de 2018  • 01:27

Y finalmente, a casi tres años de haber imaginado este proyecto, el pianista cubano Chucho Valdés y la cantante argentina Patricia Sosa tuvieron su "Concierto para dos". Primero en La Habana y hace algunas horas en Buenos Aires.

La juntada de los dos no surgió de la idea de un productor de espectáculos sino de ellos mismos, cuando, de paso por Buenos Aires, Valdés escuchó la voz de Sosa en los parlantes de un shopping porteño. Compró algunos de sus discos y pensó que podría hacer música con ella. El resto sí fue un trabajo de producción que se plasmó en un disco, un documental y tres conciertos (del Caribe cubano a Ushuaia) con la actuación, en medio de este tríptico, en un festival folclórico argentino. Según Patricia, todo fue obra "del titiritero mayor". Ese que guía nuestros destinos.

Esas fueron las primeras palabras que pronunció apenas se abrió el telón y comenzó a recorrer los temas más populares de su cancionero ("Para amarte", "Corazón herido", "Endúlzame los oídos"): "Ni el tiempo ni la distancia pueden detener lo que el titiritero mayor tiene planeado para nosotros. El maravilloso "hilo rojo". Esto es magia pura", dijo.

"Por él" era el tema en cuestión, ese que Chucho había escuchado casi por casualidad y que terminó siendo el puntapié de este concierto. Por supuesto que estuvo incluido en la lista, casi al promediar un repertorio que contó con momentos para los temas de Patricia con su banda, para un breve set de Chucho con músicos que llegaron con él más otros que son parte del grupo de la cantante de "Corazón herido", y en el medio la mayoría de los temas de Once, concierto para dos, ese disco que grabaron juntos. En total, un espectáculo de algo más de dos horas que llegó a su tramo final con bises bien conocidos ("Alfonsina y el Mar", uno de los grandes éxitos de la carrera compositiva de Ariel Ramírez, y, el mundialmente famoso desde la aparición del Buena Vista Social Club, "Dos gardenias").

Siempre con el protagonismo de Patricia Sosa, el concierto fue alternando el dramatismo con la pasión de la canción romántica. Y si bien a la hora de los boleros esta cantante no se arrima a los cánones interpretativos más clásicos, los recrea con su propio estilo. Con esa fuerte presencia vocal de vibratos marcados y ornamentaciones de un "blues argento" que Patricia, como muy pocas, ha sabido cultivar y convertir en un sello absolutamente personal y conmovedor para los oídos de su público. De hecho, mientras que con el ensamblaje de los percusionistas de Valdés y los músicos de Sosa algunas versiones fueron más decorosas que otras, en la intimidad del piano y la voz (o en aquellos momentos donde la banda y la sección de brasses Sudestada Horns evitaron la estridencia) se lucieron temas como "Allí", "Dias de otoño" y "Distancia" (que Chucho escribió con Pablo Milanés), y más tarde "Me has echado al olvido" (de José Feliciano). Esas fueron algunas de las perlitas de un show que también tuvo bachata y chachachá, y un final que dejó al público (mayoritariamente fan de Patricia Sosa) muy satisfecho.