De los lectores: cartas & mails

Sería noticia de tapa; Gastemos menos; Que sea la última; Ministerios; Opinólogos; La educación; Poblar el interior; Tránsito en La Boca
(0)
9 de septiembre de 2018  

Carta de la semana

Sería noticia de tapa

Como votante de Cambiemos, estoy de acuerdo en la necesidad de un ajuste tendiente a lograr un equilibrio de las cuentas del Estado, y creo que todos debemos, en el lugar que nos toque, dar un ejemplo de economía y austeridad. Qué lindo sería entonces que los integrantes del Gobierno -presidente, ministros, senadores y diputados, Poder Judicial, gobernadores, etc.- decidieran colaborar reduciendo sus sueldos y honorarios en una suma considerable (¿30%?), para ponerse a nivel del resto de los ciudadanos, que van a sufrir una merma importante ante la inflación que se viene.

Esa noticia sería tapa de todos los diarios y comentario obligado en la TV, y los aplausos que provocaría, unánimes.

Marcos Ruiz Sáenz

ruiz_marcos@yahoo.com.ar

Gastemos menos

Esto es muy claro, entran 100 pesos, gastamos eso o menos. Simple, ¿no? Bueno, hace 70 años que gastamos más de lo que generamos. ¿Le ponemos punto final o seguimos la joda? Este gobierno quiere hacer las cosas como corresponde y a muchos argentinos no les interesa. Hoy tenemos un compromiso con el FMI que no podemos eludir, por suerte. Así las cosas, por favor, no "jodan", gastemos lo que ingresa. Pero en las manifestaciones sociales invariablemente se exigen aumentos y comida. Los sindicalistas defienden lo indefendible. Pretenden una porción de una "torta" que no existe. Los empleados estatales pretenden un sueldo fácil sin el esfuerzo, como lo hacen en la actividad privada. Los comunicadores creen que tienen la verdad, pero nadie hace una cuenta fácil: 3+3 = 6. Por favor, piensen un poco, no llegamos a ningún puerto si seguimos así como desde hace 70 años. No vengan con respuestas emocionales; tenemos que ser fríos y acomodar la situación como el presente lo exige.

Le pregunté a un amigo cómo hicieron los alemanes para salir de la crisis de posguerra y me contestó, categóricamente: "En Alemania había alemanes". Yo digo que en la Argentina hay vagos, chorros y sinvergüenzas, pero no son la mayoría. Es hora de cambiar, si no, el ciclo se repite y vamos a terminar mal.

Alejandro Luis de Elizalde

DNI 7.803.764

Que sea la última

El lunes pasado, el Gobierno reconoció la crisis y, una vez más, la incertidumbre, la desconfianza y el malestar se apoderaron de la sociedad. La historia parece repetirse y, lejos de animarnos, nuestro pasado nos obliga a pronosticar los peores escenarios. Sin embargo, esta vez algo debe ser distinto. Hoy, nuestro país transita un cambio profundo, elegido y ratificado por la mayoría. Nos toca encarar este cambio en el complejo panorama internacional y con los errores por parte del Gobierno, propios de cualquier administración. Pero no podemos olvidar los logros alcanzados hasta aquí, que apuntan a encaminarnos en la senda del progreso y del desarrollo sostenido tras años de desidia y abandono. Lamentablemente, los interesados y oportunistas buscarán el caos en el desorden en busca de ventajas electorales. Pero no podemos permitir que los perversos se apoderen de la escena y nos arrastren al pasado que hemos decidido superar.

Es momento de demostrarnos, a nosotros mismos y al mundo, que hemos madurado y que podemos unirnos en la adversidad para que esta crisis no sea una más y que sea la última.

Enzo Scaletta

DNI 40.731.894

Ministerios

Conocidas las modificaciones en el gabinete nacional, si bien las comparto, creo oportuno recordar que desde 1880 (desde el general Julio A. Roca, pasando por Juárez Celman, Pellegrini, Sáenz Peña, Uriburu, Quintana, Figueroa Alcorta, De la Plaza, Yrigoyen, Alvear, Justo, Ortiz, Castillo, Ramírez, Farrell y Perón), los gobiernos siempre contaron con ocho ministerios y el país funcionó sin problemas de estructura, ya que cada ministerio contaba con sus respectivas secretarías. Me pregunto si ahora somos más idóneos, productivos, resolutivos, competentes, etc., con la actual conformación del gobierno. No tengo respuesta a este interrogante y, como la actualidad no me señala mayores progresos, espero nuevas reformas que nos faciliten un rumbo correcto, que nos acerque a aquellos años en que la Argentina -con ocho ministerios- fue un país productivo, exportador y realmente austero.

