El peronismo debate cómo pararse frente a la crisis para definir su futuro

La tensión económica reavivó el debate interno; el vínculo con Macri, las consecuencias del ajuste, la diferenciación del kirchnerismo y la falta de un candidato, ejes de la discusión
Lucrecia Bullrich
(0)
9 de septiembre de 2018  

Después de semanas agitadas y en la previa de la batalla final por el presupuesto, el peronismo debate cómo pararse en el escenario derivado de la peor crisis política y económica desde que Mauricio Macri es presidente. Los efectos de la debacle cambiaria, el ajuste al que obliga el acuerdo con el FMI y la incipiente puja electoral del año que viene se combinan en un panorama complejo y de aristas múltiples.

Entre los protagonistas de la discusión -gobernadores, legisladores, intendentes y gremialistas- se afianza la idea de que el peronismo debe "defender la gobernabilidad", "colaborar con el Gobierno" y "no hacer de bombero incendiario". Traducido: enterrar el fantasma que los asocia con la conspiración cada vez que asoma la crisis. Pero ¿cómo se combina ese espíritu de acompañamiento institucional con el rol opositor del PJ y el objetivo de recuperar el poder en 2019?

"El equilibrio es difícil. La gente quiere que no seamos obstructivos, pero al mismo tiempo quiere ver que hay una alternativa a Macri", sopesó ante LA NACION un gobernador del norte.

Esa dificultad saldrá a la superficie otra vez pasado mañana, en la reunión con los gobernadores de la que Macri pretende salir con el presupuesto listo para presentarlo en el Congreso. Aunque admiten que el acuerdo está avanzado, a varios caciques peronistas no les cayó nada bien que la Casa Rosada diera por sellada la discusión ya desde el miércoles de la semana pasada. "El martes vamos a seguir tironeando. Más allá de que hay que cumplir con el FMI, estamos hablando de guita para un año electoral", se sinceró otro gobernador.

En el peronismo al que el Gobierno llama "racional" se ilusionan con que el debate del presupuesto en el Congreso los afiance en ese lugar de opositores "responsables" en contraposición con lo que entre ellos llaman "el kirchnerismo tirapiedras". Dan por descontado que el Frente para la Victoria rechazará el presupuesto.

Sin movilización

En el gremialismo impera esa misma lógica, incluso de cara al paro nacional del próximo martes 25, que será el cuarto contra el gobierno de Macri. Será una huelga sin movilización, a diferencia de la que las dos CTA, el moyanismo y sectores del kirchnerismo harán un día antes, con marcha a la Plaza de Mayo incluida.

¿Y las quejas porque el Gobierno "se encierra" y no los convoca? Gobernadores e intendentes repitieron ese reclamo en los últimos días: para que se revea la eliminación del fondo sojero, para hablar del presupuesto en general, pero, también, para saber cuál es el "plan" económico de la Casa Rosada para los próximos meses. Sin embargo, y más allá del pedido en tándem, ningún peronista realmente quiere que eso ocurra.

"Es una chicana. Se pide diálogo para dejar en evidencia que el Gobierno se corta solo y no nos consulta nada y porque sabemos que no nos van a llamar, más allá de lo del martes por el presupuesto", se sinceró uno de los dirigentes que la semana pasada verbalizaron la demanda.

El razonamiento es evidente: ningún peronista quiere compartir el costo de las decisiones impopulares que Macri deba tomar en los próximos meses. O como sintetizó un jefe gremial: "Nadie quiere hacerse cargo de las locuras de estos tipos. Que las decisiones las tome Macri y que las consecuencias sean para él".

En medio de este doble juego, el manejo de los tiempos de cara a las elecciones del año que viene también genera diferencias. Están los peronistas que creen que hay que definir un candidato y salir a la cancha cuanto antes y los que, por el contrario, opinan que mientras la crisis económica esté latente hablar de política electoral es suicida.

Aunque el debate no está saldado ni mucho menos, el tablero registra movimientos elocuentes. La mayoría de los gobernadores peronistas ya decidieron desdoblar sus elecciones. A la lista se sumó Gustavo Bordet, el gobernador de Entre Ríos, donde la semana pasada la Legislatura aprobó la reforma que le permitirá separar la contienda provincial de la nacional. La provincia elegirá gobernador y Bordet irá por la reelección el 9 de junio del año que viene.

En los dos temas que hoy dominan la agenda, la crisis económica asociada al Gobierno y la causa de los cuadernos del kirchnerismo, los peronistas ven una oportunidad. Sin embargo, el principal déficit del PJ sigue siendo el mismo que hace dos años: la falta de un candidato fuerte y competitivo, un dirigente capaz de captar al electorado que no votaría ni a Macri ni a Cristina Kirchner.

Temas de una agenda cargada

Los debates que atraviesan al PJ

Presupuesto

Aunque la mayoría de los intendentes y gobernadores creen que el presupuesto se aprobará sin mayores dificultades, la previa muestra al PJ dividido entre los "duros", que reclaman que el Gobierno compense los recortes sí o sí y los que entienden que no hay margen para hacerlo

Diálogo con el Gobierno

El reclamo para que Mauricio Macri abra el juego y los convoque y los consulte sobre sus próximos pasos se repitió en las últimas semanas. Sin embargo, en el PJ rechazan la idea del cogobiermo y admiten que no quieren involucrarse demasiado y menos aún compartir costos

Acuerdo con el FMI

La decisión de Macri de recurrir al Fondo Monetario en busca de financiamiento es unánime en el peronismo. Tanto como las críticas al manejo que la Casa Rosada hizo de la crisis. Sí hay matices respecto de cuán enérgicamente acompañar al Gobierno en los próximos meses

Campaña electoral

Para algunos, la crisis económica obliga a acelerar los tiempos de la discusión electoral. Para otros no conviene hablar de candidaturas hasta principios del año que viene, cuando -calculan- podrían empezar a aparecer señales de rebote tras la tensión de las últimas semanas

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?