El mejor rocanrol de The Who ahora se disfruta en el Maipo

El musical brilla en el Maipo
El musical brilla en el Maipo Crédito: Gentileza Fiorella Romay
Pablo Gorlero
(0)
10 de septiembre de 2018  

Tommy. Libro: Townshend y McAnuff. Música y letras: Pete Townshend. Adaptación: Marcelo Kotliar. Dirección: Diego Ramos. Intérpretes: Ezequiel Rojo, Mariano Zito, Micaela Racana, Walter Canella, Fran Efren Eizaguirre, Patrissia Lorca, Clara Lanzani, Nicolás Sousa, Martina Iglesias, Arturo Sporleder, Manuel di Franceso, Federico Yernazian, Nicolás Serraiti, Juan Fonsalido y elenco. Vestuario: Javier Ponzio. Luces: Gonzalo González. Dirección musical: Santiago Rosso. Dirección vocal: Matías Ibarra. Producción: Ximena Biosca y Diego Ramos. Funciones: martes, a las 20.30. Teatro: Maipo. Duración: 120 minutos. Nuestra opinión: muy buena

En 1969, Pete Townshend, letrista y guitarrista del grupo de rock The Who, creó Tommy, una ópera rock que la misma banda grabó en dos discos. A decir verdad, la primera ópera rock (por algunos meses se anticipó a Jesucristo Superstar). El disco se representó en concierto, en 1970; llegó a ser película en 1975, dirigida por Ken Russell, y en musical, recién en 1993, muy premiada, aunque los seguidores de The Who y los puristas del rock la odiaron porque perdió todo el encanto de las épocas de Woodstock. Es una gran metáfora que se desarrolla enteramente a través del personaje central: un muchacho autista, ciego, sordo y mudo, abusado por su familia y su entorno, hasta que se convierte en un gurú, con miles de seguidores, a través de su habilidad en el flipper. La trama tiene algunas diferencias con el guion del film, pero se ajusta más al formato de musical tradicional.

Es evidente que a Diego Ramos le gustan los riesgos. Debutó como director con un musical sumamente complejo como Falsettos, de William Finn y James Lapine, y salió airoso. Y le gustó. A poco de aquel estreno aceptó el desafío de realizar la puesta de Tommy, uno de los musicales más complicados de Broadway. Y puede respirar tranquilo porque su carrera como director no demandó demasiado tiempo para afianzarse. Demuestra ser un hábil conocedor del género y un puestista meticuloso, detallista y con un sentido estético brillante. Conduce con equilibrio y fuerza a la masa escénica y sabe muy bien cómo ir dotando al arco dramático.

El mayor valor de esta obra del grupo The Who es su música, una partitura rockera y estridente que la batuta de Santiago Rosso supo dominar y hasta sublimar. La banda es la que transporta al espectador a aquellos años de psicodelia. Para eso, el director supo nutrirse de un elenco con voces impecables, conducidas con erudición por el brillante Matías Ibarra. Tal vez algunos, con el paso de las funciones, dejen de preocuparse por las armonías para concentrarse en lo interpretativo. Principalmente son destacables los trabajos de Ezequiel Rojo (presencia y solidez en el papel protagónico), Patrissia Lorca, Fran Efren Eizaguirre, Walter Canella, y los pequeños Nicolás Souza y Martina Iglesias.

La producción es impecable, sin grandilocuencia, con pocos pero contundentes elementos escénicos diseñados por las talentosas Luli Peralta Bo y Tatu Mladineo. Ramos contó con unos socios creativos impecables: la adaptación de Marcelo Kotliar, una iluminación exacta de Gonzalo González que sabe poner acentos a la dramaturgia; funcionales coreografías de Vanesa García Millán, y el elaborado vestuario de Javier Ponzio. También es destacable el diseño de sonido de Eugenio Mellano, que permite que la estridencia de la partitura no opaque el texto. El director optó por una puesta sumamente pulcra sin el tufillo lisérgico de aquellos años en los que The Who la concibió, una buena opción para abrir el abanico de público.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?