El video de la protesta de Serena Williams en la final del US Open: "Sos un ladrón"

US Open: La dura pelea de Serena Willians con el árbitro

0:30
Video
José Luis Domínguez
(0)
8 de septiembre de 2018  • 19:29

NUEVA YORK.- La final femenina del US Open tuvo un cierre atípico: penalidad a Serena Williams , título para Naomi Osaka y una premiación en la que las dos tenistas se sentían incómodas. Todo producto de un desenlace caliente.

Sorprendió Osaka con un primer set cercano a la perfección. Aplomo y contundencia para marcar diferencias con un juego agresivo y certero. Claramente, la defensa es un punto débil en Serena, y la japonesa se lo hizo sentir con ataques que desbordaron a la múltiple campeona. Le costó un buen rato hacer pie a la menor de las Williams, que recién pudo empezar a emparejar el desarrollo en el segundo set. En un cuarto game a puro bombazo de un lado y del otro, Serena consiguió quebrar y ponerse 3-1.

Pero de inmediato, la estadounidense perdió su servicio y quedó 3-2. Furiosa, destrozó su raqueta contra el piso. Ya había recibido un warning (advertencia) por coaching (recibir instrucciones de su entrenador), y Ramos decidió aplicarle un punto de penalidad por "abuso de raqueta", tal como contempla el reglamento, por lo que luego del descanso Osaka empezaría sacando 15-0. Serena perdió la cabeza y empezó a discutir con Ramos: "No hice coaching, no lo hice, nunca hice trampas en mi vida. Cada vez que juego acá hay problemas. Me debés unas disculpas". Osaka pasó de perder 1-3 al 4-3. Al levantarse de la silla, trató de "ladrón" a Ramos, que respondió con una game de penalidad: Serena pasaba a perder 5-3.

Serena exigió la intervención del supervisor de árbitros y el juego se detuvo durante varios minutos, mientras Osaka observaba desde el otro lado. "Esto no es justo, no está bien. Esto es increíble", se quejaba Serena. "Nunca más vas a volver a arbitrarme. Jamás", le reprochó a Ramos mientras lo señalaba.

Serena rompió en llanto mientras ingresaban las principales autoridades de conducta, el referí del torneo, Brian Earley, y la supervisora del WTA Tour, Donna Kelso. La menor de las Williams se desahogó, pero ya no había vuelta atrás para la determinación de Ramos. Serena volvió a jugar, ganó su game, pero no pudo en el siguiente juego, donde Osaka cerró con determinación la final, en medio de un abucheo impresionante.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.