El gobierno de Donald Trump mantuvo encuentros secretos con oficiales venezolanos rebeldes

El diario The New York Times reconstruyó esas reuniones a partir de entrevistas con once funcionarios y exfuncionarios estadounidenses y con un excomandante venezolano Fuente: AFP Crédito: HO / Venezuelan Presidency
8 de septiembre de 2018  • 12:45

NUEVA YORK (ANSA).- El gobierno de Donald Trump mantuvo varios encuentros secretos con oficiales venezolanos rebeldes en el último año y discutieron un plan para derrocar al presidente Nicolás Maduro , según funcionarios estadounidenses y un excomandante militar de Venezuela que participaron de las reuniones.

La Casa Blanca se abstuvo de comentar detalles sobre estos encuentros a The New York Times y se limitó a asegurar que es importante comprometerse en "un diálogo con todos los venezolanos que demuestran un deseo por la democracia" de modo de llevar adelante "un cambio positivo a un país que sufrió tanto bajo [el gobierno de] Maduro".

Según The New York Times, un excomandante venezolano involucrado en las conversaciones forma parte de la lista de oficiales acusados de corrupción que fueron sancionados por el gobierno estadounidense. Él y otros fueron acusados por Washington de una serie de crímenes: tortura de opositores, encarcelamiento de cientos de "prisioneros políticos", heridas a miles de civiles, tráfico de drogas y colaboración con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia ( FARC).

Los funcionarios estadounidenses decidieron finalmente que no ayudarían a los conspiradores y los planes de golpe quedaron estancados.

"Esto caerá como una bomba" en la región, aseguró Mari Carmen Aponte, exembajadora de Estados Unidos en El Salvador y exsubsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental del gobierno de Barack Obama .

En secreto. Durante las reuniones secretas, que se hicieron afuera de Estados Unidos , los militares venezolanos les dijeron a los funcionarios estadounidenses que representaban a muchos miembros de las fuerzas armadas que no estaban de acuerdo con Maduro y les pidieron que les proporcionaran radiorreceptores encriptados para poder comunicarse en forma segura mientras desarrollaban un plan para instalar un gobierno de transición liderado por el Ejército con el fin de administrar el país hasta que pudieran convocar elecciones. Los funcionarios estadounidenses decidieron no proporcionar ese material de apoyo.

La reconstrucción de esas reuniones secretas y los debates que las precedieron se elaboró en The New York Times a partir de entrevistas con once funcionarios y exfuncionarios estadounidenses, además del excomandante venezolano, quien aseguró que por lo menos tres grupos dentro de las fuerzas armadas venezolanas habían conspirado contra el gobierno de Maduro.