Mundos paralelos

Diana Fernández Irusta
Fuente: Reuters - Crédito: Clodagh Kilcovne/Edición fotográfica Dante Cosenza
(0)
10 de septiembre de 2018  

DUBLÍN, IRLANDA.- En La posibilidad de una isla, Michel Houellebecq imaginó el más allá de nuestra especie. Ocurrida la gran hecatombe, los pocos sobrevivientes asistirían a una brutal vuelta de taba: verían a las grandes capitales hundirse, colonizadas por la vegetación, y a los animales marcando nuevos territorios de dominio. Para qué habrán derrochado energía los sensibles del ecologismo, se preguntaba la pluma ácida del escritor, si la naturaleza se iba a saber defender solita. Muy otra es la realidad de esta manada de ciervos en las cercanías de Dublín. El bosque, suponemos, está cerca. Hay un mundo de césped y de árboles y de grúas ronroneando no tan lejos. Un mundo de humanos y cámaras a las que los ciervos no parecen dar demasiada entidad. La naturaleza casi indistinguible de la cultura. Y la sospecha, punzante como una ironía de Houellebecq, de que en ello anida un nuevo tipo de barbarie.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?