Héctor Juan Domínguez

DNI 5.548.687

Opinólogos

Si el presidente Macri busca reemplazante para el actual ministro de Hacienda, solo tiene que encender la radio o la TV y hacer zapping, y encontrará periodistas, panelistas y analistas por doquier que le indicarán sabiamente con lujo de detalles y cifras qué es lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer, para que todos vivamos más felices. Ni que hablar de economistas de distintas tendencias que exudan erudición por todos los medios, quienes seguramente estarán ansiosos por ocupar el tranquilo sillón ministerial. Cuesta creer que el señor Presidente aún no se haya dado cuenta de ello.

Gustavo Oscar Colla

gustavo.colla@yahoo.com

La educación

¿Podrá alguien, alguna vez, de los que dirigen los destinos de este país pensar en la educación? ¿Cómo mejorarla, buscar las formas para que cada vez llegue a más personas y sea de calidad, orientada a 20 años, integradora, libre y gratuita? Porque, no nos engañemos, hoy no tenemos educación gratuita, solamente pueden estudiar los que pueden pagarse un boleto de transporte, comprar libros y todos aquellos que no necesitan trabajar para poder sobrevivir. Se educan solo aquellos que tienen posibilidades económicas de hacerlo. Hoy diría que hay más posibilidades de que un camello pase por el ojo de una aguja que de que un niño pobre nacido en una villa entre en una universidad. Alguien dijo que todos los problemas son problemas de educación, y estoy de acuerdo. Sin una buena educación nunca saldremos adelante, dependeremos siempre de un mesías que nos salve y nunca formaremos a nuestros propios conductores. Y la mano externa que nos guía casi siempre lo hace pensando en sus intereses y a costa de nuestros sufrimientos.

Nuestro país es como un barco sin motor, que depende de los vientos que otros soplan. La forma de evitar esto es pensar, de una vez por todas, en la educación.

Héctor Rodríguez

DNI 17.628.535

Poblar el interior

En épocas de crisis, son necesarias ideas creativas para superarla rápidamente y para mantenerlas en el mediano y el largo plazo. La Argentina, extensa, despoblada y mal poblada, debe establecer con urgencia una estrategia poblacional para crecer en número de habitantes y conseguir al mismo tiempo una distribución más homogénea. Un país que puede alimentar a 400 millones de personas debería tener una población próxima a los 70 millones, distribuida de manera que se puedan aprovechar vastos territorios vírgenes y deshabitados (nuestra población sigue concentrada esencialmente en las ciudades fundadas en los siglos XVI y XVII). Una alternativa es establecer colonias rurales, turísticas y tecnológicas (estas últimas, para la producción de materiales de elevado valor agregado y de productos intangibles). El sustento energético de estas pequeñas colonias será autónomo, a partir de formas limpias de energía (solar, eólica, biomasa), almacenadas en baterías de litio o, mejor, a través de hidrógeno y su empleo mediante pilas de combustible. Pensar la energía en función del gran consumo de las grandes ciudades atiende una cuestión meramente coyuntural, pero no resuelve ni resolverá el problema de la pobreza ni el de las economías regionales, las que no solo pueden incrementar las producciones existentes, sino también crear nuevas oportunidades productivas.

Mayor población mejor distribuida es generadora de riqueza.

Héctor J. Fasoli

DNI 12.498.457

Tránsito en La Boca

Obscena y grosera contradicción del GCBA, que el 29 y el 30 de agosto pasados realizó en la Usina del Arte el Segundo Congreso Internacional de Urbanismo y Movilidad, justamente a dos cuadras del absurdo y privilegiado taponamiento permanente de la avenida Pedro de Mendoza y Aristóbulo del Valle, causado (vaya a saber uno por qué razón) por los organizadores de ese evento. Esto perjudicó la conectividad y el desarrollo total del barrio más emblemático y turístico de la ciudad, tolerando muy sospechosamente que una empresa arenera usufructuara privilegiada e impunemente 10.000 m2 de la calzada pública de esa avenida, restringiendo absurdamente y en forma constante la circulación vehicular y peatonal. ¿Es o no una aberrante contradicción? Solucionar esta arbitrariedad es competencia de quien organizó ese congreso, el gobierno de la CABA.

Alfredo Alberti

Presidente Asociación de Vecinos de La Boca

alalberti@speedy.com.ar

En la Red

Clarens dijo que llevó dinero de coimas al domicilio de los Kirchner

Facebook

"Les pregunto a los K, ¿siguen diciendo que está todo armado?" -María Cristina Moreno

"Con toda la montaña de plata que se robaron y se enriquecieron en la 'década robada' hubiéramos llegado a ser la 'Dubái' de Latinoamérica" -Hugo Alcides Gaspari

"¿Y ella no se enteró?" -Silvia Laura De Corso

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.