El uno por uno de la selección argentina ante Guatemala: Lo Celso fue el mejor por continuidad y un golazo

Lo Celso, que no jugó ni un minuto en Rusia 2018, celebra su gol, el segundo de la Argentina Fuente: AP
8 de septiembre de 2018  • 10:31

La Argentina cumplió: ganó. Y punto. Cualquier evaluación será apresurada a la luz de Guatemala, un rival de escasísima técnica y con algunos jugadores que parecían excedidos en kilos. Pero si algo mostró de nuevo el seleccionado celeste y blanco, más allá de las caras nuevas, fue un juego que trato de ser vertical y de primera. El 3-0 quedará como el primer desafío post-Rusia, sin Lionel Messi, y poco más. En ese contexto, sin equivalencia, Giovani Lo Celso sacó una cabeza de ventaja sobre el resto por su dinámica, continuidad en el juego y un golazo. El resto cumplió. Y punto.

El uno por uno de la selección

  • Gerónimo Rulli (6): casi no tuvo que intervenir; recién a los 39 minutos del segundo tiempo, tras un doble cabezazo, cortó el juego aéreo de Guatemala después de un córner. Luego no se recuerda ninguna intervención decisiva ni ningún remate al arco de su adversario.
  • Renzo Saravia (6): fue convocado de emergencia por la lesión de Mercado y, en un puñado de prácticas, le ganó el lugar a Di Plácido -de flojísimo presente en Lanús-; en defensa casi no tuvo riesgos y supo aportar en la ofensiva. El lateral de Racing fue uno de los que mejores centros tiró: a la carrera y casi siempre a la cabeza de un compañero.
  • Germán Pezzella (6): fue el líder de una defensa que actuó en bloque; gritó y ordenó. Al zaguero, de gran actualidad en Fiorentina, le faltaron más ataques frontales para evaluar su reacción en el mano a mano con los delanteros.
  • Ramiro Funes Mori (6): un marcador central que en todo momento pensó en el campo contrario: fue el que más se adelantó y condujo hasta la media cancha; estuvo cerca del gol con su conocido juego aéreo. Puede ser una interesante variante si sigue con el repunte físico y futbolístico tras una larga inactividad.
  • Nicolás Tagliafico (6): heredó la cinta de capitán y jamás abandonó el perfil de jugador serio y decidido en la marca; avanzó cuando pudo, y ordenó y reacomodó a la última línea, sobre todo, en el segundo tiempo, cuando se sucedieron los cambios.
  • Giovani Lo Celso (7): de un remate suyo nació el penal con el que Pity Martínez abrió el marcador; aportó pinceladas de frescura, esas que acrecentaron las dudas de por qué ni siquiera jugó un minuto en el Mundial de Rusia. Sin duda, por su versatilidad, será uno de los nombres más habituales en el recambio. Fue el más regular en el juego e hizo un golazo, el segundo de la Argentina.

  • Leandro Paredes (6): se presumía el eje del equipo, pero el juego no pasó tanto por él hasta que fue reemplazado por Ascacibar en el entretiempo; con la pelota detenida mostró su conocida pegada de jerarquía.
  • Exequiel Palacios (6): estuvo cerca del gol tras un centro cruzado de Pavón; recuperó la pelota en la conquista de Simeone. Fue uno de los que mejor interpretaron el juego vertical y el toque de primera, aunque a veces le faltó precisión en los últimos tramos de la cancha.
  • Cristian Pavón (5): aportó velocidad en el primer tiempo, pero empezó las jugadas mucho mejor de las que las terminó.
  • Giovanni Simeone (6): se perdió un gol tras un gran centro de Saravia, jugada en la que el cabezazo en el área chica salió desviado. Sobre el final del primer tiempo aprovechó un buen anticipo de Palacios y definió a pura potencia. Cumplió en lo suyo: el gol. Crédito abierto.

  • Gonzalo Martínez (6): pateó con seguridad el penal, pese a que venía de fallar con River; quebró el ritmo con alguna corrida, aunque le faltó continuidad en el juego. Trató de asociarse con los otros.

Entraron

Santiago Ascacibar (6): en un tiempo mostró sus condiciones de tiempista para el quite. No pasó sobresaltos en la marca y se asoció al juego cada vez que pudo.

Matías Vargas (5): ingresó en el segundo tiempo, se esperaba una mayor participación, pero en su favor habrá que decir que la pelota casi nunca anduvo por su sector.

Alan Franco (6): entró a los 11 minutos de la segunda parte, como el resto de los defensores, estuvo demasiado tranquilo ante la diferencia futbolística y física con Guatemala. Buena ubicación en los centros.

Franco Vázquez (5): también se presentó a los 11 minutos del segundo tiempo, le costó tener la pelota; se esperaba un poco más de él.

Franco Cervi: inquieto y movedizo; trató de juntarse con el resto de los volantes; quizá le faltó un mejor último pase; jugó 24 minutos.

Walter Kannemann: decido en los cortes, sobre todo, cuando salió a los costados. Nadie lo complicó como para alguna evaluación más precisa.