Alumni recuperó el aliento ganador: le ganó 20-10 al CASI, de visitante, y confirma que es candidato

Una escena del partido que Alumni le ganó a CASI
Una escena del partido que Alumni le ganó a CASI Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
Agustín Monguillot
(0)
8 de septiembre de 2018  • 16:52

Alumni sigue vigente. Con su triunfo de ayer ante el Club Atlético de San Isidro, por 20 a 10, en la Catedral, el subcampeón de la URBA en 2011 alcanzó las 10 victorias en los últimos 11 partidos y, sábado a sábado, deja en claro que lo conseguido lejos estuvo de ser una sorpresa: es el resultado de un proceso que aún no alcanzó su punto máximo.

Después de haber llegado a aquella final de la URBA, Alumni había desaparecido de las grandes instancias y atravesó por un recambio generacional, donde las nuevas camadas necesitaron rodaje para asentarse. Hasta el año pasado, donde llegó la explosión como equipo que lo depositó en la definición con Hindú. "Lo que está pasando es la confirmación del crecimiento de los jugadores después de la temporada pasada", dice Nahuel Neyra, uno de los entrenadores.

Una de las claves está en el plantel del club de Tortuguitas, cuyo recambio ha funcionado a la perfección. Por citar un ejemplo, Joaquín Díaz Luzzi se luce como organizador de juego, mientras Lucas Frana, goleador del torneo en 2017, empieza a sumar minutos después de una lesión en una mano. "Lo único que teníamos para agregar en función de lo que se había hecho era ampliar la base. Nuestro objetivo es terminar el año con la seguridad de que haya 30 jugadores que puedan jugar en Primera y que el equipo no se resienta", explica Santiago Van Der Gothe, la otra cabeza del equipo.

Otro cambio se da en el manejo de las situaciones límite. "Es un proceso. Lo que rescato es la madurez del equipo, que está creciendo y aprendiendo. Venimos de muchos años donde éramos los mismos jugadores, pero nos faltaba saber manejar los tiempos del partido o mantener la intensidad los 80 minutos. Ésa es la madurez que nos está permitiendo ganar los partidos donde la diferencia es mínima", grafica Tobías Moyano, uno de los sobrevivientes del equipo finalista de 2011 que ayer fue la figura del partido.

Las palabras del tercera línea tienen que ver con que el club de Tortuguitas, que venía de caer con San Luis . No jugó su mejor rugby en la Catedral, pero aun así se quedó con la victoria. Fue amplio dominador en el primer tiempo, aunque careció de definición en los últimos metros y se fue al descanso tan sólo 8-0 arriba, gracias a un penal de Joaquín Díaz Luzzi y un try de Juan Patricio Anderson.

"Faltó eficacia. Podríamos haber terminado un poco más tranquilos", lamentó Máximo Provenzano. "No facturamos tanto como esperábamos. Si llegamos y lastimamos, tenemos que irnos con puntos", advirtió Moyano. Aún con vida, CASI salió con mayor iniciativa en el segundo tiempo, se acercó con el pie de Ignacio Almela e incomodó a Alumni.

Sin embargo, el dueño de casa dejó pasar el tren de prenderse en los puestos de arriba. Una oportunidad que se había ganado a fuerza de un excelente inicio de segunda ronda, con tres victorias consecutivas. En lo que se le presentaba como un partido bisagra, no cruzó la zona de 22 yardas rivales en la primera mitad y cometió imprecisiones clave en los momentos que amenazaba con dar el golpe.

Sin estar fino, Alumni lo resolvió con algunas conexiones puntuales que terminaron con Luca Sábato apoyando en el ingoal. El wing se encamina a ser tryman del torneo por segunda temporada consecutiva: llegó a los 16 en 15 fechas. Seguramente se habrá lamentado con el knock on de Anderson en la última del partido, donde perdió la chance de sumar el punto bonus que lo hubiera dejado como líder junto a San Luis. "Tenemos que crecer en los detalles. Por ahí nos pasó en concreto que no manotamos cuando tuvimos la oportunidad. Ese tipo de detalles te pueden dejar afuera de un campeonato", advierte Moyano, referente de un Alumni que no se conforma con haberse asentado en la elite.

La síntesis

CASI (10): Jerónimo Solveyra; Mauro Perotti, Jerónimo Pandelo, Benjamín Belaga y Nicolás Cotella; Ignacio Almela y Luca Canzani; Juan Ymaz, Benito Paolucci y Vicente Boronat; Ignacio Larrague y Salvador Ochoa; Marco Ciccioli, Juan Albareda y Martín Brousson.

  • Entrenador: Juan Campero
  • Ingresaron: Felipe Hellman, Ignacio Nieto Sánchez, Pablo Collarini, Manuel Cagliani y Mateo Schiopetto.

Alumni (20): Máximo Provenzano; Tomás Corneille, Tomás Cubilla, Franco Battezzati y Luca Sábato; Joaquín Díaz Luzzi y Tomás Passerotti; Tobías Moyano, Juan Patricio Anderson y Santiago Furesz; Iñaki Etchegaray y Bernardo Quaranta; Guido Cambareri, Gaspar Baldunciel y Tomás Bivort.

  • Entrenadores: Nahuel Neyra y Santiago Van der Gothe
  • Ingresaron: Federico Lucca, Santiago Alduncin, Segundo Gaviña y Lucas Magnasco

  • Tantos en el primer tiempo: 9 minutos, penal de Díaz Luzzi (A); 25m, try de Anderson (A).
  • Tantos en el segundo tiempo: 6 minutos, penal de Almela (C); 9m, try de Sábato (A); 33m, gol de Díaz Luzzi por try de Sábato (A) y 37m, gol de Almela por try de Perotti (C).
  • Árbitro: Juan Pablo Federico
  • Cancha: CASI

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.