Naomi Osaka dio el gran golpe en el US Open: frustró el récord de Serena Williams en un final escandaloso

US Open Grand Slam
  • 2
  • 4
  • -
Serena Williams USA
  • 6
  • 6
  • -
Naomi Osaka JPN
José Luis Domínguez
(0)
8 de septiembre de 2018  • 14:05

NUEVA YORK - No es lo habitual lo que pasó. Allí está Naomi Osaka, flamante campeona del US Open. A los 20 años, acaba de ganar el torneo más trascendente de su todavía incipiente carrera. En la final le ganó con pleno merecimiento a Serena Williams por 6-2 y 6-4, y le impidió a la exnúmero 1 del mundo conquistar de una vez su 24ª corona de Grand Slam. Pero el desenlace de la final femenina fue caótico, volcánico, con la legendaria Serena a nada de ser descalificada por su comportamiento, luego de varias discusiones con el umpire portugués Carlos Ramos, que le descontó primero un punto, y luego un game. El último paso de violación del código de conducta, la descalificación, no llegó por muy poco.

Sorprendió Osaka con un primer set cercano a la perfección. Aplomo y contundencia para marcar diferencias con un juego agresivo y certero. Claramente, la defensa es un punto débil en Serena, y la japonesa se lo hizo sentir con ataques que desbordaron a la múltiple campeona. Le costó un buen rato hacer pie a la menor de las Williams, que recién pudo empezar a emparejar el desarrollo en el segundo set. En un cuarto game a puro bombazo de un lado y del otro, Serena consiguió quebrar y ponerse 3-1.

Fuente: AFP - Crédito: Andres Kudacki

Pero de inmediato, la estadounidense perdió su servicio y quedó 3-2. Furiosa, destrozó su raqueta contra el piso. Ya había recibido un warning (advertencia) por coaching (recibir instrucciones de su entrenador), y Ramos decidió aplicarle un punto de penalidad por "abuso de raqueta", tal como indica el reglamento, por lo que luego del descanso Osaka empezaría sacando 15-0. Serena perdió la cabeza y empezó a discutir con Ramos: "No hice coaching, no lo hice, nunca hice trampas en mi vida. Cada vez que juego acá hay problemas. Me debés unas disculpas".

Osaka pasó de perder 1-3 al 4-3. Al levantarse de la silla, trató de "ladrón" a Ramos, que respondió con un game de penalidad por abuso verbal de la estadounidense: Serena pasaba entonces a perder 5-3.

Serena Williams
Serena Williams Fuente: AP - Crédito: Julio Cortes

Serena exigió la intervención del supervisor de árbitros y el juego se detuvo durante varios minutos, mientras Osaka observaba desde el otro lado. "Esto no es justo, no está bien. Esto es increíble", se quejaba Serena. "Nunca más vas a volver a arbitrarme. Jamás", le reprochó a Ramos mientras lo señalaba.

Serena rompió en llanto mientras ingresaban las principales autoridades de conducta, el referí del torneo, Brian Earley, y la supervisora del WTA Tour, Donna Kelso. La menor de las Williams se desahogó, pero ya no había vuelta atrás para la determinación de Ramos. Serena volvió a jugar, ganó su game, pero no pudo en el siguiente juego, donde Osaka cerró con determinación la final, en medio de un abucheo impresionante.

US Open: La dura pelea de Serena Willians con el árbitro

00:30
Video

El punto que le dio el primer US Open a una japonesa

Hija de una japonesa llamada Tamaki y del haitiano Leonard Max Francois, Osaka nació... en Osaka, y se mudó a los Estados Unidos a los tres año. Actualmente vive en Fort Lauderdale, Florida, y es entrenada por Sascha Bajin, ex sparring (peloteador) de Serena Williams, su rival en la final, y Wozniacki.

Lejos de calmarse, el clima de descontento prosiguió durante la ceremonia de entrega de premios. En medio de una lluvia de chiflidos, el presentador pidió respeto por las jugadoras, mientras Serena abrazaba a Osaka, que no podía contener las lágrimas en medio de una situación ridícula. "Sé que todos querían que ganara ella, lamento que esto haya terminado así", dijo Osaka con un hilo de voz. "Ella jugó bien y ganó su primer Grand Slam. Felicitaciones, Naomi, por favor no más abucheos", pidió Serena, que de todos modos no se disculpó por su comportamiento. Fue una pena que Osaka, la primera japonesa en la historia en ganar un torneo de Grand Slam, debiera recibir la copa sin poder sonreír ni disfrutar el momento que tanto había soñado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?