Mario Negri: "El radicalismo no pidió ni pedirá ningún cargo al Gobierno"

Fuente: Archivo
El presidente del interbloque Cambiemos en la Cámara de Diputados afirma que hoy la prioridad es estabilizar la economía
Laura Serra
(0)
9 de septiembre de 2018  

El diputado Mario Negri (Cambiemos) no disimula cierta incomodidad y fastidio cuando se le pregunta por el ingreso frustrado de dirigentes del radicalismo al gabinete de Mauricio Macri. "Nuestro partido no fue ni irá a pedir ningún cargo al Gobierno", repetirá hasta el hartazgo. Insiste en dar vuelta la página y mirar hacia adelante: la prioridad, sostiene, es estabilizar la economía y disipar las turbulencias del mercado cambiario; en simultáneo, acordar el presupuesto 2019 con los gobernadores del PJ.

"Es fundamental transmitir una imagen de confianza y de credibilidad en este contexto -alienta-. Sin embargo, que ahora tengamos alguna tranquilidad en los mercados no implica que el problema esté resuelto. Todo lo contrario, hay que ser cuidadoso y prudente y recuperar la confianza social", advierte el presidente del interbloque de diputados de Cambiemos en una entrevista con la nacion.

-¿Por qué se frustró el ingreso de Prat-Gay, Sanz y Lousteau al gabinete de Macri? Fueron convocados a Olivos y salieron con las manos vacías.

-El radicalismo no fue ni irá a pedir ningún cargo al Gobierno. Nuestra vocación es aportar ideas en este contexto de crisis, por eso fuimos convocados a Olivos y mantuvimos muy buenas reuniones con los ministros de Hacienda y de Producción, en las que se nos explicaron las medidas excepcionales que se iban a anunciar en materia impositiva. También se nos anticipó cómo sería el refuerzo en el gasto social. La reunión fue muy buena y fueron receptivos a nuestras propuestas.

-Pero hubo ofrecimientos del Gobierno a tres dirigentes de su espacio para integrar el gabinete. ¿O no fue así?

-Ese domingo hubo muchas conversaciones. Pero en medio de una crisis, y en vísperas del viaje de Nicolás Dujovne a Washington, no nos pareció prudente precipitar nada. Se dialoga y se seguirá dialogando, y si el Presidente considera más adelante que resultaría positivo agregarle más volumen político al gabinete, allí estará el radicalismo. Pero en estas circunstancias sería casi una imprudencia y falta de respeto a la sociedad si estuviéramos corriendo detrás de un cargo.

-¿Cómo está la coalición Cambiemos? Hubo algún chisporroteo con Elisa Carrió?

-La coalición Cambiemos goza de buena salud. Más allá de cualquier diferencia y sin perder la identidad de nadie. Y con respecto a lo de Carrió? todos conocen a Lilita, pero ya está todo aclarado, no hay ningún conflicto. Ella no vetó ningún candidato [del radicalismo] y así lo expresó públicamente.

-El mercado cambiario cerró el viernes relativamente estable. ¿Pasó la crisis?

-En absoluto. Que haya tranquilidad no implica que el problema esté resuelto. Toda esta turbulencia cambiaria y financiera, con la devaluación, se va a sentir fuerte, habrá más pobreza. Lo más importante ahora es estabilizar el mercado financiero, recuperar la confianza y la credibilidad. Por eso sería muy importante que la semana próxima podamos avanzar con los gobernadores del PJ en el diseño de un presupuesto razonable, equilibrado fiscalmente y equitativo en el esfuerzo entre las provincias y la Nación. Esa es nuestra prioridad.

-La oposición sostiene que el Gobierno no tiene un rumbo económico definido, que solo emparcha los problemas.

-Si algo tiene claro el Gobierno es el rumbo; quienes no lo tenían fueron quienes llevaron a la Argentina a cerrarse ante el mundo, a consumir las reservas, a llevar el gasto público a niveles récord, a aumentar el déficit, a condenar al país al déficit energético, a pisar las tarifas. Esa lógica no va más; la Argentina está decidida a insertarse en el mundo y a ser un país competitivo. Ahora estamos en una situación extremadamente vulnerable, y esto es lo que llevó al Presidente a tomar medidas de excepción en busca de más ingresos; son medidas que a nadie le gusta, pero estamos en una emergencia.

-El Gobierno confía en llegar a un acuerdo con los gobernadores del PJ por el presupuesto, pero a veces esos acuerdos se complican cuando los temas aterrizan en el Congreso. ¿Es optimista?

-Estamos a punto de presentar un presupuesto con un consenso muy amplio de varios gobernadores. Ojalá fueran todos. El objetivo es lograr una economía sana. Si damos ese salto de madurez, si somos capaces de este esfuerzo colectivo y equitativo, tendremos excelentes noticias estos días.

-¿No prevé problemas en el tratamiento del presupuesto?

-Siempre va a haber debate y discusión. Lo importante es llegar a un acuerdo por la vía del diálogo y de la generosidad. Algunos sectores opositores que nos critican deberían hacer su propia lista de errores y no como hacen ahora: aterrizan como comentaristas económicos ajenos a los problemas, cuando dejaron el gobierno hace dos años.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?