Lali Espósito: "Cuando sea vieja, quiero seguir haciendo cine"

La actriz, música y entrepreneur, de 26 años, amplía sus horizontes hacia la madurez
La actriz, música y entrepreneur, de 26 años, amplía sus horizontes hacia la madurez Crédito: Rodrigo Néspolo
Con una exitosa carrera en el mainstream pop habla sobre su primer papel dramático en Acusada, que se estrena el jueves
Marcelo Stiletano
(0)
8 de septiembre de 2018  

Cuando Lali Espósito habla de Acusada, jamás duda. Puede usar frases que remiten a la estética del mundo pop al que pertenece como gran triunfadora ("esta película generó en mí algo muy power"), pero detrás de ellas aparecen algunas otras cosas importantes: la satisfacción de haber elegido en este momento un papel dramático para volver al cine, la seguridad con la que se animó a dar este giro en su carrera, la conciencia de los riesgos que entraña una decisión de este tipo. Tanta confianza se tiene que puede ir todavía más allá: "Quiero filmar toda la vida. Cuando sea vieja, quiero seguir haciendo cine", adelanta.

El estreno de Acusada le llega a Lali en medio de un momento de altísima exposición. A los 26 años, acaba de editar su tercer disco; produce sus propios recitales a partir de un generoso despliegue de recursos técnicos y artísticos; conduce un reality documental de futuros talentos para una señal televisiva que llega a todo el mundo hispanohablante, y, al mismo tiempo, vive el estreno de Acusada, un thriller dirigido por Gonzalo Tobal, con nombres fuertes tanto en la producción y distribución (Rei Cine, Telefé, Piano, K&S Films, Warner Bros.) como en su elenco, que participa de la competencia oficial del Festival de Venecia y en pocos días más también se exhibirá en la exigente y estratégica muestra de Toronto, en coincidencia con su estreno en la Argentina, el jueves próximo.

Fanego y Sbaraglia, parte del elenco de Acusada
Fanego y Sbaraglia, parte del elenco de Acusada Crédito: K

"Veo este momento con la alegría de haber hecho algo diferente. Y sobre todo feliz por la decisión de haberlo ido a buscar. Encontré la confianza de Gonzalo como director, la exigencia de las pruebas previas y todo el rodaje. Era algo tan diferente de lo que venía haciendo que me llevó a otra concentración. No digo que en la comedia uno no pueda concentrarse, todo lo contrario. Hacer comedia es muy difícil. Pero no hablo de dificultades, sino del hecho de ponerse en otra piel", dice, sobre su papel en Acusada. Sobre el personaje de Lali, Dolores Dreier, recae la mayoría de las sospechas de haber asesinado a su mejor amiga. Una situación que altera por completo la relación con sus padres (Leonardo Sbaraglia e Inés Estévez) y su hermano menor (Emilio Vodanovich) y le abre la puerta a un complejo juicio en el que junto a su abogado (Daniel Fanego) se enfrentará a las acusaciones del fiscal (Gerardo Romano). El mexicano Gael García Bernal aparece en un papel breve y decisivo.

"Si sos padre -explica Lali-, lo que pasa en Acusada indefectiblemente te va a hacer un clic. Como espectador, te vas a hacer muchas preguntas: ¿fue ella o no la culpable? ¿Cuándo apareció muerta su amiga? ¿Cómo ocurrió todo? Te vas a empezar a preguntar en medio de la película o al salir del cine qué harías en una situación así", dice.

"También se pone muy en juego el mundo de hoy -explica Lali-, cómo se mueve la información en las redes sociales, cómo se viraliza la vida privada de la gente, hasta dónde puede llegar eso. El público más joven se va a sentir muy identificado".

Lali en su interpretación de Dolores, una joven culpada de haber asesinado a una amiga
Lali en su interpretación de Dolores, una joven culpada de haber asesinado a una amiga Crédito: K

-Imaginás muchos posibles debates alrededor de la película. ¿Cuál es el primero que te empezó a dar vueltas por la cabeza?

-Preguntarme cómo iba a hacer para entender lo que le pasa a Dolores. Para responderlo, trabajé mucho con Gonzalo y empecé una búsqueda para salir de mi propia manera de juzgar a las personas. Mi desafío era salir de allí. No ser la jueza de esa historia como Mariana o Lali, sino ponerme de verdad en la piel de una chica más joven que yo a la que le pasa algo así en un mundo muy complejo. Dolores se siente mal porque la acusan, pero sobre todo porque está viviendo algo irreal, una locura. ¿Cómo llego al alma de Dolores, a entender su estado anímico y emocional en esa situación?

