Qué tener en cuenta a la hora de despedir

La manera de comunicar una desvinculación puede provocar mayor desaliento que el ya causado por el hecho en sí; el manejo de la situación será observado por todos

9 de septiembre de 2018  

"Al despedir a Juan Pablo -me comentaba Nicolás- me aseguré de que entendiera que era lo mejor para él, que iba a tener más tiempo en casa, menos estrés. También le ofrecí desvincularlo de la empresa pero contratarlo como consultor durante un período de tiempo, así el golpe no es tan duro". Pareciera una linda historia la que nos comenta Nicolás, pero un horror desde el manejo personal de la situación de despido así como de la situación legal.

El manejo de la situación de despido: la recomendación de Nicolás o de cualquier jefe que tiene que despedir puede desalentar y desmotivar más a la persona despedida: "Quédate tranquilo, vas a tener más tiempo", es una sugerencia espantosa a alguien que, probablemente, está shockeado por perder el empleo. El despido precipita a la persona a una crisis. Los mensajes cínicos no sirven, A la gente se le baja el telón en la cabeza y no entiende nada. Hay que imponer la realidad y que la persona entienda qué pasa, qué va a suceder. El mensaje tiene que ser rápido, directo y claro.

Es por todo lo anteriormente dicho que un recaudo a tomar es que en los primeros minutos de la entrevista hay comunicar que la relación laboral ha cesado. Es importante tomarse un tiempo para que la persona haga catarsis y puedan hacer las preguntas que consideren así como también sacarse las dudas que tengan. También tiene que quedar claro a quién se tiene que dirigir en la organización para arreglar sus cuentas.

Para el jefe, dar la noticia de un despido es duro y difícil. Pero si se fue un buen jefe, si se ha dado feedback constante sobre la performance de la persona a despedir, se ha comunicado bien el contexto en el que están la empresa y el área, el despido seguirá siendo difícil pero el empleado no sentirá que es una sorpresa esa situación.

Las empresas tienen políticas de recursos humanos para todo: comunicación, desarrollo, selección, compensación, pero no para despido. Los despidos se hacen muy "según la situación y la persona" y esto genera que el jefe maneje el tema como quiera o pueda.

Cuidado con los mensajes esquizofrénicos que se dan. El despido es un mensaje que la organización lee. A nivel de la comunicación en la organización muchas empresas prefieren la hipocresía: "Juan Pablo deja de pertenecer a esta empresa ya que se dedicará a sus proyectos personales. Le deseamos todo el éxito posible...", cuando en realidad fue despedido por ineficiente y toda la organización lo sabe. El manejo del despido de alguien es algo que va a estar mirando el resto. Una cosa es un despido a alguien que robó o cometió una falta grave y otra muy distinta es despedir a un colaborador que dejó la vida en la empresa. Sinceridad y franqueza es clave. Y legalmente baja los riesgos.

El manejo legal de la situación de despido: anticipar el despido, anunciarlo y acompañarlo en un largo trayecto es riesgoso para la compañía. ¿Por qué? Anticipar un despido y no ejecutarlo puede generar situaciones donde, curiosamente, la persona se enferme. Si eso sucediera, le correspondería hasta un año de sueldo desde que se declara enfermo.

Hay que saber cuánto cuesta la indemnización a la organización. Hay una indemnización que sustituye al preaviso, que es el salario de un mes para quienes tengan menos de 5 años y de dos meses para los que tienen más de 5 años. La indemnización de integración del mes de despido, por lo cual conviene despedir el último día del mes. Y la tercera parte es la indemnización por antigüedad, donde se tienen en cuenta los años en la empresa y el salario. En este caso se toma la mejor remuneración. Para salarios bajos es un mes de sueldo por año de antigüedad. Para los que están fuera de convenio existe un tope (fallo Vizzotti) del 67% de la mejor remuneración mensual, por año de antigüedad.

¿Por qué existe tanta litigiosidad hoy? Porque la legislación argentina considera que remuneración es toda ventaja patrimonial que obtenga el trabajador producto de su trabajo: celular, auto, casa, medicina pre paga, plan de pensión, stock options etcétera. Si ese salario no está registrado se aplican multas que agravan las indemnizaciones.

Finalmente, hay que recordar que en el momento de desvinculación la persona a ser despedida se fija en la cuantía del paquete que se va a llevar. Y eso es lo importante para la él o ella. Lo demás son espejitos de colores.

El autor es profesor de la Escuela de Negocios de la UTDT

TEMAS EN ESTA NOTA