No tener deuda en dólares, al menos un alivio para las pymes

La devaluación impactó sobre sus costos y rentabilidad, pero su baja tasa de endeudamiento en divisas es una ventaja
La devaluación impactó sobre sus costos y rentabilidad, pero su baja tasa de endeudamiento en divisas es una ventaja Fuente: Archivo
Sofía Diamante
(0)
10 de septiembre de 2018  

El panorama que mejor explica por qué la crisis económica actual difiere de la de 2001 es que la mayoría de las pymes no enfrentan deudas en dólares, que tras la devaluación no podrían pagar. Si bien sufren desde mayo una tasa de interés mayor al 40%, lo que les produce un encarecimiento del crédito, sus contratos se mantienen en pesos.

El Banco Central sigue siendo muy criticado por su política de mantener altas las tasas de interés para desacelerar la inflación. Sin embargo, aun lo más críticos destacan la decisión de restringir el crédito en dólares a empresas que no exporten, lo que permitió que hoy, tras la devaluación, las pymes estén mejor preparadas para enfrentar sus deudas. La resolución del BCRA indica que los bancos solo pueden dar crédito en moneda extranjera "a exportadores que cuenten con un flujo de ingresos futuros" en divisas y se constate que en el año previo al otorgamiento del crédito, su facturación en moneda extranjera hubiera tenido una relación "razonable" con aquel pedido.

"Nosotros estuvimos activos en la colocación de préstamos en dólares el año pasado, pero hasta ahora no tuvimos inconvenientes en los pagos. En general volcamos buena parte de los dólares excedentes que teníamos a empresas exportadoras grandes que, al contrario, se ven beneficiadas por el nuevo tipo de cambio. Y a las pymes que les prestamos dólares son prefinanciaciones cortas que les permiten tener capital de trabajo mientras les llega un pedido, embarcan y cobran", explicó un ejecutivo de un banco público.

Por su parte, a Vicente Donato, director de la Fundación Observatorio PyME, no le parece que "la deuda en moneda extranjera sea un problema generalizado", y explicó: "El problema más importante es que estas empresas, que son productoras nacionales, tienen pocos insumos importados, pero son insustituibles".

Coincidió Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), para quien "la mayoría de las empresas no están endeudadas en dólares, solo las exportadoras". El tema, sostuvo, "es el aumento de precios de los insumos y de la energía. Para exportar, el tema de la quita de los reintegros y de las retenciones ha sido realmente fatal para muchos sectores", explicó.

El contexto sería distinto para las empresas más grandes, que al tener acceso al mercado de capitales emitieron obligaciones negociables en dólares y ahora sufren los vencimientos con un tipo de cambio que subió más del 100% en un año. Igualmente, desde la primera corrida cambiaria en abril, los montos colocados en los mercados disminuyeron de $37.209 millones a $6826 entre abril y julio, según la Comisión Nacional de Valores.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?