-¿Llegaste a alguna respuesta?

-Creo que sí. En un momento experimenté algo parecido a una simbiosis. Estás tan metida en el cerebro del personaje que ya sos su conciencia. Trabajamos muchos meses previos al rodaje con Gonzalo para encontrar al personaje en todos sus aspectos: físico, mental, cómo se expresa, cuán rápido reacciona. La riqueza de detalles que tiene el personaje me hizo abstraerme de cualquier especulación sobre cómo le iría a la película, qué le parecería al público, cómo se ve de afuera lo que hago. Estaba muy metida dentro de Dolores.

-Es muy posible que esta película haga que tus fans te vean desde otro lugar. También los medios que están pendientes de todo lo que te pasa. Y que empiece a verte otro tipo de público que va al cine, más exigente y riguroso. ¿Cómo manejás esta situación?

-Yo soy un bichito raro. A mí me gusta ser diversa, me gusta cambiar. Me muevo como pez en el agua en medio de tantas cosas diferentes como las que estoy haciendo ahora. Y aunque me toque algo muy exitoso, no podría quedarme allí todo el tiempo. Tengo muy claro el lugar de la música y también el lugar de la actriz. Soy una especie de esquizofrénica artística. En el mejor de los sentidos.

Lali Espósito, Leonardo Sbaraglia, Gonzalo Tobal
Lali Espósito, Leonardo Sbaraglia, Gonzalo Tobal Fuente: AP

-¿Qué fue lo primero que te pidió el director?

-Me dijo: "Quiero tu cara de verdad". Y con un trabajo encima para que pueda lucir todavía más demacrada. Llegué, como te decía, con la idea de mostrar algo diferente. Hay algo que es natural a nosotros como seres humanos: la tendencia a encasillar a las personas según lo que creemos que hacen. Y hay algo en mi interior, desde muy chiquita, que me lleva a ir contra todo eso. Yo trabajé diez años seguidos con Cris Morena, de los 10 años a los 19, 20. Terminé esa etapa y me puse a hacer teatro de texto. Las brujas de Salem. Me dijeron que estaba loca de remate. Pero no pensé en los demás, sino en saciar mi propio interés artístico. Yo soy muy fan de quienes se animan todo el tiempo a salir de la zona de confort. Yo me muevo así.

-¿Mirás a alguna otra actriz cuando imaginás tu futuro en el cine?

-Mentiría si dijera que sí. Pero del mismo modo, aunque pueda parecer una obviedad, digo que la versatilidad de Meryl Streep es abrumadora. Me parece insuperable. Ojalá pueda parecerme mínimamente a ella en algo sobre lo que te hablaba: los cambios, las elecciones, las búsquedas. Es la madre de todas nosotras. Pasa de un musical a un drama o a una comedia enseguida y le creés en cualquier lugar que ocupa. Pero no quiero que mi carrera se parezca a tal o cual persona. Confío más en lo personal.

-Permitidos fue un momento de gran lucimiento para vos desde la comedia. Y Ariel Winograd, su director, dice todo el tiempo que sueña con hacer otra película de ese género con vos. Ahí hablabas muchísimo.

-¿Viste que me la paso diciendo palabrotas? Mi abuela fue a verla y estaba sentada atrás mío el día del estreno. Cuando me di vuelta y le pregunté si le había gustado, me contestó: "¡Pero qué mal que hablás!".

En el festival de Venecia, el martes pasado
En el festival de Venecia, el martes pasado Fuente: Reuters

-En Acusada, en cambio, pasás al otro lado. Hablás solo lo indispensable.

-Me lo hizo difícil Gonzalo, porque yo soy la chica gesto. Lo aprendí ahí, in situ. Lo intuía. Fue más difícil para mí todo lo que no tenía que decir que actuar lo que la escena me pedía.

-¿Qué lugar ocupará el cine en tu vida después de Acusada?

-Hoy es lo más importante de mi vida a nivel actoral por obvias razones. Si me preguntás qué espero del cine, te contesto enseguida que quiero filmar toda la vida. Pero soy muy cauta. Nunca había hecho algo como Acusada, y si mañana vuelvo a hacer una comedia con Winograd u otro policial con Gonzalo será una elección de ese momento. Soy de vivir el instante con mucha conciencia del trabajo, no solo de cómo se ve mi carrera desde afuera. Voy a hacer siempre lo que tenga ganas de hacer.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?