Luis Castiglioni. "Cartes había trasladado la embajada a Jerusalén por intereses personales"

El canciller paraguayo Luis Castiglioni
El canciller paraguayo Luis Castiglioni Fuente: Archivo
Rubén Guillemí
(0)
7 de septiembre de 2018  • 16:36

En una ceremonia realizada en Jerusalén el pasado 21 de mayo, con la presencia del premier Benjamin Netanyahu , el ex presidente Horacio Cartes soñó que el traslado de la embajada paraguaya desde Tel Aviv a la Ciudad Santa fuera uno de los legados de su mandato. Pero el tiro le salió por la culata. El acto efectuado sin consultar a quien entonces ya era el presidente electo, Mario Abdo Benítez , acaba de ser revertido y el nuevo gobierno decidió que la sede diplomática retorne a su locación histórica en Tel Aviv.

La medida desató esta semana un conflicto diplomático grave con Israel que retiró a su embajador en Asunción, y disparó la furia de Cartes que acusó a Abdo de "traicionar los valores de la civilización judeocristiana" y al pueblo paraguayo.

Pero en una entrevista telefónica con LA NACIÓN, el canciller paraguayo Luis Castiglioni consideró como "apresurada" la decisión israelí, y dijo que Cartes "mezcla las cosas" cuando habla de cuestiones religiosas. "Lo nuestro fue una decisión estrictamente política", mientras que el traslado a Jerusalén obedeció a "intereses personales".

Castiglioni se refirió así a una relación personal y comercial ampliamente conocida en Paraguay entre Cartes y Darío Messer, un prófugo de la justicia brasileña por el caso Lava Jato, que tiene estrechos contactos con el gobierno de Netanyahu. Cartes suele definir a Messer, de religión judía, como "un hermano".

- ¿A qué atribuye la decisión del gobierno anterior de sumarse a la decisión norteamericana de mudar la embajada a Jerusalén?

- Nunca se explicaron los fundamentos y fue una decisión que se tomó sin consultar a nadie prácticamente con las valijas en la mano antes de dejar el gobierno, así que sólo podemos atribuirla a intereses personales de Cartes con gente que él reconoce como allegadas a él y cercanas al gobierno israelí.

- ¿Y cuáles son entonces ahora los fundamentos del cambio?

- Desde 1947, cuando Paraguay aprobó con su voto el plan de partición de Palestina vino cumpliendo con todas las disposiciones del Consejo de Seguridad y la Asamblea General. Y hay una resolución de 1980 de la ONU que pide a los estados miembros que lleven sus embajadas a Tel Aviv. La decisión del gobierno anterior apartó a Paraguay de esta línea. Por eso lo que hicimos fue restablecer la política que mantuvimos históricamente.

- ¿Y cómo evalúa la decisión de Netanyahu de retirar a su embajador en Asunción?

- Lo lamentamos muchísimo. Creo que fue algo apresurado. No entendió el sentido de nuestra medida que fue una suerte de ofrenda al proceso de negociación que busca una paz duradera y digna para todos. Nuestro objetivo está lejos de querer afectar cualquier interés israelí. De hecho hay 85 países los que tienen su embajada en Tel Aviv y Netanyahu no ha objetado nada al respecto.

- ¿Cómo siguen de ahora en más las relaciones con Israel?

- Ojalá que esta situación de solucione rápidamente. De nuestra parte no hay ningún tipo de enojo. Mientras tanto volveremos a la situación que teníamos hasta el año 2015 en que se abrió la embajada israelí en Asunción. Así que nuevamente la embajada israelí concurrente para nosotros será la de Buenos Aires. Nosotros seguiremos desarrollando relaciones normales desde nuestra embajada en Tel Aviv.

- ¿Qué reacciones tuvo desde los países islámicos?

-Ya nos agradecieron nuestro gesto la Liga de Países Árabes y la Asociación de Países Islámicos. Además me llamó personalmente el canciller de Turquía y me anunció que su país decidió abrir una embajada en Asunción. En reciprocidad, nosotros tendremos una embajada en Ankara. Todo esto refuerza la tradicional convivencia multirreligiosa en Paraguay, donde viven en armonía y tranquilidad personas de todos los credos y razas. Esto sí forma parte de las tradiciones que no deseamos abandonar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.